Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional VIERNES 18 2 2005 ABC JOSÉ MANUEL DURAO BARROSO Presidente de la Comisión Europea Hay un auténtico cambio de clima en las relaciones con EE. UU. El presidente de la Comisión Europea se prepara para recibir a George W. Bush en Bruselas en la primera visita que realiza en su segundo mandato el mandatario estadounidense TEXTO: ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL. FOTO: REUTERS BRUSELAS. En una conversación con un grupo de periodistas europeos, Barroso se mostraba ayer muy optimista respecto a las perspectivas de mejora en el diálogo transatlántico y el futuro de las relaciones entre la Unión Europea y Estados Unidos. Yo creo que esta visita es muy importante, no solo porque el presidente Bush viene a algunos países de Europa, sino porque también visita a las instituciones europeas, de manera que se pueda ver bien que además de los estados miembros hay instituciones comunes. Es una buena señal que se hable de instituciones europeas y que Bush venga específicamente a este edificio Berlyamont (la sede de la Comisión) Hay miles de problemas en el mundo que no los puede resolver Estados Unidos solo y que la Unión Europea en solitario tampoco puede. Hay algunos que no podemos ni siquiera los dos juntos, pero hay muchos desafíos que el mundo afronta en estos días, como el terrorismo, la pobreza, la lucha contra algunas enfermedades, etcétera, en los que debemos trabajar conjuntamente. Y creo que esta visita es una señal muy clara de que queremos ir juntos, y eso no quiere decir que estemos de acuerdo en todos los asuntos ¿Espera resultados concretos? -Lo que esperamos son mensajes políticos. Si de esta visión de conjunto podemos deducir un compromiso norteamericano claro de apoyo a la integración europea y un reconocimiento del papel de Europa en los temas globales, creo que será un buen resultado, aunque no estemos de acuerdo en todos los casos concretos. -Pero tendrá pensado hacer algo en esos casos en los que no estén de acuerdo. -Lo importante es que en todos estos campos estamos trabajando juntos. ¿De modo que se puede decir que las relaciones transatlánticas vuelven a como estaban antes de la guerra de Irak. Bussines as usual -No usaría esa expresión, pero sí creo que ya se puede hablar de una atmósfera diferente y eso ya es un cambio. Ha habido un auténtico cambio de clima. Creo que es una señal muy positiva y que debemos alentarla. Hay que decir que durante estos años ha habido declaraciones, discursos, por los dos lados, que no ayudaban en nada. Y GUERRA DE IRAK Debemos dejar atrás todo lo que pasó porque al final también estamos de acuerdo en el objetivo final de un Irak unido COHESIÓN EUROPEA Estados Unidos está tratando de definir si Europa es un socio global o un conjunto diverso. Si Europa quiere ser respetada debe actuar unida NACIONES UNIDAS Necesitamos un multilateralismo efectivo y si hay problemas con algunas instituciones multilaterales, entonces mejorémoslas ahora creo que en los dos lados se tiene la percepción de que tenemos que esforzarnos por construir puntos de vista más positivos. Hay que recordar que el problema de Irak no sólo fue una división entre Estados Unidos y Europa. También se dividieron las so- Durao Barroso en la sede de la Comisión Europea en Bruselas ciedades de nuestros países y lo mismo pasó con la norteamericana. Pero si se fija en las relaciones comerciales, todo ha seguido funcionando perfectamente y por ejemplo las inversiones norteamericanas, sólo en Holanda, ya son mayores que en algún continente entero. Algunos sólo se fijan en Irak, pero incluso en este asunto deberíamos dejar atrás todo lo que pasó porque al final también estamos de acuerdo en el objetivo final de un Irak estable y unido. -Cuando dice que hay un cambio de clima, ¿se refiere a que Estados Unidos ha cambiado sus posiciones? -No le puedo anticipar cuál será la posición norteamericana, pero sí le puedo decir cómo lo vemos desde la Comisión Europea. Después del maremoto en el sureste de Asia escuché al secretario de Estado, Colin Powell, decir que las Naciones Unidas debían ponerse al mando de las operaciones de ayuda internacional. Y yo creo que eso es importante. No quiero volver al tema de Irak, pero en mi opinión entonces tampoco es que se opusieran al multilateralismo, sino que lo que querían era un multilateralismo eficaz, porque ellos también veían que Sadam Hussein se burlaba de las resoluciones de la ONU. Ése era su argumento. Estemos de acuerdo o no con esta visión, mi posición es que necesitamos un multilateralismo efectivo y si hay problemas con algunas instituciones multilaterales, entonces mejorémoslas, pero sin renunciar a la experiencia positiva que ya tenemos. ¿Y no debería Europa dar también pasos para acercarse a las posiciones norteamericanas? -No quiero que eso se mida como un regateo o un intercambio comercial, del tipo yo te doy esto y tu me das lo otro. Debemos compartir valores. Estamos muy cerca en democracia, en libertad, en sociedades abiertas, en respeto de la ley. Se puede decir que es una suerte que la mayor superpotencia comparta estos valores con nosotros, porque teóricamente pudo no haber sido así. Bush, mejor en persona que en televisión E. S. Uno de los objetivos de Barroso durante esta visita ha sido que Bush entrase físicamente en la sede de la Comisión, aunque para lograrlo haya causado un quebradero de cabeza a los funcionarios de las demás instituciones y haya estado a punto de convertir la cumbre en un laberinto de controles de seguridad. El portugués quiere cambiar su imagen en Las Azores por otra muy diferen- te en Bruselas y enseñarle a Bush las instituciones, porque está convencido de que Estados Unidos está tratando de definir si Europa es un socio global, o un conjunto diverso de 25 estados miembros. Si Europa quiere ser respetada en Estados Unidos, debe actuar unida Naturalmente, sus relaciones personales con Bush son muy buenas y reconoce que me ha llamado varias veces, la última para felicitarme por la decisión de dedicar 200 millones de euros para la reconstrucción de Irak Cuando le preguntan las causas por las que el presidente norteamericano no tiene siempre buena imagen en Europa, Barroso asegura que en realidad Bush es mucho mejor en persona que en televisión. En los contactos personales la química es mejor que cuando sale en televisión y puede parecer demasiado rígido