Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 2 2005 11 La fiscalía del Tribunal Superior de Justicia catalán pide a la juez que investigue el derrumbe del Carmelo Peces- Barba tampoco asistirá al Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo, en Bogotá 5 6 Mikel Orbegozo huyó por las calles del centro de Valencia en una alocada carrera en la que derribó a ciudadanos y encañonó a sus perseguidores sin llegar a utilizar el arma CG. SIMÓN E. SEGURA ¡No nos pararéis; Gora ETA! TEXTO: M. S. En su alocada huida, corre bajo un andamio muy estrecho: una trampa El vehículo le corta el paso y cuando intenta escapar se abalanzan sobre él Detención del presunto etarra a. Barón de a. Barón de Avda. Barón de Cárcer Lint ern a 6 5 Gar 4 rigu es 3 r Má rti 2 1 ro So Detención tor de la presunta Pin etarra Don Juan de Austria Hostal Tartessos lla Pza. del Ayuntamiento Sagasta Avda. M. Sotel o n Vi ce nt Ayuntamiento Aparcamiento de coches oficiales de los concejales u u Russa lle Call n salé yo e lla Xát én Bail C l al Ca e C ol ón N iva 200 m Plaza de Toros bomba lapa, así como una céntrica oficina de Información y Turismo y una comisaría de Policía, donde iban a depositar la dinamita almacenada. Las mismas fuentes descartaron que, pese a aparecer en las listas, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, o el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, fueran objetivos factibles de este comando desactivado. La Policía identificó finalmente a los detenidos como Mikel Orbegozo Etxarri, de 36 años, y Sara Majarenas Ibarreta, de 25 (ambos naturales de San Sebastián) Se trataba de un comando de miembros liberados (fichados a sueldo) de ETA plenamente operativo y con intención de atentar en Valencia antes del referéndum europeo del próximo domingo. La detención de los dos terroristas fue fruto de un dispositivo especial de la Policía Nacional, que se encuentra en estado de máxima alerta después de la carta intervenida al dirigente etarra Garikoitz Aspiazu, Txeroki en la que instaba a cometer atentados mortales de forma inmediata. Al parecer, los dos detenidos podrían haber cruzado la frontera en tren desde Francia hace dos días y desde allí se dirigieron a la capital del Tu- ria. La mujer detenida se personó en el hostal Tartessos la pasada madrugada, dos horas antes que su compañero, y allí durmieron hasta poco tiempo antes de ser descubiertos por las Fuerzas de Seguridad, que no descartan que ETA tenga una mínima infraestructura en la zona. Los dos detenidos permanecieron en dependencias de la Policía hasta que fueron trasladados de nuevo al hostal a las 18.30 para un registro judicial. Los terroristas llegaron fuertemente custodiados en dos vehículos camuflados. Del primero de ellos bajó Mikel Orbegozo (quien apenas permaneció en el hostal quince minutos) y del segundo Sara Majarenas (quien permaneció dos horas en el mismo) Tras las detenciones, miembros de la Policía Científica trabajaron varias horas para recoger más pruebas y recopilar datos sobre la presencia en Valencia de ambos terroristas y sus inmediatos objetivos. La ciudad del Turia ha vivido en sólo siete días dos episodios de amenaza terrorista que demuestran que la Comunidad Valenciana es un claro objetivo de actuación para ETA. Hace una semana fue detenido un miembro del aparato de captación de la banda. VALENCIA. La identificación de Mikel Orbegozo y Sara Majarenas por parte de agentes de Información de la Policía junto al Ayuntamiento de Valencia y al hostal en que pasaron la noche desembocó en una peligrosa persecución por el corazón de la ciudad. La etarra fue detenida de inmediato, pero Orbegozo salió corriendo y encañonó inicialmente a los agentes. Ello le dio un poco de ventaja. Rápidamente, el terrorista se adentró en la calle de la Sangre, donde abordó en su carrera a algunos funcionarios del Consistorio que salían en ese momento (poco más de las ocho de la mañana) del café L Espresso. A una funcionaria le puso la mano en el cuello para apartarla de su camino, lo que hizo que la mujer perdiera el equilibrio y cayera al suelo. Sus compañeros hicieron un pasillo para que dos agentes, vestidos de paisano, pudieran seguir al etarra. El nerviosismo iba en aumento, ya que Mikel Orbegozo llevaba una pistola, había hecho intención de disparar en un par de ocasiones y, pese a la temprana hora, ya había numerosas personas en la calle. Orbegozo giró a la derecha en la calle San Vicente Mártir, donde cruzó la acera y prosiguió la huida. En esta calle, una patrulla de la Policía Local al volante de un vehículo detectó la presencia de los agentes vestidos de paisano, y por ello emprendió la persecución del primer individuo, al que en un primer momento confundieron con un delincuente. En el cruce con la calle Linterna, el pistolero cometió un error al seguir su huida por debajo de un andamio instalado para reparar la fachada. La patrulla de la Policía Local cerró el paso a Orbegozo con el vehículo al final del túnel que formaba el andamio sobre la acera. Los pistoleros Mikel Orbegozo, de 35 años, participó en el ataque a una sede del PSE- EE en San Sebastián y de ahí dio el salto a la ETA de los comandos Tras recibir instrucciones en Francia, el terrorista quería hacer su bautizo de sangre en Valencia. Sara Majarenas, de 25 años, huyó a Francia, junto a Orbegozo, en septiembre de 2003. Su nombre, al igual que el de su compañero sentimental, figuraba en los papeles intervenidos a Ibón Fernández Iradi, Susper obreros que trabajaba en lo alto del andamio y uno de los escasos testigos oculares, ya que los comercios de la zona aún no estaban abiertos. Marco explicó a este diario que oímos un fuerte frenazo y vimos a los policías salir del coche. Después cortaron el paso a este individuo y los que le perseguían se echaron encima de él dándole un fuerte golpe mientras gritaba. Ha sido un susto grande Marco narró igualmente que de forma inmediata más agentes de la Policía se dirigieron hacia la calle de la Sangre Allí comenzaban el registro del hostal Tartessos, mientras un helicóptero sobrevolaba la zona. Las horas posteriores fueron muy tensas, ya que la Policía acordonó la calle del hostal hasta pasadas las 12,30 horas. Se desalojó a los inquilinos de la pensión, a los clientes de las cafeterías de los aledaños y a la mitad de los funcionarios del Ayuntamiento (a todos aquellos cuyos despachos recaían a la calle de la Sangre) La Policía se dedicó de inmediato a la búsqueda de una posible bomba en la plaza del Ayuntamiento y en los alrededores y durante esos registros se encontró algún vehículo robado que hizo saltar la alarma inicialmente, aunque después se confirmó que no había peligro. Hacia el mediodía volvió a la tranquilidad y la situación se dio por controlada, aunque la operación sigue abierta. tín tín Moratín ol ol ol oet oet Poeta Quer Comedias Sa e fa fa fa Estre Jeru Pela Huida desesperada Al verse atrapado, intentó trepar por las traviesas metálicas para cruzar la calle, pero uno de los agentes vestidos de paisano se abalanzó sobre él evitando que volviera a desenfundar su pistola. Rápidamente llegaron más agentes al lugar y redujeron definitivamente al sujeto junto a la fachada del edificio situado a la altura del número 24 de la calle San Vicente, mientras él gritaba ¡No nos pararéis. Gora ETA! Estos gritos fueron perfectamente escuchados por Marco, uno de los