Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17 2 2005 Nacional INCENDIO EN EL CORAZÓN FINANCIERO DE MADRID PRIMERA INSPECCIÓN DEL EDIFICIO 23 La estructura del edificio está bastante afectada y el núcleo central tiene una resistencia relativa; en algunas zonas existe un riesgo alto de derrumbe jefe del Servicio Operativo, y Medardo Tudela, subdirector general de Bomberos. De ellos era la labor de reconocimiento visual de las entrañas del rascacielos, la obtención de documentación gráfica y recabar información para los otros tres grupos de investigación- -técnicos municipales de Urbanismo, y Policía Científica y Judicial- -que subirían horas más tarde. En un principio, los bomberos ascendieron al edificio desde la entrada principal- -en el extremo sur, que da a Raimundo Fernández Villaverde- -y utilizaron el hueco de la escalera central, justo entre el espacio que ocupaban los ascensores. El tramo más afectado por el incendio es el comprendido entre las plantas 17- -donde se encuentra el suelo técnico- -y la última, la 28. El caos es absoluto; a partir de las plantas 21 y 22 sólo quedan balcones a Madrid una perfecta metáfora para describir la desolación que encontraron en el Windsor. JAVIER PRIETO Juan Orellana Edad: 51 años. Tiempo en activo: Veintiún años en el Servicio de Bomberos de Madrid. Es, junto a Amores, el más veterano de los cuatro. Formación: Arquitecto técnico. Rango: Subinspector. Cargo: Jefe del Servicio Operativo. Eugenio Amores Edad: 50 años. Tiempo en activo: veintiún años en el Servicio de Bomberos de Madrid. Lleva el mismo tiempo ejerciendo el oficio que Orellana. Formación: Arquitecto técnico. Rango: Subinspector. Cargo: Jefe de Unidad de la Zona Norte. Fernando Munilla Edad: 41 años. Tiempo en activo: Lleva siete años en el Servicio de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid. Ha intervenido, entre otros, en la extinción de los incendios del Palacio de los Deportes y la calle de Maldonado (2002) Cargo: Jefe del Departamento de Extinción de Incendios. Medardo Tudela Edad: 37 años. Tiempo en activo: Lleva siete años, al igual que Munilla, en el Servicio de Extinción de Incendios del Ayuntamiento de Madrid. Formación: Arquitecto. Cargo: Subdirector general de Bomberos. Hizo de portavoz de sus cuatro compañeros al término de la revisión. Los pilares, sólo con el cubrimiento La escalada transcurrió sin incidentes y, quizá, mucho mejor que lo que pensaban en un momento, puesto que los bomberos pudieron llegar al último piso, aunque a éste, el 28, no fueron capaces de acceder porque la puerta no se podía abrir En ese momento se produjo la siguiente conversación entre la expedición y sus compañeros, que se encontraban en el PUMA continuamente comunicados con ellos mediante los walkie- talkie -Nos dirigimos al sector 4. -Bien, recibido. -Recogemos muestras del recubrimiento de pilares metálicos, cambio. -Recibido, recibido, cambio. -Le comunico que varios nervios de la losa superior se encuentran repartidos en este sector, cambio. -Atención, PUMA, para equipo 1, cambio. -Adelante, equipo 1, cambio. -Los pilares tienen, prácticamente, el recubrimiento, cambio. -Atención, PUMA, para equipo 1, cambio. -Adelante, adelante. -En planta 27 encontramos zona de obras y acumulación de material, cambio. -Recibido. -Equipo 1 para PUMA, cambio. -A la escucha, cambio. -Sugerimos que de la planta 17 hacia abajo confirmen la operatividad de las escaleras de emergencia como accesos. -Afirmativo, cambio. -Atención, PUMA, para equipo 1, cambio. -Adelante, equipo 1, cambio. -No hemos podido acceder al último cachetón, y nos dirigimos a regresar... Y así fue. Entonces eran las 11.26, mo- mientras que el edil de Seguridad, Pedro Calvo, y el responsable municipal de emergencias, Alfonso del Álamo, lo hacían por la parte opuesta. Los bomberos pararon unos segundos ante las cámaras para ser retratados y se quitaron los cascos con ademán severo y el gesto de cansancio en la cara. La difícil tarea estaba más que cumplida; además, con éxito rotundo. Sigue el riesgo Entonces fue cuando el portavoz del grupo, Medardo Tudela, explicó que la estructura del edificio está bastante afectada y el núcleo central tiene una resistencia relativa; en algunas zonas existe un riesgo alto de derrumbe El deterioro del inmueble es progresivo, según se van subiendo plantas; a algunas de ellas no se pudo acceder, e incluso, las había colapsadas por los escombros. Además, existían aún algunos puntos calientes, incluso humeantes, por lo que Tudela precisó que el riesgo para quien entre, existe, porque la estructura está mal La operación estuvo complementada con tres puestos de observación en los edificios de La Estrella, El Corte Inglés y otro de la calle de Orense. Asimismo, durante la visita del Equipo 1, se dividió la planta del edificio en cuatro sectores, para una mejor localización de las zonas cuando los bomberos describían la situación por control remoto a sus compañeros del PUMA. La expedición se prolongó durante casi tres horas mento que comenzaron a bajar. Llegaron a la parte inferior a las 11.55 y abandonaron el edificio Windsor a las doce y cinco. Exactamente, una hora y cincuenta minutos después. Posteriormente, los bomberos se acercaron al cordón policial donde se apostaba un gran número de periodistas. La llegada de los cuatro hombres ante las cámaras tuvo todos los tintes de una liturgia, al más puro estilo hollywoodiense como si de los Hombres de Harrelson o el regreso de la primera expedición a la Luna se tratase. Avanzaban al unísono, por un lateral de la calle de Agustín de Betancourt, AYUNTAMIENTO DE MADRID El tiempo que transcurrió desde el inicio del incendio a la llamada a los Bomberos fue demasiado largo En la torre continuaban ayer restos de los equipos autónomos contra el fuego, mangueras y surtidores