Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 2 2005 Espectáculos 67 Para que no me olvides La muerte y la doncella, ambas dulces JAVIER CORTIJO Directora: Patricia Ferreira Intérpretes: Fernando Fernán- Gómez, Marta Etura, Emma Vilarasau Duración: 106 minutos Nacionalidad: España, 2005 Calificación: Quizá sin proponérselo, he aquí una película- modelo para sacar al cine español de su mediocridad unánime (perdón, casi unánime, que si no viene el maestro con la garrota) Porque en Para que no me olvides convergen dos líneas de actuación que, sobre el papel, garantizarían taquilla y fondo de cohesión cualitativo: la muerte muy en directo y el sentimiento con catarsis dentro piedra filosofal que, según Patricia Ferreira, mueve los ejes de la carreta del mejor cine europeo. Si a eso le añadimos unas gotas de síndrome de trinchera de nuestra Guerra Civil, a cualquiera le podría parecer que la mezcla cuaja hasta en un barreño de mercurio. Sin embargo, Ferreira es demasiado buena directora y artesana como para conformarse con fórmulas magistrales. Así, dota a su tercer largometraje del antídoto contra la amnesia con que deslumbró en su opera prima, Sé quién eres aunque los hilos con que rescata esa materia gris y ocre llamada recuerdo no son eléctricos sino de pura fibra. Una vuelta de tuerca y calcetín a su milimetrado estilo que, en teoría, podría lastrar el enorme componente emocional, encima a varias bandas, que inunda las vidas cruzadas de unos seres con la sombra de la ausencia mordiéndoles el cuello como la pajarita de un camarero novato. Pero poca frialdad hay en la amargura sorbida de la madre tronchada, que encarna una magnífica Emma Vilarasau y que demuestra que, para el papel de mujer de mediana edad sufridora y luchadora, hay vida más allá de Adriana Ozores (todo un alivio, sobre todo para Adriana) Y hielo que quema es lo que transmite esa pequeña gran actriz que es Marta Etura, que desarma tanto cuando ríe como cuando deja de hacerlo. De FernánGómez sólo cabe añadir que, definitivamente, no es de este mundo (véase lo que desentona en la escena del asilo de ancianos) algo que él se encarga de demostrar bien sea mesándose la barba de Zeus u ocultándola con la servilleta de Saturno. Y todos ellos, fenomenalmente engarzados en el guión de Ferreira, con un tramo final en estado de gracia literaria y reconciliadora. Quizá por momentos sobren tópicos, falten matices y fallen detallitos en este falso bolerazo con olor a vals, pero ya se sabe: la memoria es imperfecta y caprichosa. Igual que el cine. La actriz, en una escena de la película de Patricia Ferreira MARTA ETURA Actriz. Protagonista de Para que no me olvides El cine español debería ser capaz de arriesgar un poquito más Muchos la califican de luminosa, y lo cierto es que esta actriz vasca de 26 años combina la calidez de sus ojos con una timidez casi epidérmica. En Para que no me olvides vuelve a demostrar que es uno de los valores en alza del cine español. TEXTO: TONI GARCÍA ¿Que relación tiene con su personaje en Para que no me olvides -Pues... de respeto. Y de complicidad, aunque en muchos aspectos Clara esté muy lejos de mi forma de ser. Creo que sobre todo es respeto, porque cuando nos metemos en la piel del personaje le tomamos cariño, intentamos entender lo que hace, de dónde viene, quién es... ¿Y por dónde empieza? -Partí de algo fundamental y es que todos hemos vivido un duelo alguna vez en nuestra vida, sin que este duelo tenga que ver necesariamente con la muerte. Puede ser el desamor, por ejemplo... Hay muchas formas de duelo y tener muy presente esa vivencia en mí hizo que me gustará mucho interpretar el papel. Creo que se mezclaron dos cosas muy importantes: una, que Clara estaba muy alejada de mí y dos, que a pesar de eso yo tenía una vivencia muy similar. -Clara es muy silenciosa... ¿Hace eso más difícil la interpretación? -Sí, lo cierto es que en esta ocasión he intentado trabajar mucho con la intuición, junto con lo que le comentaba antes. De todas formas, creo que siempre es fundamental abordar el personaje desde lo físico, aunque la palabra siga siendo importante. Muchas veces encontrar en la personalidad una actitud corporal ayuda muchísimo. -En la película no es demasiado optimista. ¿Marta Etura es también así en la vida real? -No, yo soy optimista, al menos de momento (sonríe) Pero creo que Clara no es una persona negativa, sino que ha tenido una adolescencia problemática y que no ha podido disfrutar del cariño de su familia. Encontrar a alguien que la ame profundamente cambia eso, hasta que luego pasa lo que pasa... -Su historia de amor con Roger Coma en la película parece muy sencilla. -Sí, es que es así como es. Es un amor muy fácil, yo no sé si esto se ve en la Desde que empecé en esta profesión he oído lo mismo: siempre estamos en crisis, y estas leyendas nos perjudican pantalla, pero el otro día alguien me dijo que se podía intuir una relación en la que no es necesario estar todo el día abrazándose para sentirse querido. Es muy simple: yo estoy a gusto contigo y tú estás a gusto conmigo. Y de eso se trata. ¿Como se involucró en el proyecto? -Pues me llamo Patricia (Ferreira) y me ofreció el papel. Me encantaba la idea de trabajar con Fernando FernánGómez y, especialmente, el hecho de que a pesar de ser una película tan dura estuviera tan bien contada. Eso fue lo que al final me decidió a aceptar. ¿Qué opina de la tan publicitada crisis del cine español? -Pues que desde que empecé en esta profesión he oído lo mismo: siempre estamos en crisis. Creo que estas leyendas nos perjudican, porque independientemente de que haya momentos mejores y peores tampoco creo que debamos llamarlos siempre crisis El cine español, que tiene un excelente nivel artístico, debería ser capaz de arriesgar un poquito más. Eso y una protección mayor a nuestra industria nos ayudarían a crecer.