Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17 2 2005 Opinión 5 Traducción simultánea Degira promocional para presentar sus memorias, Gerry Adams recaló ayer en Madrid, donde escurrió el bulto ante las preguntas más comprometidas y dio una lección de corrección política. Tan pulcro fue el discurso del líder independentista, que de inmediatoy deforma partidista trató de ser rentabilizado por traductores e intérpretes, deaquí y de allá. La misma ascua para todas las sardinas. Coros y danzas Un singular espectáculo de danza sirvió ayer para escenificar en La Moncloa la entrada en vigor del protocolo de Kioto. Cargado de simbolismo y buenos deseos, naíf y de rancio aire new age, el espectáculo constituyó una prometedora representación coreográfica de esa Alianza de Civilizaciones que patrocina el presidente del Gobierno y toma cuerpo en bellas palabras y- -cuando la ocasión lo permite- -hermosos bailes. Lástima que la danza del nuevo mundo no logre disimular promesas tan huecas como la del fin de la energía nuclear, que, antes de que lo anunciase Zapatero, ya tenía plazo. Una de suspense Antes de agotar el plazo del que disponía, Rafael Vera decidió ayer ingresar en prisión para cumplir la condena de siete años que la Justicia le impuso por malversación de fondos públicos. A petición propia y con quince días de antelación, el ex secretario de Estado de Seguridad comienza una penitencia precedida por mensajes encriptados y veladas advertencias. Continuará. ELENA CARRERAS En el epicentro del Carmelo. Tras varios días de apagón informativo y coincidiendo con el fin de los trabajos de vertido de hormigón, la Generalitat permitió ayer el acceso de los medios de comunicación al túnel cuya construcción provocó el desalojo y la demolición de numerosas fincas del barrio barcelonés del Carmelo. Joan Clos, alcalde de la Ciudad Condal, aseguró que ahora estamos en una fase en la que el riesgo ha desaparecido y anunció el retorno ordenado de los vecinos a sus casas, algo que esperó que suceda en unos días En la imagen, el túnel, ayer, tras las últimas reformas realizadas. LO NOTICIABLE XAVIER PERICAY NA de las promesas más reiteradas por Pasqual Maragall durante la campaña que no le llevó a ganar las elecciones autonómicas, aunque sí a ocupar la Presidencia de la Generalitat, fue la de sanear los medios de comunicación públicos de Cataluña. Por sanear, el ahora presidente entendía sobre todo una cosa: devolver a la radio y a la televisión públicas la salud moral o, lo que es lo mismo, acabar de U una vez por todas con el intervencionismo pustuloso de casi un cuarto de siglo de Gobiernos de Convergència i Unió. Para ello, como es lógico, había que garantizar la independencia de estos medios con respecto al poder político, lo que comportaba básicamente dos cosas: por un lado, designar a un máximo responsable de la Corporación Catalana de RTV sin adscripción partidista; por otro, practicar una política de máxi- ma transparencia desde las propias estructuras de la Administración autonómica, lo mismo con la radio y la televisión públicas que con el resto de los medios de comunicación. Pues bien, la primera parte del contrato con sus electores la resolvió Maragall nombrando director general de la Corporación al ex ministro socialista Joan Majó. La segunda, escogiendo para el cargo de secretario de Comunicación del Gobierno de la Generalitat a Miquel Sellarès, quien tuvo que dimitir a los pocos meses acusado de ser el autor de un informe donde, entre otras cosas, se ponía a la altura del betún a un buen núme- ro de profesionales de la Prensa. Le sustituyó Enric Marín, que al poco de ejercer el cargo ya reclamaba, en un debate celebrado en el Fórum, una autoridad que vigile no sólo los medios públicos, sino también los privados. Hace una decena de días, Marín tuvo la gran ocasión de su vida: por medio de un protocolo, impidió el acceso de las cámaras a las zonas derruidas del Carmel, prometiendo, eso sí, que facilitaría él mismo las imágenes cuando hubiera algún hecho noticiable Hoy, cuando las cámaras han accedido por fin al área del siniestro, lo único verdaderamente noticiable es que Enric Marín sigue en su cargo.