Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 2 2005 53 Dos niños africanos, operados en Valencia de amputaciones del pene debido a ritos para curar el sida Miles de fieles despidieron a la última superviviente de las apariciones de la Virgen de Fátima Cambios bioclimáticos 1- 2 oC 4- 5 oC 5- 6 oC 7 6 5 4 6- 7 oC 3- 4 oC 2- 3 oC 3 2 1 Tipo de clima actual de Marruecos Ombrotipo árido VERANO 0 tos datos se tornan más severos. Así, en el interior peninsular los incrementos de temperatura con respecto al clima actual en el escenario más desfavorable alcanzan valores de 5 a 7 grados centígrados en verano y de 3 a 4 grados en invierno, mientras que en la hipótesis más optimista, si cabe, los valores se mueven sólo 1 grado centígrado por debajo de los anteriores para ambas estaciones. En la periferia de la Península, esto es, las zonas más próximas a la costa, y en las islas Baleares la subida de los termómetros será 2 grados menor que en el interior, mientras que en Canarias, que sufrirá mucho menos el cambio climático -dice Moreno- -las temperaturas se situarán 3 grados por debajo que en el interior peninsular en verano y 2 grados en invierno. Ecosistemas y recursos afectados Ecosistemas terrestres. El cambio climático alterará la fenología (transcurrir de las cosas con las estaciones) y modificará las interacciones entre especies. En este aspecto, las islas sí son más vulnerables. Ya se está viendo que la salida de la hoja en muchas especies vegetales se está adelantando entre 3 y 5 semanas. Ecosistemas acuáticos continentales. Muchos desaparecerán y otros pasarán a ser estacionales. Esto conlleva cambios en la vegetación. Así, en las Tablas de Daimiel, la menor inundación está favoreciendo al carrizo frente a la masiega. Ecosistemas marinos y sector pesquero. Se prevé una reducción de la productividad de las aguas españolas, algo que ya ha ocurrido en el Cantábrico. La distribución de especies cambiará, con un aumento de peces de aguas templadas y subtropicales y disminución de los boreales. Sector forestal. En un principio la producción forestal aumentará y luego irá disminuyendo, convirtiendo a estos sumideros naturales de carbono en emisores netos de este gas, algo que ocurrirá a mediados de siglo. Sector agrario. El aumento de años de clima extremo complicará el manejo de cultivos. Sector turístico. El incremento de las temperaturas modificará los destinos y las estancias medias pueden acortarse. Salud humana. Cabe esperar un aumento de la morbimortalidad causada por las olas de calor. Se agravarán los problemas de salud derivados del aumento de partículas en suspensión y del ozono. Llegarán enfermedades procedentes de lugares más cálidos. Reducción de recursos hídricos Esta situación privilegiada del archipiélago canario en cuanto a las temperaturas, se vuelve crítica cuando se habla de la reducción de las aportaciones de recursos hídricos como consecuencia del descenso de precipitaciones, una tendencia a la baja que ha sido la tónica general durante todo el siglo pasado para el archipiélago y la parte meridional de la Península. Aunque, según Moreno, hay una alta variabilidad en los valores que no permite hacer un juicio taxativo de hacia dónde nos movemos en cuanto a lluvias, todos los modelos coinciden en que habrá un descenso en la precipitación anual, siendo las reducciones máximas en primavera y algo menores en verano, mientras que en invierno se espera que sean algo superiores a lo actual. La sensibilidad de los recursos hídricos a esta situación es muy alta. Para el horizonte 2030, simulaciones con aumentos de temperatura de 1 grado y disminuciones medias de precipitación de un 5 por ciento ocasionarían disminuciones medias de aportaciones hídricas en régimen natural de entre un 5 y 14 por ciento. Este último dato corresponde a Canarias que, junto a las cuencas del Guadiana, Segura, Júcar, Guadalquivir, Sur y Baleares tendrán los impactos más severos. Para final de siglo la reducción de recursos podría superar el 20 por ciento. Pero algunas de las consecuencias que se desprenden de este calentamiento no se revelarán de manera escalonada, sino que lo harán de forma brusca. Son los llamados fenómenos climáticos extremos: inundaciones, olas de calor, incendios... Y es que se proyecta un aumento de un 20 por ciento en la amplitud y frecuencia de las anomalías térmicas mensuales, si bien no de forma regular en todo el territorio. De La reducción de recursos hidrícos podría superar el 20 a finales de siglo nuevo los archipiélagos se salvan, pero en la Península se incrementará muy significativamente la frecuencia de días con temperaturas máximas extremas sobre todo en primavera y, en menor medida, en otoño. Podríamos decir que el clima del norte de España se mediterraniza y el del sur se africaniza Éste es el nuevo, se llama clima inframediterráneo y es, por ejemplo, el de Marruecos. Para el periodo 2071- 2100 se espera que este clima impere en Extremadura, Andalucía occidental, Baleares y el sureste mediterráneo hasta Almería. Nuevos datos del cambio climático en un día, hoy, en el que entra en vigor el protocolo de Kioto para luchar contra él.