Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Sociedad JUEVES 17 2 2005 ABC Comunicación PEATONES ÁNGEL RIESGO JOSÉ GARCÍA José María Bergareche, acompañado del presidente del Observatorio del Notariado para la Sociedad de la Información, Javier Cremades (en el centro) y del presidente del Consejo General del Notariado, José Marqueño (a la derecha) La TV pública debe sanearse para que pueda ser el tractor de la digitalización Bergareche aboga por un ajuste severo y unas dimensiones correctas F. Á. MADRID. El papel de los medios de comunicación y el panorama emergente en España fue el eje del debate de los numerosos expertos del sector que ayer se dieron cita en la sede de ABC con motivo de la reunión del Observatorio del Notariado para la Sociedad de la Información, presidido por Javier Cremades. Televisión analógica y digital, cadenas públicas y privadas, contenidos y continentes tecnológicos y normativas venideras protagonizaron un debate profesional en el que, como era de esperar, cobró especial relevancia la polémica ley audiovisual que tiene en vilo a los medios privados. José María Bergareche, consejero delegado de Vocento, trazó un escenario en el que ahora se están materiali- zando cambios duraderos en lo que se demanda y en cómo se demanda. Nuestro futuro está supeditado a múltiples factores de cambio que pueden plantearse como amenazas o como grandes oportunidades dijo. Bergareche apostó sin fisuras por lo digital y planteó la necesidad de acometer una reforma seria y en profundidad de la TV pública para que pueda convertirse en punta de lanza del sector. Sin una TV pública saneada desde una dimensión correcta, sin una TV pública con capacidad financiera, no será posible que se convierta, como ha ocurrido en otros países de nuestro entorno, en un tractor de la digitalización precisó. La TV pública- -dijo- -debe ser para el país un activo y no un crédito permanente El consejero delegado de Vocento se pronunció sobre la hipotética creación de nuevos operadores analógicos: El Gobierno sabe que no hay espectro disponible y que una nueva analógica no dispondría de más allá del 40 ó 50 por ciento de cobertura. De ahí que nosotros propusiéramos la transferencia al sector privado, por el procedimiento legalmente establecido, del espectro que ocupa La 2 En cualquier caso, precisó Bergareche, no habría tiempo para hacer madurar la inversión La conclusión del acto, trufado de preguntas de los asistentes, fue un aviso para navegantes: El futuro digital de España no puede depender de intereses empresariales concretos, por grandes y poderosos que sean, sino del consenso y de una competencia limpia s joven, no fue el mejor estudiante, pero desde chaval le encantaba la publicidad; ahora tiene casi todo lo que quiere, hasta dinero, pero no tiene tiempo para gastárselo. Ha llegado donde quería, piensan sus padres, algo sorprendidos de que le paguen lo que le pagan en la agencia de publicidad donde trabaja, a ellos nunca les pareció demasiado serio eso de la propaganda y desde luego nunca pensaron que se pudiera ganar tanto, a veces dudan ¿No estará metido en algún otro negocio menos limpio? Seguro que no, se pasa el día en la agencia, ya no viene ni a comer los domingos, es un esclavo. Es cierto, su vida ha cambiado mucho: ahora tiene coche de compañía, plaza de aparcamiento en AZCA, justo debajo de donde se quemó la torre esa el sábado pasado, a él no le ha afectado, estaba rodando un anuncio nuevo en Argentina, dice que allí es verano, pero su madre no acaba de entender por qué tienen que ir tan lejos a hacer un anuncio de 20 segundos de una cerveza española... él sabrá, es su vida. Posiblemente ese perfil es el del creativo publicitario que ha triunfado, a base de trabajo y talento; sin embargo su carrera corre un peligro y no es sólo el de envejecer en esta profesión tan cruel con el maduro (maduro en publicidad es todo el que tiene más de 40 y no ha llegado a director creativo ejecutivo) El gran peligro de nuestro joven creativo es el de dejar la calle, el de perder el tren de la realidad, el de abandonar el Metro, la Renfe y la EMT, el de sólo ver películas de arte y ensayo y leer poco porque... ¿Cuándo lees si trabajas 15 horas al día? La realidad pertenece al peatón. Cuando sientas tu trasero en un coche en el garaje de tu casa y lo levantas en el de la oficina, subes el ascensor y trabajas sin parar seis días a la semana, o siete, y no te rozas con la gente, tu vida se ha alejado enormemente de lo que necesita saber un creativo cuyo trabajo es llegar, tocar al pueblo con mensajes interesados, comerciales y contundentes. Veo publicidad que me hace pensar que los que la hacen no son de este mundo. No son divinos aunque se llamen creativos, lo que pasa es que ya su reino no es de este mundo, están por encima, sobrevuelan y por eso sus anuncios no acaban de llegar al ciudadano, ese que se cruza con miles de caras en el Metro o en la calle, ese que observa la publicidad a su paso. Como decía David Ogilvy a sus creativos, el consumidor no es un estúpido, es tu mujer, no insultes su inteligencia E