Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 2 2005 29 El Ejército de Israel no destruirá más viviendas palestinas como castigo a las familias de los activistas Conmoción en Paraguay por el secuestro y asesinato de la hija del ex presidente Raúl Cubas estrechamente con nuestros amigos europeos y con otras naciones Preguntado sobre si le preocupa la posibilidad de que Israel lance un ataque preventivo contra las instalaciones nucleares de Irán, Bush expuso un cierto nivel de compresión. Según el presidente, si yo fuera el líder de Israel y escuchara algunas de las declaraciones que hacen los ayatolás iraníes con respecto a la seguridad de mi país, también me preocuparía que Irán dispusiera de armas nucleares. Israel es nuestro aliado y estamos muy comprometidos con él, respaldándoles si su seguridad se ve amenazada Dentro de la creciente espiral de tensiones entre Siria y Estados Unidos, la Administración Bush está valorando una batería de sanciones con enorme respaldo en el Congreso federal. Bajo los términos del Acta Patriótica, la legislación antiterrorista aprobada tras el 11- S, la Casa Blanca puede prohibir el acceso sirio a instituciones bancarias estadounidenses decisivas para realizar transacciones internacionales. Medida de presión que preocuparía especialmente a Damasco. La Casa Blanca se decide por el veterano diplomático John Negroponte para ocupar la nueva gran jefatura del espionaje de Estados Unidos, creada como respuesta a los notables y sucesivos fallos del 11- S e Irak La misión más difícil de mis cuarenta años de servicio público TEXTO P. RODRÍGUEZ Medidas de carácter económico Otra posibilidad pasa por imponer sanciones contempladas en la llamada Acta de Responsabilidad de Siria. Entre ellas figura la limitación de movimientos a los diplomáticos sirios destinados en Naciones Unidas y Washington. Pero esta medida podría ser fácilmente aplicada de forma recíproca por Siria a los diplomáticos de Estados Unidos destinados en Damasco. Una tercera opción pasa por una orden ejecutiva para congelar activos y propiedades de Siria en Estados Unidos. Según el Washington Post, no existe todavía un consenso definido en el seno de la Administración Bush sobre cómo proceder contra Siria. Como ejemplo, el mes pasado se habría ultimado un plan para permitir que fuerzas militares de Estados Unidos crucen la frontera siria en persecución de insurgentes iraquíes. Sin embargo, este proyecto fue archivado por la resistencia de militares estadounidenses, que han solicitado más tiempo antes de buscarse enemigos adicionales en Siria. WASHINGTON. De la zona verde de Bagdad a la zona más caliente de la burocracia de Estados Unidos. El presidente Bush nombró ayer a John Negroponte, actual embajador en Irak, como primer director de Inteligencia nacional, puesto creado para coordinar a los diversos servicios de espionaje y solventar los fallos cometidos ante la ofensiva terrorista del 11- S y en la posterior atribución de armas de destrucción masiva a Irak. Este diplomático de carrera tendrá autoridad presupuestaria sobre las quince agencias gubernamentales que componen el espionaje de EE. UU. y acceso diario al presidente Bush. A partir de ahora, Negroponte canalizará toda la información de inteligencia remitida a la Casa Blanca y desplazará al director de la CIA como encargado de comunicar secretos al ocupante del Despacho Oval. Al presentar a su candidato, Bush ha sido el primero en reconocer que la aplicación de todas estas reformas no será fácil. Como segundo de Negroponte, Bush ha designado al teniente general Michael Hayden, responsable de la Agencia de Seguridad Nacional, entidad del Pentágono encargada del espionaje electrónico. Al aprobar la reforma de los servicios de Inteligencia, el Congreso federal había expresado la necesidad de contar con un oficial militar de alto rango que aprecie las peculiares necesidades de Inteligencia del Departa- mento de Defensa en situaciones de combate. La selección de Negroponte no ha sido fácil. Según varias fuentes en Washington, el puesto de director nacional de Inteligencia ha sido ofrecido a otras personas como Robert Gates, director de la CIA durante la presidencia de Bush padre. Sin embargo, estos candidatos iniciales habrían declinado el ofrecimiento de la Casa Blanca argumentando indefinición de responsabilidades. Con experiencia demostrada en frentes decisivos para la diplomacia de Estados Unidos, Negroponte ha indicado que convertirse en el primer director de Inteligencia nacional será sin duda, la misión más difícil de mis cuarenta años de servicio público Toda una declaración para este sexagenario destinado en Vietnam al comienzo de su carrera, en Honduras durante la guerra contra los sandinistas y en Naciones Unidas durante el pulso internacional que precedió al uso de la fuerza contra el régimen de Sadam Husein. Nacido en Londres, hijo de un naviero griego, John Negroponte estudió en Yale como los Bush. Casado y con cinco hijos, este políglota diplomático ha estado en primera fila en algunos de los principales pulsos estratégicos entablados por Estados Unidos durante la Guerra Fría. Algunos demócratas no le perdonan sus actividades en Centroamérica durante la Administración Reagan, cuestión que probablemente volverá a ser aireada durante su obligado proceso de confirmación en el Senado. Desde el pasado junio, Negroponte ha desempeñado el difícil puesto de embajador de EE. UU. en Irak, coincidiendo con la ofensiva de atentados para abortar la transición democrática. Según Bush, esos pocos meses históricos le han dado algo que será una incalculable ventaja como jefe de Inteligencia: una mirada sin barniz y cercana a un enemigo mortal