Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 2 2005 Opinión 5 No pasa nada No se paraliza el mundo y tampoco pasa nada -aseguró ayer Mariano Rajoy- -si el tratado constitucional de la UE no obtiene un respaldo masivo en las urnas. El presidente del PP sigue adelante con su campaña a favor del sí, pero, frente al agónico dramatismo del Gobierno, temeroso de unos resultados que interpreta en clave personal, apuesta por la serenidad. Sí, repite Rajoy, pero con calma. Teatro del absurdo Con toda lógica, el Consejo General del Poder Judicial consideró ayer innecesaria e inoportuna la presencia de observadores del Gobierno vasco en el juicio contra militantes de Jarrai que se sigue en la Audiencia Nacional, donde estos días escenifican una farsa, entre la provocación y el absurdo, con la que tratan de cuestionar el sistema de garantías del sistema judicial. La respuesta del Gobierno vasco- -ni una sola palabra sobre las causas de los procesados- -ha consistido en censurar al juez encargado del caso y desafiar al CGPJ. Habían ido a la Audiencia Nacional para eso. Objetivo cumplido. Con voz propia Por encima del cargo de vicepresidente de la Mesa del Congreso, cedido por el Grupo socialista, está la autonomía parlamentaria. Con este discurso consumó ayer Josep Antoni Duran Lleida su ruptura con el PSOE, que pretendía tramitar con urgencia su polémico proyecto radiotelevisivo. El portavoz de CiU se planta, firme, para evitar un atropello del que quizá sea testigo, pero no cómplice. EFE La edad del miedo. En vísperas de la entrada en vigor del protocolo de Kyoto, ayer se presentó un informe, redactado por 400 investigadores, que advierte de los demoledores efectos del cambio climático en España, país que el estudio considera como uno de los más vulnerables de su entorno ante el fenómeno. Según las previsiones más pesimistas, a finales de siglo la temperatura media podría subir en España hasta siete grados en verano, y el nivel del mar un metro, lo que haría desaparecer playas e inundar poblaciones. El cambio climático provocaría, además, sequías, pérdida de biodiversidad y graves enfermedades. En la imagen, la central térmica de Soto de Ribera, en las proximidades de Oviedo. escenario posible (y perdón por utilizar una frase tan cascada) El día de mañana. Mad Max. Temperaturas que suben, precipitaciones que disminuyen, agua escasa ¿se acordará la señora ministra del Plan Hidrológico? La Manga del Mar Menor inundada. Vaya, vaya. Apela Narbona a los políticos y los ciudadanos para que estén a la altura de las circunstancias. ¿Pero ella no es política? El tono apocalíptico le ha quedado conseguido, pero el tono kennedyano no tanto. O sea, lo de no os preguntéis lo que vuestro país puede hacer por vosotros, preguntaos lo que vosotros podéis hacer por vuestro país. Me pregunto ambas cosas. Igual que han conseguido que tanta gente deje de fumar, no estaría de más que redujesen desde arriba las emisiones con medidas serias. El químico atmosférico F. Sherwood Rowland dice en Predicciones que cuando el volumen de dióxido de carbono comience a producir cambios globales tan preocupantes como el agujero de ozono, empezaremos a secuestrar nuestro dióxido de carbono, taponar las chimeneas y los tubos de escape y enterrar el carbón, es decir, intentar devolverlo al lugar de donde lo sacamos. Pues a ver si llega el secuestro. En el fondo, lo que nos pintan no es un paisaje apocalíptico, es peor. La Jerusalén reconstruida aquí no aparece por ningún sitio. LAS TROMPETAS DEL APOCALIPSIS ROSA BELMONTE E N las películas de catástrofes, el listo protagonista descorbatado siempre advierte del peligro (ya sea un terremoto, un tiburón blanco o un incendio) pero las autoridades (in) competentes nunca le hacen caso. Y luego pasa lo que pasa, que a Ava Gardner se la traga una alcantarilla arrastrando a Charlton Heston (el listo) o que Fred Astaire muere en un ascensor. En el ca- so del cambio climático es la autoridad competente, la ministra de Medio Ambiente, quien toca las siete trompetas. Eso sí, apoyada por 400 palmeros (los 400 expertos, los listos de esta película) Al ocultarnos los peligros, la ceguera nos hace más valientes alertaba Jonathan Swift. Pero la ministra no los oculta, todo lo contrario. Al grito de esto no es un simulacro, nos ha pintado el peor