Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 15 2 2005 99 NADA POR DELANTE, TODO POR DETRÁS Los escotes de vértigo estuvieron presentes, pero el protagonismo se lo llevó ayer la espalda. Mientras por delante, las transparencias dejaron adivinar, por detrás, era difícil imaginar. FUNDIDO EN NEGRO El negro volvió a ser la estrella del día de ayer. En largo, o en corto, este color empapa las diversas texturas que componen las creaciones de sus diseñadores. A la cabeza, Schlesser y Berhanyer. LA PIEDRA FILOSOFAL Los diseñadores también jugaron con los complementos. Mientras Berhanyer apostaba por los broches con piedras preciosas, Larraínzar se decantó por lo primitivo con collares y pulseras de piedras naturales ALLEGRO MA NON TRAPO MANUEL DE LA FUENTE De izquierda a derecha, Pilar del Castillo, Ana Botella y Esperanza Aguirre, ayer en Cibeles Tres eran tres S. GAVIÑA En Cibeles tan importante como quienes pasean sus últimas creaciones sobre la pasarela, son aquellos que desfilan por la moqueta. Madrugadoras fueron tres ex: Pilar del Castillo y Esperanza Aguirre (ex ministras de Cultura) y Ana Botella (ex inquilina de la Moncloa) que apoyaron, con su presencia en el desfile de Ángel Schlesser, a la moda española. Mientras Del Castillo se escapaba después a ver ARCO, antes de que cerrara sus puertas, la presidenta de la Comunidad de Madrid se mostraba satisfecha con el funcionamiento de los servicios de emergencias tras el incendio del edificio Windsor. No parecía tan contenta con los sucesos de la semana pasada en otro edificio emblemático, y que también echa humo, el Teatro Real. Aguirre confesaba a ABC que se enteró de la sustitución del director artístico Emilio Sagi por la prensa Si el mundo de la política estuvo representado- -aunque fuera sólo por miembros del Partido Popular- el glamour no podía faltar: en la primera fila se pudo ver juntas a una rubia, Ivonne Reyes, y a otra morena, la presentadora Minerva Piquero. Mabel Lozano, esposa del productor Eduardo Campoy, confesó ser muy optimis- ta con nuestro cine que, en su opinión, tiene un buen estado de salud, a pesar de la pérdida de tres millones de espectadores: Nosotros tenemos más historias que contar El que no se consuela es porque no quiere. Si la reina de la moda de corazones, Agatha Ruiz de la Prada, pasó sola el trago del día de San Valentín- -no se vio por allí a Pedro J. Ramírez- Carlos Larrañaga y su actual novia, Sarah Glattstein, pasearon su amor en su primera celebración de esta fecha. Larrañaga confesó haberle regalado a ella un anillo, que no era el de pedida, porque ése ya lo tengo afirmó la novia. ¿Habrá pronto una cuarta señora Larrañaga o su número es el tres? Berhanyer congregó a numerosas caras conocidas como María Zurita, Aurora Bautista, Analía Gadé, Paloma Segrelles, y, de nuevo, Pilar del Castillo a la que le une una gran amistad tras comisariar la Antológica de Pertegaz. También se acercaron a Cibeles Paola Dominguín o la escritora Lucia Etxebarría. Con nocturnidad- -porque llegó con las luces apagadas- -y alevosía, asistió la modelo y actriz Mar Flores, que acudió con Javier Merino, Nacho Duato o Nieves Álvarez. Boda a la vista de Carlos Larrañaga y Sarah Glattstein i los fenicios se pasaran por el Ifema madrileño en estos días se sentirían orgullosos. Y hasta envidiosos. La feria va por barrios, pero siempre acaba en el mismo: el Parque Juan Carlos I. Y la última en abrir sus puertas, sus jaretas, sus volantes, sus escotes y hasta sus canesús ha sido la Pasarela Cibeles, que presenta las colecciones de otoño- invierno. Los diseñadores vuelven a poner toda la carne en el asador, aunque con menos chicha al ventestate, aunque alguno se las ingenie para que debajo de las pieles de bichos diversos asome algún que otro pellejillo anoréxico, se insinúe alguna tangente y hasta se atisbe alguna cotangente, y quede a la vista cierto seno, aunque nos quedemos con las ganas de un buen coseno, como en primavera- verano. Las chicas, como siempre, a dieta, escuetas, escuetísimas. En cuanto al concepto de otoño, y no digamos del concepto de invierno, de los diseñadores, es extraño, por no decir inexistente, nulo. Influidos, sin duda, por nuestros meteorólogos, que son incapaces de distinguir entre fresquito y frío, entre cálido y tórrido, los artistas del dedal y de la aguja muestran atuendos que serán para el invierno, claro está, pero el del Caribe, no el de Teruel. Aunque bueno, de la limusina al sarao es difícil resfriarse. Con bufanda y hecha unos zorros (y unos astracanes y alguna marta cibelina) por el ventarrón, la Cibeles entonó su allegro ma non troppo. O allegro ma non trapo, que diría el churrero de mi barrio. S Mar Flores llegó casi a hurtadillas a ver el pase de Larraínzar