Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 MIÉRCOLES 16 2 2005 ABC Madrid El espectacular estado del edificio sigue descubriendo imágenes fantasmagóricas a medida que transcurren los días La familia Reyzábal pretende levantar el Windsor II tras la demolición de las ruinas Los propietarios ingresaban 500.000 euros al mes por el alquiler de todo el inmueble preparan un comunicado para los próximos días donde expondrán su punto de vista sobre lo sucedido desde la noche del sábado MIGUEL OLIVER MADRID. La ausencia del Edificio Windsor en el skyline del centro financiero de Madrid sólo será momentánea. Según ha podido saber ABC, la familia Reyzábal, propietaria del inmueble, tiene intención de levantar el Edificio Windsor II una vez que concluyan los trabajos de desescombro. Expertos en el sector oficinas consideran acertada esta decisión debido a la escasa superficie bruta alquilable (SBA) que existe en el centro de la capital. La consultora inmobiliaria Jones Lang LaSalle (JLL) estima que la destrucción del rascacielos ha provocado la desaparición de 30.000 metros cuadrados de oficinas en pleno distrito de negocios de la capital, lo que califica cob Los dueños del edificio mo una pérdida difícil de sustituir Dicha zona cuenta con un stock cercano a los 4.512.000 metros cuadrados de oficinas, con una tasa de disponibilidad actual del 4,28 es decir, unos 193.000 metros disponibles. El alquiler de superficie en esta zona se paga a un precio que oscila entre los 16 y 25,75 euros por metro cuadrado al mes, según el último informe del sector realizado por JLL. La demanda y el interés de las empresas por establecerse en esta zona es tan importante que la familia Reyzábal cobraba 500.000 euros al mes por el alquiler del Windsor. Misma edificabilidad Técnicos consultados por ABC apuntan que no existirá ningún impedimento para que el Windsor II cuente con las mismas características que el primero. El solar sobre el que se levantará tendrá la misma edificabilidad, lo que permitirá que el nuevo rascacielos cuente con 28 plantas más otras tres adicionales que en el proyecto original se utilizaban para albergar loca- les comerciales, salas de espectáculos y sótanos para aparcamientos e instalaciones. La construcción del Edificio Windsor comenzó en 1975 y no concluyó hasta 1979. La torre es el elemento más característico del conjunto, que se levanta a 106 metros de altura. El catálogo de edificio del Colegio de Arquitectos define el proyecto arquitectónico como una tratamiento de gran sencillez y fachadas acristaladas planas de modulación uniforme. Los seis arquitectos diseñaron para el rascacielos una estructura mixta de hormigón y acero que permite aligerar el peso de las plantas a medida que se incrementa la altura. La monotonía del inmue- ble se rompe por la planta técnica intermedia que aloja, al igual que la baja, elementos estructurales formados por grandes vigas perimetrales de 3,40 metros de ancho que soportan las cargas de fachada y forjados. El peso del edificio también era compartido por el fuerte núcleo central de comunicaciones verticales. Una delicada demolición Los locales comerciales ocupaban las tres plantas de la base del complejo que da a la calle Raimundo Fernández Villaverde. Este cuerpo está diseñado con un criterio más expresivo y horizontal Los locales de espectáculos se encontraban en la zona interior del conjunto, sobre la trama peatonal de Azca, pero hace años ya que desaparecieron al ser ocupados por la ampliación de los grandes almacenes que se encuentran junto al inmueble. Los técnicos expertos apuntan que la demolición del Edificio Windsor se prolongará por espacio de un año por lo que no será hasta mediados de 2006 El nuevo edificio tendrá la misma edificabilidad, lo que permitirá recuperar 30.000 metros para oficinas en Azca