Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional INCENDIO EN EL CORAZÓN FINANCIERO DE MADRID PRIMERA INSPECCIÓN DEL EDIFICIO JUEVES 17 2 2005 ABC Los bomberos caminan entre los amasijos de hierro y piedra del edificio Windsor durante la inspección ocular que realizaron ayer AFP El caos es absoluto; desde el piso 21 sólo quedan balcones a Madrid dicen los bomberos La planta donde se originó el incendio está totalmente devastada estado del piso 21, muy hundido y con parte de la estructura fundida, dificulta la recogida de pruebas y la investigación sobre el inicio del incendio CARLOS HIDALGO MADRID. Con luz, pero con frío, mucho frío- -2 grados bajo cero- se produjo la tan esperada entrada del equipo de Bomberos al interior de la torre Windsor para una primera inspección técnica. La principal conclusión de este reconocimiento es, según explicó el jefe del Departamento de Extinción de Incendios, Fernado Munilla, que persiste el riesgo de caída de cascotes al exterior, aunque cada vez es más reducido el peligro de que el núcleo princib El mal En este sentido también se manifestó el único herido que continúa en Observación en el Hospital de la Paz, quien, en declaraciones a Telemadrid, explicó que tardaron cuatro minutos y medio en llegar al lugar: El fuego ya había roto por fachada y vimos que era más virulento de lo que pensábamos al llegar a la planta 21; llevaba bastante tiempo desarrollándose, seguro que más de media hora comentó este profesional. Casi tres horas de inspección pal del edificio se venga abajo. Es decir, que hay menos posibilidades de que se produzca un desplome, pero la estructura está muy afectada. Además, en la planta 21, donde supuestamente se encontraba el despacho en el que se originó el incendio, la estructura que no quedó fundida por el fuego se había venido abajo. Por tanto, según los expertos, los trabajos de investigación serán muy complicados. El edificio está dañado en su totalidad, aunque en las primeras plantas, hasta la técnica- -la número 17- podían reconocerse restos de mobiliario de oficina, como muelles de sillas y los armazones metálicos de archivadores. También había restos de los equipos autónomos utilizados por los bomberos que acudieron al edificio cuando se dio la voz de alarma, mangueras, surtidores y verdugos De ahí para arriba todo era un erial, un conjunto de pisos diáfanos o taponados de escombros. Por ello, el peligro de derrumbe es más probable en las zonas inferiores, puesto que aguantan el peso de los restos del edificio acumulados sobre las superiores. Después de los primeros bomberos hubo una segunda expedición, dividida en tres grupos- -Policía Judicial, Científica y técnicos de Control de Edificios de Urbanismo- cada uno de los cuales fue guiado por otros tantos oficiales de Bomberos. Los funcionarios policiales fueron los encargados de buscar el foco del inicio del fuego y resto de pruebas. De esta visita, según ha podido saber ABC, ha quedado claro que el incendio llevaba bastante tiempo activo cuando se le dio la voz de alarma a los Bomberos. La cita no tenía hora fija, aunque a las siete de la mañana ya estaban preparándose todos los participantes en la primera expedición. Para ello se reunieron en el Puesto de Mando Avanzado (PUMA) instalado en la zona cero del desastre, en la calle de Raimundo Fernández Villaverde. Era el momento de concretar un plan de entrada, puesto que el riesgo que corrían los bomberos era enorme. No hay que olvidar que toneladas de escombros y piezas metálicas se acumulan sobre la planta 17, el suelo técnico, sin ningún anclaje. Después de una inspección ocular, a las 9.16 horas comenzaron a entrar los cuatro bomberos voluntarios: Fernando Munilla; el subinspector Eugenio Amores, jefe de la Unidad de la Zona Norte; el subinspector Juan Orellana,