Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 2 2005 Espectáculos 65 Constantine Infiernix FEDERICO MARÍN BELLÓN Director: Francis Lawrence Intérpretes: Keanu Reeves, Rachel Weisz, Shia LaBeouf, Djimon Hounsou, Tilda Swinton, Peter Stormare Nacionalidad: EE. UU. 2005 Duración: 120 minutos Calificación: Apenas caben dudas de la idoneidad de Keanu Reeves para protagonizar esta película, acostumbrado como está a conducir tramas de acción, pactar con diablos y, si es preciso, cazarlos a tiro bendecido. Nuestro héroe es un exorcista moderno, capaz de subirse a horcajadas de la poseída de turno y expulsar al espíritu okupa mediante un empleo de las obleas no del todo cristiano. A su lado, el padre Karras no valdría ni como conserje de la ciudad de los muchachos. La cinta, adaptación de un cómic también reconvertido en videojuego, no permite el aburrimiento y está rodada con toda clase de lujos técnicos y sobredosis de imaginación, desde un primer atropello que quita el hipo hasta los viajecitos de ida y vuelta al infierno por el económico método de introducir los pies en un barreño (Viajes Palangón) Respecto a su presunta enemistad con la verosimilitud, menos creíble resultaba Linda Blair girando su cabeza como si le estuvieran dando cuerda. El filme tampoco descuida el reparto e incluso procura a Keanu Reeves el estupendo contrapunto de Rachel Weisz, con dos papeles por el mismo precio. Sólo Peter Stormare, un Lucifer pasado de rosca, arruina un final en el que todos se quieren poner trascendentes. Lo del arrepentimiento final no era eso, definitivamente. Es como si Polanski hubiera llenado de efectos especiales La semilla del diablo y, a última hora, hubiese pretendido sembrar la inquietud en el espectador, como de hecho consiguió sin tanto pesticida químico. Keanu Reeves, en una escena de Constantine No soy un hombre tan torturado como Constantine asegura Keanu Reeves SUSANA GAVIÑA MADRID. El actor norteamericano, de origen libanés, asegura que en la vida real no es un hombre tan torturado como el personaje que interpreta en su último trabajo, Constantine que ha sido dirigido por Francis Lawrence, y que está inspirado en el cómic Hellblaze un género al que el actor reconoce fue muy aficionado hace años. En este último trabajo, el actor, que ha alcanzado el estrellato con películas como Speed o las dos entregas de Matrix interpreta a John Constantine, un exorcista moderno que tiene la capacidad de poder reconocer a los diablos que visitan la tierra para capturar víctimas. Reeves confiesa que recurrió incluso a un exorcista de verdad para darle verosimilitud a su trabajo, para que le enseñara algunos trucos y afirma que lo que más le atrajo de este personaje fue el viaje que tiene que realizar con el que creo que todos los espectadores se sentirán identificados, pues en él se trata de buscar el sentido de la vida. También me interesó el hombre en sí, su sentido del humor y su lado cínico y ácido, además de su furia y de su rabia. Es un hombre atrapado añade. Y es que Constantine se ve obligado a cazar diablos para pagar una deuda y redimirse de un pecado cometido en la juvetud. Su personaje busca el equilibro entre el bien y el mal. Finalmente consigue su objetivo al ayudar a una detective, intepretada por Raquel Weisz, a resolver la muerte de su hermana. Prohibida en Brunei Para el director Francis Lawrence, Constatine es un personaje autodestructivo fumador- -hasta la saciedad- bebedor... Eso es parte del diálogo de la vida- -matiza Reeves- Es una lucha entre el bien y el mal Aunque la película ha sido realizada sin pretender ofender a nadie, contar la historia de la redención valía la pena y no quería ser ofensiva aclara Lawrence- en Brunei no ha sido bien recibida por el sultanato islámico, hasta el punto de ser prohibida su proyección por mostrar personas poseídas por el demonio, el infierno y a un ángel caído dentro del círculo del mal. La posesión del poder del mundo es uno de los temas que también aparecen reflejados en esta película a través de la posesión de la Lanza del Destino- -o también conocida como Longinos- y que históricamente está considerada como la que hirió en el costado a Jesucristo cuando estaba en la cruz. Hemos estudiado los antecedentes de este objeto, que es real y se encuentra en un museo austriaco, y lo hemos investigado con un sacerdote asegura Lawrence. En el reparto, destaca también el doble papel que interpreta Raquel Weisz. Es fantástica. La elegí porque se adaptaba muy bien físicamente al personaje, lo hacía creíble como detective y también en su aspecto psíquico. Además, es una mujer muy humana y resultó muy divertido trabajar con ella indica el director. Y es que esta película, que Lawrence define como una combinación de géneros y una mezcla de sentimientos habla también sobre la soledad, pues Constantine se siente sobre todo abandonado por Dios