Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 16 2 2005 ABC Cartas al director Compromiso con la vejez Los cambios demográficos y los nuevos hábitos sociales han disparado las posibles situaciones de necesidad de las personas mayores. Los grupos de riesgo están aumentando mucho más deprisa que las dotaciones de los programas de asistencia. La brecha no deja de crecer, de manera que en la nueva sociedad española del siglo XXI los casos de desvalimiento entre nuestros mayores tienden a extenderse y a enquistarse. La cuestión es lo suficientemente grave para que todos debamos participar en su remedio. Como medida inicial, resulta indispensable aunar criterios y establecer principios coordinados de actuación. Un esperanzador primer paso podría ser el documento de recomendaciones éticas surgido del primer Encuentro Nacional de Organizaciones de Voluntariado Asistencial para Mayores, celebrado recientemente en Pamplona, en el que un importante número de asociaciones de distintas Comunidades Autónomas han analizado y debatido la situación actual. El documento trata de acotar los valores de fondo del voluntariado, en especial el fomento de la atención integral a la vejez, la concienciación social, la formación de los voluntarios y la denuncia de las situaciones de inadecuado planteamiento asistencial. A la vez, intenta prevenir sobre ciertos malos usos de las ayudas y, sobre todo, evitar la pro- Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es liferación de espejismos tan nocivos como el marketing de la solidaridad o el dirigismo de meros eslóganes al que suelen tender los poderes públicos y mercantiles. Se trata de garantizar la eficacia real de las ayudas, y de optimizarlas al máximo. El voluntariado implica un compromiso cívico personal, libremente asumido y exento de contraprestaciones. Equivale a la suma de distintas convicciones personales, y siempre debe entenderse como elemento complementario de los recursos y programas de ayuda que corresponde desarrollar a los poderes públicos. Los voluntarios no sustituyen a las Administraciones en la salvaguarda de unas condiciones de vida dignas para los mayores. Su compromiso es el hombre, sus carencias y la justicia social. La colaboración entre voluntarios e instituciones públicas es recomendable, pero para ser funcional a largo plazo requiere en todo momento mantener la distancia entre la ayuda voluntaria organizada y los controles legislativos y burocráticos, así como el convencimiento de que el valor de la solidaridad radica en su ejercicio libre e independiente. Para cumplir con sus compromisos, el voluntariado debe distanciarse de la instru- mentación a la que puede ser sometido por los poderes públicos y también de cualquier clase de desaliento con respecto a su propia actuación. Se equivocan quienes creen que su responsabilidad pública termina en el pago de impuestos y en participar en las distintas consultas electorales. Como personas, debemos renovar cotidianamente nuestra condición de ciudadanos implicados con la realidad y con nuestro entorno. Debemos actuar allí donde lo deseable no se da todavía, y reivindicar que se regule todo aquello que resulte exigible. Aplicado a las personas mayores, el objetivo será actuar en un programa global para mejorar las condiciones de vida de los más necesitados y paliar su soledad ante la inexistencia o la endeblez de aquellas relaciones que dan respuesta a la demanda de afecto inherente a los seres humanos. El voluntariado sólo es útil desde la calidad, desde la cultura organizativa y desde un trabajo bien planificado y ejecutado, así como desde la honesta colaboración y coordinación entre asociaciones. Juan Luis Guijarro. Pamplona. Carta al presidente En el verano de 2004 le escribí una carta en la que le decía: La realidad histórica de España es ésta: el Estado español está secuestrado por una región y su Gobierno es rehén de sus socios separatistas Le recordaba que: A los gobiernos de UCD los devoraban las termitas democristianas. A los de Felipe González y Aznar los amenazaba la marabunta del nacionalismo. Actualmente España está infectada de termitas carroñeras y marabunta destructiva Señor presidente: En el debate sobre el plan Ibarretxe, nuestra Carta Magna ha sido apuñalada por la espalda y vulnerada por aquéllos que deben custodiarla. Pues si la libertad es el derecho a hacer lo que las leyes permitan (Montesquieu) usted no debía haberlo aceptado, pero con su llave de semántica calamburesca ha abierto la puerta de la secesión del País Vasco. Luego vendrá la reforma estatutaria catalana, y tendrá que discutirse en el Congreso... Pregunto: ¿De qué ha servido que el 90 por ciento de la Cámara dijera no al plan? Todos los españoles estamos convencidos de que una parte de los vascos y catalanes lo que quieren es la independencia por su manera de enfocar la historia. Antonio Ramírez Díaz. Granja de Torrehermosa (Badajoz) El edificio Windsor debe permanecer El más grave incendio que hemos vivido los madrileños ha hecho aflorar en nosotros sentimientos de la más variada índole. De él hay que extraer lecciones. Es bueno examinar minuciosamente las causas del incendio, lo que no ha funcionado, los fallos que, acaso, se han cometido, los factores de riesgo. Es bueno reconocer la ejemplar actuación de los servicios, de bomberos y Fuerzas de Seguridad, y la pronta respuesta de las instituciones. Pero tenemos, sobre todo, que pensar en el futuro de Madrid. Y, con la vista puesta en el futuro, quisiera expresar en alta voz que muchos madrileños agradeceríamos que el edificio Windsor fuera reconstruido tal cual. Se lo merece. Es un edificio de alta calidad arquitectónica, que forma parte ya de nuestro patrimonio artístico urbano. Con acierto está inscrito en el Catálogo de Edificios Protegidos. Y no solamente resalta su armonía y esbeltez, que lo han convertido en una de las obras más representativas de la arquitectura madrileña de las últimas décadas. También hay que destacar la solidez de su construcción. Su estructura ha aguantado admirablemente el embate de las llamas. Y se ha evitado, así, una catástrofe de mayores proporciones. Los arquitectos e ingenieros autores de la obra y de su estructura merecen nuestro reconocimiento. Y el mejor homenaje a este gran edificio es que perviva y siga formando parte de nuestro paisaje urbano. Creo que ningún pueblo culto lo dudaría. Eugenio Nasarre, diputado por Madrid. FE DE ERRORES Por un error de transcripción, el pasado domingo, en la encuesta sobre la Constitución Europea, donde decía Santiago Íñiguez de Onzoño, director del Instituto de Empresa (IE) tenía que decir decano del Instituto de Empresa (IE)