Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 MIÉRCOLES 16 2 2005 ABC Internacional El Gobierno libanés saca al Ejército a las calles y adopta medidas de excepción La familia de Hariri y sus aliados políticos rechazan unos funerales de Estado exige la dimisión del Gobierno y la retirada total de las fuerzas sirias antes de las elecciones generales convocadas para esta primavera FRANCISCO DE ANDRÉS ENVIADO ESPECIAL BEIRUT. Millares de velas, cirios, lámparas de aceite y hasta linternas rendían anoche en Beirut un luminoso homenaje al ex primer ministro Rafic Hariri, asesinado la víspera junto a la Corniche, el paseo marítimo beirutí, en un atentado a la libanesa por un terrorista suicida que hizo saltar por los aires el coche que conducía, con más de 300 kilos de dinamita, junto a la caravana de Hariri. Durante todo el día, una incesante campaña de mensajes SMS a través de los teléfonos móviles había preparado las luminarias: Encended velas para rendir homenaje a Rafic Hariri, muerto en martirio por la independencia del Líbano A la caída de la noche, la barriada de Qoraytem, en la que vivía el ex primer ministro suní, ardía en silencio con llamas vacilantes en miles de pequeñas lámparas votivas. La jornada había transcurrido también silenciosa, como anonadada. El Ejército libanés fue puesto en estado de máxima alerta y las tropas montaban guardia en los puntos estratégicos de la capital. El alto mando decretó una movilización general y adoptó medidas de excepción para salvaguardar la estabilidad del país Universidades, escuelas, bibliotecas, cines, centros oficiales, comercios, bancos y oficinas permanecieron cerrados. La oposición, que no ha cesado de responsabilizar a Siria y al Gobierno libanés con su presidente, Emile Lahud, y su primer ministro, Omar Karamé, a la cabeza, convocó una huelga general mientras el Ejecutivo decretaba tres día de duelo nacional. La explosión, que devastó varias manzanas y provocó 14 muertos- -al menos un cadáver fue recuperado ayer, varias horas después del atentado- -y un centenar de heridos, fue un ataque suicida cometido con un coche bomba, según el ministro del Interior, Soleimán Frangié. En el lugar de los hechos, a orillas del mar, un cráter de cinco metros de diámetro y dos de prob La oposición libanesa fundidad daba testimonio en mitad de la calle- -el coche bomba no estaba aparcado, sino en marcha- -de la potencia del artefacto. Hoy están previstos en Beirut unos funerales populares en memoria de Hariri. Su familia y sus aliados políticos rechazaron ayer con firmeza la celebración de unos funerales de Estado. Fuentes de su entorno manifestaron que cualquiera podrá acudir a la mezquita, incluso el presidente o sus ministros, porque es un lugar público, pero rechazamos todo homenaje del Estado, que deberá limitarse a asegurar el orden público en los actos Estados Unidos, que ha concedido gran trascendencia al atentado, anunció ayer que el secretario de Estado adjunto para Oriente Próximo, William Burns, asistirá hoy al entierro. Shafiq (hermano de Hariri) y su hijo Saadaddin, ayer en la oración del ausente Moratinos, en Beirut Por el domicilio del político asesinado desfilaron durante todo el día personalidades libanesas y extranjeras para dar el pésame a la familia. Entre ellos, el vicepresidente sirio, Abdel Halim Jaddam; el patriarca maronita libanés, Nasralá Sfeir, y el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que se encontraba en El Cairo con motivo de su gira por la región y que decidió trasladarse de inmediato a la capital libanesa por la importancia del atentado y por su amistad personal con Hariri. También podría asistir a los funerales. El presidente Lahud y el jefe del Gobierno libanés, Karamé, no acudieron al domicilio. La oposición a la Administración pro siria instalada en el Líbano exigió Un libanés y su hija encendían velas anoche en Beirut frente a la casa de Hariri AFP EE. UU. llama a consultas a su embajadora en Damasco ABC WASHINGTON. El portavoz del departamento de Estado norteamericano, Richard Boucher, anunció ayer que la secretaria de Estado- -Condoleezza Rice- -decidió llamar a nuestra embajadora en Siria para consultas urgentes tras la brutal muerte de Rafic Hariri. Horas antes, la embajadora, Margaret Scobey, había expresado por carta a las autoridades sirias la enorme inquietud y la profunda indignación de Estados Unidos a consecuencia de este acto de terrorismo La Administración estadounidense considera a Siria responsable, siquiera indirecta, del atentado que costó la vida en Beirut al influyente político suní, aunque la acusa- ción no ha sido formulada de manera frontal. Washington sí ha recordado al régimen de Bashar al- Assad, formalmente, que la resolución 1.559 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condena el protectorado en que Siria ha convertido al Líbano y reclama la inmediata salida de los cerca de 14.000 soldados que el Ejército sirio mantiene en territorio libanés. La Casa Blanca, a través de su portavoz, Scott McClellan, anunció ayer que Estados Unidos consultará con otros gobiernos de la región y en el Consejo de Seguridad las medidas para castigar a los responsables de este atentado terrorista y para acabar con la violencia y la intimidación contra el pueblo libanés