Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17 2 2005 35 Garrigues presenta una denuncia penal por los daños en su sede del rascacielos Una empresa realiza obras de reforma en la discoteca Alcalá, 20 para reabrirla DEBATE SOBRE AZCA PALOMA SOBRINI Arquitecto Esperanza Aguirre recibió ayer a miembros de la familia Reyzábal EFE El precio del alquiler de oficinas no subirá El precio de alquiler de oficinas en el centro de Madrid no subirá por encima de la media de entre el 5 y el 8 previsto para el conjunto de Madrid como consecuencia la desaparición del Windsor uno de sus edificios más emblemáticos. Así lo aseguraron ayer los expertos de las consultoras inmobiliarias Aguirre Newman y Jones Lang LaSalle. Estos profesionales subrayaron que el hecho de que las empresas que se alojaban en el inmueble incendiado busquen un nuevo espacio no se traducirá en una presión de demanda en el mercado. Según Aguirre Newman, tan sólo tres de las firmas que estaban alquiladas en el edificio necesitan una importante cantidad de metros cuadrados para reubicar sus instalaciones. Además, considera que alguna de estas firmas puede aprovechar la circunstancia para replantearse su ubicación y optar por trasladar sus instalaciones a la periferia. no ha sido confirmada aún por ningún miembro de la familia Reyzábal, según informa Ep. Los propietarios del inmueble llevan varios días preparando un comunicado junto a sus abogados, que podría darse a conocer en las próximas horas, en el que expondrán su punto de vista sobre lo sucedido. Apoyo a la reconstrucción Tras conocerse la intención de los propietarios reconstruir el Windsor, han sido muchas las voces que han salido apoyando la decisión. El concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Madrid, Sigfrido Herráez, manifestó su total respaldo a la decisión. No creo que haya nadie en la ciudad que pueda estar en contra de la decisión- -apuntó- teniendo en cuenta la enorme cuantía económica que van a tener que afrontar para demoler el edificio. La zona, y todo Madrid, lo necesita porque tenemos un potencial económico muy importante, que está basado en parte en empresas como las que allí se alojaban. Eso sí, el proyecto del nuevo rascacielos tiene que ser más moderno, adaptándose a las características del nuevo siglo, y también más seguro El sector de oficinas bendice también la idea ya que considera que el accidente del Windsor es una pérdida difícil de superar y sustituir y debe ser reemplazado cuando se pueda. pagado el incendio, se abre el debate. Debate múltiple en el que se estudia el proceso de demolición de la ruina, la depuración de responsabilidades, la evaluación de los daños y perjuicios, etc. Pero es ahora el momento, antes de que sea demasiado tarde porque decisiones precipitadas y de corto alcance se hayan ido produciendo, para mirar por encima del horizonte y plantearse qué debe hacer Madrid, en términos urbanos, con las cenizas del Windsor. Los derechos edificatorios de la torre no han desaparecido en el incendio. Una vez finalizado el proceso económico- jurídico, los propietarios de la torre, ya lo han declarado, querrán lícitamente ejercer sus derechos y reconstruir el volumen edificable equivalente en el mismo lugar. El modelo urbanístico de Azca, diseñado por Perpiñá en 1954, no pudo prever la evolución de los tipos de convivencia que se iban a producir en Madrid 50 años después. La consecuencia es que Azca sufre una preocupante degradación que incide en tres aspectos fundamentales: sociológico, urbano y económico. Desde General Perón hasta Raimundo Fernández Villaverde, en la trasera de los edificios de Orense, encontramos una sucesión de espacios peatonales degradados, inseguros y desaprovechados, sin más actividad cívica o comercial que ser cerramientos de lugares de copas y expositores de graffitis. Estos espacios residuales, dentro de uno de los lugares neurálgicos de nuestra ciudad, necesitan urgentemente un Proyecto de Regeneración que les confiera una nueva vitalidad y les saque de la actual marginalidad. La situación hoy, tras el desgraciado incendio del excelente edificio del arquitecto Genaro Alas, puede ser la ocasión para articular una A solución de conjunto al problema Azca. La edificabilidad podría redistribuirse de forma que, sin reducir en absoluto su valor económico, se extendiera estratégicamente, en menor altura, dotando la zona de unas nuevas actividades que la saquen de la marginalidad urbana en la que se encuentra. Hasta ahora, cualquier estrategia de regeneración era de muy difícil ejecución puesto que la edificabilidad del conjunto se encontraba agotada. Hoy, la edificabilidad desaparecida permite una reestructuración de esos espacios urbanos, alcanzando los objetivos de vida cívica y centralidad para los que fueron creados. Crear nuevas actividades comerciales, culturales y de ocio, en unos espacios seguros y controlados, conectando los dos extremos del norte al sur, es la fórmula para revitalizar Azca. El reto del Diseño Urbano está en saber conjuntar estos parámetros en un espacio determinado. Su éxito estará en la adecuada distribución y convivencia de los usos públicos y privados y de sus respectivos intereses. El marco jurídico, rígido en su principio de separación entre Sistemas Generales y Edificabilidad Privativa de uso lucrativo, tiene múltiples fórmulas de flexibilización. Fórmulas que se están ya buscando para hacer frente hoy al conflicto entre uso comercial privado dentro de espacios públicos. Sirva el ejemplo de los espacios (hoy bajo acristalamiento) existentes entre los tres edificios de El Corte Inglés. Estas soluciones se encontrarían sin dificultad en un contexto de Planeamiento Dialogado como el que se produce en el mundo anglosajón. Pensamos que podríamos estar ante un ilusionante Proyecto de Regeneración del Azca. Un Proyecto de gran importancia para Madrid, que debería ser objeto de un concurso abierto, garantía para lograr la solución óptima, y en cuya organización el Colegio de Arquitectos, en una línea de colaboración permanente con las instituciones, sin lugar a dudas estaría encantado de participar.