Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 JUEVES 17 2 2005 ABC Internacional Al- Otari y Reza Aref (primer ministro sirio y vicepresidente iraní) ayer en TeheránEPA Siria propone a Irán un frente común ante las amenazas de los Estados Unidos Washington responsabiliza a Damasco de lo que ocurra en el Líbano y pide la salida de sus tropas Cientos de miles de libaneses corearon consignas antisirias ayer en Beirut presionado por Washington a causa de sus ambiciones nucleares, se muestra comedido y acepta intercambiar ayuda y experiencia con Siria F. DE ANDRÉS. ENVIADO ESPECIAL P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL BEIRUT WASHINGTON. Siria alimentó ayer las tesis conspiratorias al proponer a Irán la formación de una alianza frente a Estados Unidos, justo en un momento en que el Líbano clama por la salida de las tropas sirias del país tras el asesinato de Rafic Hariri. De visita en Teherán, el primer ministro sirio, Mohamed Naji al- Otari, propuso la creación de un pacto entre el régimen laico de Bashar al- Assad y el integrista de los ayatolás para hacer frente a las amenazas de Washington. Irán se siente también presionado por sus ambiciones nucleares y ayer aceptó intercambiar ayuda y experiencia con Siria. Las maniobras diplomáticas sirioiraníes añaden leña al fuego de la protesta interna en el Líbano por la muerte del ex primer ministro Hariri en el salvaje atentado del lunes. Damasco y Teherán estrechan filas cuando todos los indicios acusan al régimen sirio de haber promovido la desaparición de Hariri, y algunos analistas libaneses subrayan también las declaraciones de éste en contra del apoyo iraní a la b Irán, que se siente guerrilla chií libanesa de Hizbolá. Mientras las autoridades prosirias de Beirut no permitan una investigación independiente, la pregunta ¿a quién beneficia? seguirá delatando a los sirios. Con el asesinato del ex primer ministro, para muchos líder secreto de la oposición desde su marcha del Gobierno hace meses, se ha removido uno de los mayores obstáculos para las pretensiones de Damasco de mantener sine die su presencia militar en el Líbano, hoy reducida a 14.000 soldados. El fantasma de la guerra civil Según algunos analistas, si Siria pretendiera hacerse fuerte en el Líbano sólo necesitaría agitar, como en vísperas de la guerra civil (1975- 1990) el complejo e inestable equilibrio interno de poderes para seguir justificando su presencia militar en el País del Cedro. Tras quince años de paz bajo la batuta genial del Hariri empresario, el país ofrece hoy al visitante una imagen moderna y avanzada de nación. Pero sólo en lo económico y en lo social. En el terreno político, el Líbano sigue en las cavernas. El tribalismo de supervivientes como el presidente Lahoud, el druso Jumblatt o el general Aoun ha vuelto a reavivar la dialéctica incendiaria. Y no hay que olvidar que, tras la muerte de Hariri, los ánimos van a estar exaltados mucho tiempo. Según la Constitución libanesa- -tutelada desde 1976 por las bayonetas sirias- el presidente de la República de- be ser siempre un cristiano maronita; el primer ministro, un musulmán suní- -como Hariri- y el presidente del Parlamento, un musulmán chií. Quienquiera que planeara el asesinato del ex primer ministro el pasado lunes en Beirut tenía muy presente este equilibrio. Y también podría haber calculado las consecuencias del atentado entre las comunidades religiosas libanesas. Beirut se echó ayer a la calle sin discriminar edad, clase social o religión, para honrar la memoria de Hariri. Pero no había muchos turbantes chiíes, ni jóvenes simpatizantes de Hizbolá con cintas negras en la frente como señal de su disposición al martirio. El líder y padre del nuevo Líbano se había distanciado con los años no sólo de la tutela siria, también de los radicales chiíes, alimentados por Siria e Irán. Al otro lado del Atlántico y dentro de la escalada de tensión entre Estados Unidos y Siria, Condoleezza Rice responsabilizó ayer al régimen autoritario de Damasco de todo lo que ocurra en el Líbano. Según la secretaria de Estado, ante la posición de Siria en el Líbano, su interferencia en los asuntos libaneses, el hecho de que sus fuerzas permanecen allí, los terroristas que operan desde el sur del Líbano y en proximidad de sus fuerzas militares, los sirios tienen una especial responsabilidad en la desestabilización del país y en lo que pueda ocurrir Papel de Siria en Irak Sin culpar directamente a Damasco del asesinato de Rafic Hariri, la titular del Departamento de Estado advirtió de que su brutal asesinato se suma a una larga lista de problemas bilaterales. Según detalló Rice ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, dentro del memorial de agravios contra la hereditaria dictadura siria destacan los esfuerzos inefectivos e incompletos para evitar que su territorio contribuya a la insurgencia en Irak La sucesora de Colin Powell indicó que la urgente llamada a consultas de la embajadora de Estados Unidos en Damasco, Margaret Scobey, va a ser por un tiempo indeterminado. El regreso de la embajadora, según la secretaria de Estado, dependerá de la respuesta del régimen sirio. La Administración Bush también advirtió ayer de La pregunta ¿a quién beneficia el asesinato de Hariri? seguirá delatando a los sirios hasta que se investigue El regreso de la embajadora de EE. UU. en Damasco dependerá de la respuesta del régimen sirio