Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 2 2005 Opinión 5 Talante reglamentario No le ha sentado muy bien a José Montilla la rebelión a bordo de la CMT, cuyo consejo aprobó ayer una resolución para mantener dependencias en Madrid ante el traslado forzoso del organismo a Barcelona. Después de repasar con lupa el reglamento de la CMT, el ministro de Industria ha localizado un artículo para forzar el cese de presidente de la entidad. Buen talante. De reglamento. En sintonía Los intereses de la inmensa mayoría de los ciudadanos son los que han movido al Gobierno a redactar un proyecto de ley para el que Zapatero llegó ayer a improvisar un hermoso lema- más voces, más pluralidad, más canales de televisión dijo- -y que en la práctica sirve para engrasar los mecanismos de la concentración mediática y favorecer a un grupo de comunicación. Se lió tanto el presidente con la explicación de lo inexplicable que llegó a decir que el pluralismo es poner límites Esto, mejor que contarlo, es verlo por la tele o escucharlo por la radio. Las que sintonice Zapatero. Morbo certificado No acudirá el ex presidente del Gobierno José María Aznar a su colegio electoral para votar en el referéndum de mañana. El sobre con su papeleta ha sido cursado a través de Correos, compañía que maneja información privilegiada con la respuesta de Aznar a una pregunta sobre la que no se ha manifestado. Con Europa al fondo y la campaña agotada, el morbo viaja en un sobre cerrado. LAS SOMBRAS DEL WINDSOR J. FÉLIX MACHUCA Una de fantasmas. Como abogado, colaboraré con la Justicia y con quien haga falta. No tengo nada que ocultar aseguró ayer Carlos Just, autor de la grabación videográfica en la que, bajo las llamas del edificio Windsor, se aprecian siluetas de personas deambulando por el interior del edificio. El letrado, que reside en Reus, grabó las imágenes durante el viaje que realizó a Madrid junto a su esposa el pasado fin de semana. La cinta fue posteriormente editada por un cuñado suyo, dueño de una productora de televisión en Murcia, y difundida a través de televisión. Fuentes del Ayuntamiento han confirmado que a la hora en que fueron grabadas las siluetas humanas ya no había bomberos en el edificio. OR si le faltaban ingredientes mórbidos al desastre del Windsor, toman el protagonismo de la escena unas imágenes de videoaficionados que, lejos de enfriar las estructuras de tan ardiente suceso, aumentan su temperatura periodística, hasta el punto de que han sido consideradas lo suficientemente válidas como para sustentar la apertura de una investigación. Fue Telecinco la que nos metió las citadas imágenes en nuestro salón. Deben de recordarlas porque eran realmente terribles. El fuego se había adueñado del Windsor con dominio imperial y jugaba con el edificio por todas sus plantas, convirtiéndolo en la imagen urbana de un bosque ardiente de cemento y cristal. De repente, en una de las ventanas, se aprecia con relativa nitidez la silueta de un hombre al que, pese a la dimensión de la tragedia, no se le percibe especialmente angustiado, como si estuviera ajeno al calado de su infortunio. Más adelante, ese mismo vídeo capta otra imagen de una de las ventanas, donde se aprecian, al menos, dos siluetas que, de forma fugaz, se adueñan del plano. Al principio se cree que ambas personas puedan ser bomberos. Hoy parece que se descarta tal posibilidad, por la hora en que fueron tomadas las imágenes y por la dimensión que el fuego había alcanzado en el momento de la grabación. Houston, tenemos un problema. Dos personas al menos. Dos personas estaban en mitad de la parrilla cuando más fuego despedía aquel asador vertical. ¿Quiénes eran? ¿Qué hacían allí? ¿Qué ha sido de ellos? ¿Pudieron salir de aquel laberinto de fuego y gases letales? Houston, tenemos un gravísimo problema. Se encienden algunas alarmas y se disparan los comentarios, las suposiciones, las sospechas. ¿Quiénes eran aquellos hombres? ¿Quién sabe algo de las sombras del Windsor? A partir de esas imágenes, que en principio no mostraron su más tenebrosa revelación, se va a comenzar una investigación quenos llevará a tener perspectivas y visiones diferentes hasta ahora de un incendio que, si no fuera demasiado lo visto, acaba de echar no más leña al fuego de su rastro noticioso, sino que ha volcado sobre sus terribles rescoldos el combustible altamente peligroso de dos espectros, de dos sombras alargadas. Las sombras que, hoy por hoy, convierten al Windsor en una sospechosa ruina. P