Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Espectáculos VIERNES 18 2 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO EL MEJOR CINE EN ABC Los protagonistas: Stuart Townsend (Dorian Gray) Sean Connery (Allan Quatermain) Shane West (Tom Sawyer) Tony Curran (Hombre invisible) y Peta Wilson (Mina Harker) La liga de los hombres extraordinarios reunión cinematográfica de superhéroes El filme reúne en la misma historia a personajes del imaginario fantástico b Stephen Norrington Blade El viernes 25, con ABC Por sólo 5,95 euros (con cupón) ABC ofrecerá a sus lectores el próximo viernes 25 de febrero la tercera entrega de la serie Viernes de estreno La liga de los hombres extraordinarios una superproducción de la Fox dirigida por Stephen Norrington y protagonizada, entre otros, por Sean Connery, Naseeruddin Shah, Peta Wilson y Stuart Townsend. La película está basada en un cómica de Alan Moore y Kevin O Neill. El rodaje se inició el 24 de junio de 2002 en Praga, con un presupuesto de 78 millones de dólares, y se tuvo que retrasar por los incendios que se produjeron en Centroeuropa ese verano. Según parece, Alan Moore sugirió que los actores fueran aquellos que con anterioridad ya hubieran representado a los personajes en anteriores películas, como Winona Ryder (Mina en Drácula o Richard Chamberlain (Allan Quatermain en Las minas del Rey Salomón) Stuart Townsend hace de su Dorian Gray un perfecto y letal dandy; y Jason Flemyng y Tony Curran imparten el guiño exacto de humor y exceso a sus personajes, el esquizoide Jekyll y el juguetón hombre invisible. Quizá no tardemos mucho en verlos enfrentándose a los marcianos de La guerra de los mundos que protagonizan el segundo volumen del cómic de Alan Moore. es el director de esta película, ambientada en el Londres victoriano y que es una original recreación de mitos de la literatura gótica ANTONIO WEINRICHTER Una de las tendencias dominantes en Hollywood a la hora de producir películas de gran espectáculo es la adaptación de obras del cómic, que tienen asegurada la colocación del producto entre un mayoritario público juvenil. Y uno de los títulos más significativos de esta tendencia es La liga de los hombres extraordinarios por cuanto adapta una obra especialmente ambiciosa de Alan Moore que cabe calificar, como gustan de hacer los fans del género, de verdadera novela gráfica más que de simple tebeo. Moore, por cierto, está de moda en Hollywood porque ya ha visto llevada a la pantalla Desde el infierno con Johnny Depp, y pronto llegará la versión de su famosa The Watchmen Como Desde el infierno La liga... está ambientada en el Londres victoriano y propone una original recreación de mitos de la literatura gótica. Pero llega mucho más lejos porque lo que aquí se propone es la conjuración de media docena, al menos, de personajes- -verdaderos iconos, en realidad- -del imaginario fantástico. Convocados por un agente de su graciosa majestad que res- ponde al nombre de M (la referencia no es al vampiro de Dusseldorff sino a cierto famoso profesor salido de la pluma de Conan Doyle) asistimos a la constitución de una liga realmente extraordinaria formada por: -El aventurero Allan Quatermain, el hombre que descubrió las minas del rey Salomón y protagonizó varias novelas coloniales de H. Rider Haggard. -El afable científico Henry Jekyll, que trae siempre consigo a su alter ego Mr. Hyde, que aquí alcanza proporciones sobrehumanas dignas del mismo Hulk (cortesía del gran escritor Stevenson) -El hombre invisible que ideara H. G. Wells. -El capitán Nemo (de Julio Verne) que aquí aparece definitivamente convertido al hinduismo. -El siempre joven Dorian Gray (de Oscar Wilde) que aquí lleva su pacto con el diablo hasta la total inmunidad orgánica. -Un Tom Sawyer más crecidito que en la inmortal obra de Mark Twain; aún así es el más joven del grupo y el único norteamericano, en lo que se interpretó como una conveniente concesión al mercado estadounidense. -Y la única mujer de este grupo de gentlemen Mina Harker, cuyo apellido da la pista de su conexión vampírica con el Drácula de Bram Stoker. Hay más alusiones en la película (a Moby Dick al Fantasma de la ópe- ra pero dejamos al espectador el placer de descubrirlas. Lo que importa es que la formidable combinación de astucia y poderes de los miembros de esta liga- -una versión con más pedigrí literario de la combinación de superhéroes típica de los tebeos Marvel- -les permite enfrentarse a los malvados designios de Fantom, que consisten en adueñarse del mundo haciendo que las naciones se enfrenten entre sí en una guerra mundial que antecedería en tres lustros a la primera gran guerra. No es la única ucronía que presenta la película: ambientada en el año 1899, presenta artilugios tecnológicos muy avanzados para la época, por cortesía del misterioso capitán Nemo y su prodigioso submarino Nautilus. Firmada por un realizador, Stephen Norrington, avalado por haber trabajado en los efectos especiales de Aliens y haber dirigido Blade La liga de los hombres extraodinarios cuenta con secuencias tan espectaculares como la vertiginosa batalla de Venecia. El original diseño visual de la película enlaza con el universo del comic y prolonga el look retro de escenarios y artefactos. Y el nutrido grupo de actores se muestra dispuesto a no dejarse superar por el departamento de efectos visuales: Sean Connery le presta a Quatermain su formidable presencia y su irónica autoridad; Peta Wilson, la Nikita de la tele, hace de su atractiva (en estado diurno) Mina uno más de los chicos, sin paciencia para el flirteo;