Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid VIERNES 18 2 2005 ABC MADRID AL DÍA LA PODA IGNACIO RUIZ QUINTANO or la calle de Alcalá no bajan las floristas con sus nardos en la cadera, sino los podadores con sus cizallas al hombro. Es mediodía, la hora municipal de podar en Madrid, para multiplicar el carajal del tránsito en la capital. Desde la plaza de las Despedidas hasta la plaza de las Ventas, los ejércitos de podadores se cruzan con los ejércitos de excavadores, sorteando con determinación francamente viril autos, aletas de tiburón, vallas y peatones. ¿Por qué excavan en la plaza de las Ventas? Unos dicen que para buscar un cuerno del urus primigenio que pruebe el origen madrileño de la fiesta nacional, y otros, que para preparar para la nueva empresa taurina de Uranga y Calderón el número extraordinario que ofrecía Daja Tarto, el faquir que se hacía enterrar en el coso durante los veinte minutos de la lidia de un toro; muerto el toro, se procedía a desenterrar al faquir, y la emoción de encontrarlo aún con vida enloquecía a los fanáticos de Daja Tarto, que mostraban su satisfacción coreando emocionados el nombre de ¡Daja, Daja, Daja! Un día el torero se demoró y, por consecuencia, los liberadores de Tarto también llegaron un poco tarde: encamillaron al faquir y salieron corriendo, calle Alcalá arriba, en busca de un hospital, pero al llegar a la plaza de Cibeles, habiéndolos tomado por un comando de asalto, comenzaron a dispararles con fusiles: estaban en medio, y no lo sabían, de la sanjurjada. Una tercera versión sostiene que la excavación acometida en la puerta grande de Las Ventas sería una réplica del Carmelo barcelonés con que la sección catalana- la más influyente- del equipo de Gallardón pretende sentar cátedra en Madrid. ¿Quién teme al pluralismo? habría preguntado Gallardón a los recalcitrantes. Al pluralismo, pocos. A la poda, todo el mundo. ¿Por qué podan con esa furia? Dicen que, ante el referéndum del domingo, el delegado del gobierno, Méndez, no quiere ver a nadie andándose por las ramas: los votantes tienen que ser visibles desde los helicópteros, por si se cuela algún militante de la oposición portando una papeleta con el no P