Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional REFERÉNDUM EUROPEO VIERNES 18 2 2005 ABC SEIS ACTITUDES ANTE EL 20- F Conservadores por el no filosocialistas por el sí y viceversa. Abstencionistas, votos en blanco... El referéndum da para mucho. ABC ofrece hoy seis posibles actitudes ante las urnas NO, CON REPAROS RAFAEL RUBIO NÚÑEZ Profesor de Derecho Constitucional de la Complutense Rajoy saluda a una militante popular de Granada MIGUEL ANGEL MOLINA Rajoy considerará un fracaso de Zapatero que la abstención alcance el 50 por ciento El presidente del Gobierno promete que habrá Estatuto a la primera para movilizar el voto catalán J. L. LORENTE G. LÓPEZ ALBA GRANADA CORNELLÁ. El líder del PP, Mariano Rajoy, asegura que llega al final de la campaña con la conciencia tranquila El líder de la oposición rechaza las acusaciones del PSOE en el sentido de que los populares no han hecho lo suficiente a favor del sí Rajoy afirma que su partido se ha empleado a fondo y, para concluir, descarga responsabilidades en el Gobierno. En su opinión, sería un fracaso del Ejecutivo de Zapatero que la participación no alcance el 50 por ciento del electorado. En un acto en Granada, aconsejó al jefe del Ejecutivo que reconozca el apoyo del PP porque sería patriótico y más eficaz para lograr que los ciudadanos ratifiquen el Tratado. Asimismo recriminó al Gobierno que se ponga la venda antes de la herida ante la posibilidad de que la consulta refleje una alta abstención y advirtió de que, a partir del domingo, cada cual asumirá sus responsabilidades Todo lo que esté por debajo del 50 por ciento constituiría en su opinión, un fracaso para el Ejecutivo. Por su parte, con la alargada sombra de la abstención proyectándose sobre las urnas, Rodríguez Zapatero volvió a poner el acento desde Cornellá en la trascendencia del referéndum. Pero, consciente de que las apelaciones europeístas seguramente no sean suficientes, ni siquiera en una Comunidad que se precia de su vanguardismo europeísta, introdujo en su intervención el compromiso de que habrá Estatuto nuevo y lo habrá a la primera En la misma clave, más propia de una campaña de elecciones generales, prometió el reconocimiento del catalán como lengua de la UE, ayudas para el barrio del Carmel y el traslado de los papeles del Archivo de Salamanca. Zapatero subrayó que votar la Constitución Europea es más importante que elegir un alcalde o un presidente del Gobierno porque estas elecciones son para cuatro años mientras que la Constitución es para mucho más tiempo y define un modelo de convivencia que nos une a todos Prueba de ello, señaló, es que hace 60 años los jóvenes europeos eran llamados a la guerra y los de hoy son llamados a las urnas Las reservas del PP las atribuyó a que tienen un problema de desconfianza en la ciudadanía Campaña a favor del no en la web del PP C. H. MADRID. Mientras el líder del PP hace campaña a favor del Tratado europeo, la mayoría de los simpatizantes y militantes populares que participan en el foro de debate de la página web de este partido se decanta por el no El argumento más recurrente es que el voto favorable a la Constitución supone apuntalar a Zapatero. Así, las 573 opiniones a las que se puede acceder (de un total de 2.277) constituyen todo un cuerpo doctrinario a favor del no También muchos se preguntan qué es lo que va a votar Aznar. Los responsables de los foros responden que tenemos que decirles que sobre el sentido del voto de Aznar hay ya casi leyendas urbanas. la verdad es que analizando un poco por encima es más que lógico llegar al convencimiento de que votará que sí uropa es hoy una realidad política imparable. Una realidad absolutamente indispensable en un mundo en el que la actuación conjunta de los Estados es fundamental para enfrentarse a un sinfín de cuestiones que requieren una respuesta global. El Tratado por el que se instituye una Constitución para Europa pretende dar una respuesta político- jurídica a las necesidades del nuevo orden mundial. Una nueva forma jurídica, supraestatal, que ojalá pueda atender eficazmente a las nuevas demandas de un mundo globalizado, ante las que el Estado tradicional resulta insuficiente. Afrontar esta tarea requiere tiempo, reflexión y consenso, y utilizar para esta nueva forma político- jurídica sin precedentes una figura jurídica, la Constitución, que se define en torno al territorio y la soberanía nacional, no es un buen comienzo. El tratado no puede ser más que eso, un Tratado internacional, que recibe su legitimación de la soberanía de los 25 Estados miembros. No puede instituir una Constitución, sin la existencia de un sujeto constituyente, los ciudadanos, cada vez más alejados de las instituciones de la Unión, como demostró la abstención masiva en las últimas elecciones al Parlamento Europeo. Los ciudadanos fueron relegados al papel de comparsa E en su elaboración y son los grandes olvidados del texto constitucional. Y ésa es, sin duda, su principal carencia: el acentuado déficit democrático que muestra el Tratado, al convertir el papel de los ciudadanos en algo meramente simbólico y establecer las bases de un modelo social deficiente, que ignora a la familia y crea un cajón de sastre en el que cabe todo, desde el aborto a la guerra preventiva, pasando por la clonación, la pena de muerte y los matrimonios homosexuales. Europa es un proyecto sociopolítico absolutamente necesario. No lo matemos antes de nacer. No es cierto que no haya más oportunidades, no es verdad que ésta sea la única Europa posible. Los ciudadanos tenemos derecho a colaborar en la construcción de la Europa que queremos. Es necesario diseñar otro modelo para Europa; una Europa democrática, que permita hacer realidad todos aquellos valores y principios de la cultura grecocristiana; capaz de afrontar los restos sociales y políticos del mundo venidero. El NO, con reparos, no es el fin de Europa, es el principio de una gran obra, quizás la más grandiosa construcción política de los últimos siglos, que deberá asentarse sobre sólidos cimientos para que dentro de pocos años no tengamos que lamentar las prisas. OTRA EUROPA ES NECESARIA AGUSTÍN MORENO Miembro de la Ejecutiva Confederal de CCOO por el Sector Crítico a mal llamada constitución europea debe ser rechazada por las siguientes razones: 1. No es una auténtica Constitución ya que no nace de la soberanía de los pueblos, sino de instituciones indirectas. 2. No es la Constitución de la Europa Democrática. Supone dar plenos poderes a instancias al margen de todo control democrático, como la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. El Parlamento queda vacío de poder. Ni siquiera puede proponer leyes (la competencia legislativa es de la Comisión Europea) 3. No es la Constitución para la Paz. No supone el fortalecimiento de Europa, sino la subordinación a la OTAN y el crecimiento del gasto militar 4. No es la Constitución para la Europa Social. Insiste en los contenidos neoliberales de tratados anteriores: reformas laborales, recorte de presu- L puestos sociales para imponer el déficit cero, ataques a los servicios públicos (Directiva Bolkenstein) Tres reflexiones finales: a) No es un paso adelante si este texto es ratificado se blindaría para medio siglo al ser necesario el acuerdo de los 25 Estados miembros para modificarlo; b) El tratado no es inocuo, al igual que no se puede firmar un contrato de trabajo sin leerlo, no se puede dar el sí a un texto que no se conozca; c) Por último, ¿por qué tanta prisa en ratificar un texto que desconoce la inmensa mayoría de los ciudadanos? ¿no estaremos en clave de legitimación gubernamental un año después del 14- M? Por ello, este tratado no debe ser ratificado. La alternativa es otro modelo basado en una Europa de los ciudadanos y de los pueblos, en los valores del progreso social, la paz, la democracia y el desarrollo sostenible.