Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión JUEVES 17 2 2005 ABC Mañana en Cartas al director No he podido votar Son las cinco de la tarde del día 16 de febrero de 2005, día límite, y no puedo votar por correo. Desgraciadamente, se empieza a notar el efecto PSOE: incompetencia, y no lo digo sólo por el tema de la Ley Audiovisual (evidencia de pesebrismo al revés y corrupción) ni por lo del barrio del Carmelo (corrupción, incompetencia y nepotismo) sino por algo tan simple como el ejercer mi derecho de votar por correo. Es la tercera vez que lo solicito. En las dos ocasiones anteriores no tuve ningún problema; todo llegó a tiempo, a pesar de solicitarlo al final de plazo, y pude ejercer mi derecho y obligación de votar. Esta vez no me ha llegado nada; he ido a Correos dos veces y a las 16: 30 horas me dicen que vaya por allí a las 19: 30 horas para ver si ha llegado (cierran a las 20: 00 horas) El propio Gobierno reconoció ayer que las solicitudes de voto por correo han caído en un sesenta y tantos por ciento. ¿Qué habría ocurrido de haber habido lo normal en solicitudes? ¡Y pensar que les voté creyendo que habrían cambiado! J. M. Rovi. Madrid. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es Las VPO vigiladas Varios Ayuntamientos de Madrid, incluido el de la capital, están extremando las medidas de vigilancia, para que aquellos que tienen acceso a una vivienda no cometan fraudes y la destinen al fin para el que se le concede. sello que me consta ya poseen la mayoría de melómanos u operófilos de aquí y de afuera. Antonio Massísimo. Mataró (Barcelona) Sin bandera española Hace tres años, en 173 municipios catalanes se decidió retirar la bandera española del edificio del Ayuntamiento. Dejando de lado que la gran mayoría de catalanes nos sentimos españoles, es indignante que haya una serie de alcaldes que se burlen de la ley, la incumplan y no pase absolutamente nada. Ni el fiscal general del Estado ni el delegado del Gobierno en Cataluña han interpuesto ninguna denuncia y ha tenido que ser una asociación ciudadana, Convivencia Cívica Catalana, la que por propia ini- ciativa haya emprendido estos días los pasos necesarios para que la bandera española vuelva a ondear en los edificios oficiales de Cataluña. Algo estamos haciendo mal en España cuando en algunas partes de nuestro país aqué- llos que deberían dar ejemplo de cumplir la ley la incumplen y, además, el Estado, en vez de actuar en defensa de la legalidad, mira para otro lado. Juan Sánchez. Barcelona. Documentos TV Esta semana, la Guía de Televisión lleva a su portada Documentos TV espacio de La 2 que estrena una nueva serie de reportajes de producción propia. Además, se incluye una entrevista con Rocío Muñoz, de La mandrágora Un sello para Victoria Me atrevo a pedir un sello para Victoria de los Ángeles, que bien se lo merece como admirado y agradecido recuerdo, y en homenaje a su memoria. A ver si nuestras autoridades postales aceptan la sugerencia, igual que hace cinco años ocurrió con la que les hice respecto del entonces recién fallecido Alfredo Kraus, A vueltas con la Constitución No me malinterpreten. Estoy convencido de la necesidad de que todos los pueblos de Europa nos embarquemos en un destino común, integrándonos definitivamente mediante los instrumentos jurídicos y económicos oportunos. En ello estamos, salvo error, la mayoría, pues nadie piensa que puede vivir aislado de sus vecinos. Ahora bien, si en algo podemos tener participación los ciudadanos respecto a la integración de los pueblos de Europa es en la definición de los medios de los que nos valdremos para lograr la deseada cohesión. Uno de dichos medios es la promulgación de normas jurídicas que resulten de inmediata y directa aplicación a todos los ciudadanos de la UE, y por encima de todas esas normas, de una Carta Magna, como toda entidad nacional o supranacional que se precie. Así las cosas, resulta que estamos en vísperas del tan cacareado referéndum (versión electoral moderna del esto son lentejas... y, como mucho, algunos hemos obtenido un ejemplar del Tratado, llamando al teléfono graciosamente habilitado al efecto, y como poco, hemos visto anuncios en los que personajes de la vida pública, con gesto grave, nos leen algunos artículos de la Constitución. Y de pronto me asaltan varias dudas, no sé si metódicas o metafísicas: ¿no se ha perdido una oportunidad de oro para hacer las cosas de otra manera? Si el referéndum no es vinculante, ¿qué sentido tiene que votemos? ¿Es posible que un mismo texto legal pueda defenderse con igual vehemencia por quienes defienden ideas políticas opuestas, al menos en teoría? La respuesta a tales cuestiones no vendrá, según entiendo, el día del referéndum, sino, en fascículos, durante los años venideros. Lino Álvarez Echeverría. Madrid. Cum Laude La Guía de Madrid lleva esta semana a su portada El Graduado una obra que supone el debut teatral de Ángela Molina, que además comparte escenario con su hija Olivia.