Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 2 2005 Madrid 45 El TSJ anula la norma que permite a las motocicletas estacionar en las aceras Un magistrado discrepa porque perjudica al tráfico NIEVES COLLI MADRID. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha anulado el precepto de la Ordenanza municipal de circulación aprobada en 1998 que autoriza a los vehículos de dos ruedas, ya sean motocicletas, ciclomotores o bicicletas, a estacionar en las aceras cuando en la calzada no exista lugar reservado para esta clase de vehículos a menos de cincuenta metros o su estacionamiento en la misma resulte dificultoso La sentencia cuenta con un voto particular discrepante. El TSJM, que estima el recurso presentado por la Asociación de Viandantes a Pie considera que la norma municipal es contraria a la ley de Circulación, de rango superior. Esta última prohíbe, sin admitir excepción alguna estacionar sobre las aceras, paseos y demás zonas destinadas al paso de peatones En consecuencia, señala el Tribunal, el municipio no puede permitir lo que la ley expresamente prohíbe En contra del parecer mayoritario de la Sala, el magistrado Javier López Candela defiende la validez del precepto anulado al asegurar que la ley de Circulación prevé excepciones los ciudadanos, tanto nacionales como extranjeros. El voto particular también discrepa de este extremo y asegura que el Supremo admite la facultad de los ayuntamientos para aprobar mediante ordenanza una señalización distinta a la prevista en el Reglamento Las aceras son un lugar habitual para aparcar las motos YOLANDA CARDO Excepcional y razonable En su voto particular explica que los ayuntamientos pueden regular un uso anormal de la vía pública mediante ordenanza, siempre y cuando éste sea excepcional y razonable que es lo que ocurre en el caso concreto De hecho, el precepto municipal anulado se limita a autorizar el estacionamiento- en ningún caso autoriza a circular -a vehículos que no impiden la utilización de las aceras por los viandantes, como son las motocicletas, los ciclomotores y las bicicletas El magistrado discrepante defiende la legalidad y utilidad de la medida al sostener que la anulación del precepto contribuirá al incremento del ya acuciante problema de aparcamiento y tráfico que soporta la Villa. De hecho, prohibir que dichos vehículos estacionen en las aceras puede conllevar una clara afectación al uso de los mismos, en detrimento de lo socialmente considerado como ciudad sostenible La sentencia del TSJ madrileño también anula el artículo de la Ordenanza que atribuye al Ayuntamiento la facultad de aprobar modelos de señales que no estén incluidas en el Reglamento General de Circulación. Dice el Tribunal que la elaboración del catálogo oficial de señales -que vincula a todos los municipios de España- -es una competencia encomendada al Estado de acuerdo con la normativa internacional y su finalidad no es otra que homogeneizar la regulación del tráfico rodado y garantizar la seguridad jurídica de