Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Espectáculos VIERNES 18 2 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO Es una de nuestras actrices más deslumbrantes. Tras varios años de trabajo en los que ha interpretado y ha mostrado su cuerpo con la misma fortuna, ha dado el salto a Hollywood Paz Vega, bilingüe J. E. A. MADRID. Tarde o temprano tenía que suceder: Paz Vega ha dado el salto a Hollywood. Spanglish una comedia de James L. Brook, con Adam Sandler y Téa Léoni como compañeros de reparto, ha servido para que la actriz sevillana pudiera poner el pie en el cine norteamericano. Y lo ha hecho con coraje, enfrentádose al reto de estar ocho meses rodando en un idioma que no domina y lejos de España. Como sabía poco inglés, memorizaba los textos con la ayuda de una profesora y de la veterana actriz Cloris Leachman, que ha sido con quien mejor he conectado. Es fantástica, tiene casi setenta años y parece tener el espíritu de alguien de quince. Bailaba, besaba a todos los cámaras, es positiva... Una mujer de fuerte personalidad y divertida a la vez. Me daba muchos consejos y no se quejaba nunca del trabajo. Si me veía un poco triste, decía: Mira que te doy. ¿Sabes la suerte que tienes? Hay que ser feliz En la película de Brooks Mejor... Imposible La Fuerza del Cariño Paz Vega encarna a una estupenda inmigrante mexicana. Se llama Flor, es madre de una niña y trabaja como ama de llaves de una acomodada familia estadounidense. La actriz destaca la relación profesional con Adam Sandler, una verdadera estrella, un héroe para el público norteamericano Y habla, orgullosa, del éxito de taquilla (la película estuvo varias semanas entre las más vistas en Estados Unidos) Cuando se estrenó había que competir con Los padres de él y empezó un poco flojo. Luego se ha mantenido. El tema de la inmigración se verá bien fuera de Norteamérica En Hollywood te permiten todos los caprichos, pero tienes que recordar que después hay que volver Han dicho que era la nueva Penélope Cruz y no me importa, es inevitable, aquí y allí. No pasa nada durante dos meses de manera intensiva. Luego ocho meses de rodaje y posteriormente otro tiempo en Los Ángeles. Al final he logrado hacerme entender con cuatro palabras, pero me defiendo Sobre si le ha cambiado la visión que tiene de los inmigrantes que llegan a nuestros país, dice que conoce a muchos, y estoy casada con un venezolano que se vino a vivir con nosotros. Así que no me pilla de nuevas. De hecho, he aportado cosas al personaje Si ha habido una parte buena y otra mala, es algo que Paz se guarda para ella, lo que no quita el que muestre una visión- tipo del asunto: Te permiten todos los caprichos, aunque tienes que recordar que hay que volver y que las cosas son distintas. Allí ganas más dinero y, si una escena sale mal, no importa, se vuelve a repetir. Aún así, me encuentro mejor en España Paz Vega, con su compañero de reparto en la película, Adam Sandler Película intimista A Paz Vega le han comparado con Penélope Cruz, y no me importa, es inevitable, aquí y allí. No pasa nada. Como era una producción potente decían que era la próxima Penélope. En el apartado de producción es donde la actriz ha encontrado mayores cambios, lejos de lo que había vivido hasta ahora en un plató. Se contaba con un nivel altísimo de producción, pese a que es una película intimista. Sin embargo, detrás hay cerca de un año de rodaje. La primera escena se filmó duró cinco horas y media. Es la película en la que más he trabajado No ha sentido, asegura, ningún tipo de presión: Estaba bien rodeada, con gente muy profesional. En vez de sentir miedo, me pasó todo lo contrario, me dejé llevar. La barrera del idioma me convirtió en una gran observadora. A veces estaba en una burbuja dándome cuenta de todo. Se desarrolla un nuevo sentido que te permite controlar todo. Tenía un intérprete, y con James Brook, que no habla español, no tuve ningún problema. Estudié inglés Spanglish Honradez hispana y neurosis yanqui JOSÉ MANUEL CUÉLLAR La rúbrica de Paz Vega y su demoledor hoyito en la barbilla sobre la superficie hollywoodense está sellada sobre una comedia románticona, con ciertas dosis de angelical bobería y mucho pasteleo de familia feliz americana, con todo lo que eso conlleva: engaños, mentiras a medias, falsedades, soberbia y grandes dosis de neurosis colectiva e individual. Ni que decir tiene que lo mejor de este Spanglish de James L. Brook, es, sin duda, nuestra chica que, además de estar arrebatadora (tal y como es ella) se come con patatas a Sandler (tampoco es muy difícil, aunque aquí esté francamente bien) y hasta a Téa Leoni, que son palabras casi medianas. La historia es frugal: el entronca- Director: James L. Brook Intérpretes: Paz Vega, Adam Sandler, Téa Leoni Nacionalidad: Estados Unidos, 2004 Duración: 130 minutos Calificación: miento de una criada chicana y su hija en una familia mediana americana y las amenazas que le acechan en dicho trasvase. La mezcla es compleja pues el centro de la película, que es el peligro de la pérdida de identidad de los humildes a manos de los poderosos, está adulterado, por endulzado, con la blandengue historia de amor entre la chica buena y el marido ideal, con una ama de casa de por medio tan histérica y descerebrada que a duras penas sería creíble si no fuera porque por allí se dan mucho toda esa tensión y ese estrés que amenazan con llevárselos por delante. Y luego, se ha cuidado poco, no sólo los diálogos, sino la idea en sí, con agujeros negros insondables (nadie se puede creer que Paz, por muy lista que sea, alcance ese nivel de inglés en tan poco tiempo) De cualquier forma, el relato se mantiene en pie no sólo por la actuación, sólida y poderosa, de la española, sino porque la mezcla de culturas resulta interesante, con la dignidad por bandera de los hispanos y la cegata riqueza de los norteños. Eso sí, la comedia, como chiste en sí, resulta pobre y poco lúcida. Y es que ya es sabido que éstos suelen tener la gracia en el... pie.