Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional INCENDIO EN EL CORAZÓN FINANCIERO DE MADRID LA INVESTIGACIÓN JUEVES 17 2 2005 ABC El edificio está cogido con pinzas dice uno de los bomberos b Quince oficiales del Cuerpo abrieron camino por turnos a Policía y técnicos del Ayuntamiento. Afirman que los pilares están reventados y el forjado, hundido C. M. MADRID. La estabilidad del edificio Windsor es mínima, el riesgo de derrumbe aún muy alto y la seguridad para quienes acceden a él no está garantizada. Así de contundentes se mostraron los Bomberos que ayer entraron al interior del cadáver de la torre. De forma gráfica explicaron a ABC que el inmueble está cogido con pinzas Los pilares del coloso están reventados en varias plantas las armaduras han quedado al aire, los forjados se han hundido de forma que no se pueden apreciar ni las plantas en algunos tramos. Curiosamente, las pantallas exteriores, en general, han aguantado mejor la voracidad de las llamas y las altísimas temperaturas alcanzadas que la propia estructura. Son algunas de las conclusiones preliminares de la quincena de oficiales de Bomberos que ayer, en varios turnos, abrieron camino a los policías y técnicos que se internaron en las tripas del Windsor para tratar de determinar hasta qué punto está afectado el bloque, qué pudo ocurrir y cómo se va a afrontar la demolición. Un grupo de bomberos se dispone a acceder a las ruinas de la torre Windsor EFE La Policía recupera los discos duros del control de seguridad del Windsor Intentan averiguar fallos en la detección del fuego y quién estuvo en la torre b Los propietarios han declarado a los investigadores que la torre contaba con todas las licencias necesarias; el Ayuntamiento no se ha pronunciado CRUZ MORCILLO MADRID. La Policía ha logrado recuperar los discos duros del centro de control de seguridad del edificio Windsor, situado en la planta baja del mismo. Los discos no están afectados por el fuego aunque no se ha comprobado aún si pueden haber sufrido daños en la información que almacenan. La Brigada de Policía Judicial de Madrid intenta averiguar, por un lado, cómo funcionó el centro integral de seguridad para detectar posibles fallos del sistema contraincendios y verificar la declaración de los vigilantes jurados. Por otro, tratarán de deslindar si había otras personas cuando se produjo el fuego o en los momentos previos, mediante el análisis del registro informático de acceso al inmueble, según detallaron fuentes de la investigación. Cuatro agentes, dos del grupo V de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid y dos de Policía Científica, uno de ellos de la Comisaría General, entraron ayer en el Windsor guiados por los Bomberos. Los primeros, expertos en técnicas de investigación de incendios, no pasaron de las plantas bajas porque su objetivo era asegurar el material informático y las cámaras de vigilancia que pudieron registrar alguna grabación importante. Los agentes de la Científica subieron por la escalera principal hasta la planta 25 y en la primera inspección ocular sólo pudieron tomar algunas imágenes genéricas desde los rellanos porque las oficinas están cubiertas de escombros hasta el techo. Deberán comprobar cómo estaban distribuidos los equipos contraincendios y en qué condiciones, si la devastación se lo permite. Para ello tendrán que acompañar día tras día a los bomberos cuando empiecen a desescombrar pese a que ha de primar el criterio de seguridad, que aún es dudoso. Las investigaciones se centran en recomponer qué ocurrió y cuál pudo ser el origen y la causa del fuego para lo cual la Brigada de Policía Judicial se basará en el material intervenido y en los relatos de los testigos. Los agentes ya han tomado declaración tanto a los cuatro vigilantes de seguridad, como a los encargados de mantenimiento y a los propietarios del edificio. Los guardas y los responsables de mantenimiento han coincidido en líneas generales en su información y ésta señala que, al menos, pasaron 15 minutos desde que se detectó el foco del incendio hasta que avisaron a los bomberos. Los dueños del Windsor ofrecieron datos de la sociedad que gestiona el edificio, de la aseguradora y de las reformas que se habían abordado para adaptarse a la normativa vigente. Según esta información contaban con todas las licencias necesarias, una versión sobre la que el Ayuntamiento no se ha pronunciado. Hasta la séptima sin tregua Se sigue manteniendo la tesis de que el fuego comenzó en la planta 21, tal y como declararon los vigilantes de seguridad del edificio, pero se extendió tanto hacia arriba- efecto chimenea -como hacia abajo- efecto vela -y afectó a casi todas las plantas. Ayer los bomberos lo comprobaron in situ y confirmaron que la mayor parte de la estructura superior reposa en la planta 17. Descendió hasta la quinta planta, aunque es a a partir de la séptima donde las llamas atacaron sin tregua matizaron las fuentes consultadas. De ahí para arriba no ha aguantado prácticamente nada. Es increíble que esté en pie La diferencia con otros grandes siniestros es que el Windsor se levanta sobre un entorno muy complicado por lo que su derrumbe controlado supone un reto para los técnicos del control de la edificación. La clave, tanto para los bomberos como para la Policía, está en los tiempos transcurridos, una vez comprobado que el edificio no era autosuficiente -si había rociadores automáticos de agua, no funcionaron- Esos tiempos se refieren a los minutos desde que se desató el fuego hasta que se descubrió; desde que se advirtió hasta que se avisó y el empleado por los bomberos.