Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 15 2 2005 55 Cultura y espectáculos La ministra de Cultura entregó ayer los Premios ABC de Fotografía y Pintura en la última jornada de ARCO Presencia constante TONI GARCÍA BERLÍN. El actor de teatro no cuenta con que su trabajo sea visto y apreciado en países distintos al suyo. Su arte difícilmente, sólo en casos excepcionales, traspasa las fronteras. Para el actor de cine la circunstancia es totalmente distinta. La eficacia globalizadora o mundializadora- -incluso antes de estar difundidos estos términos- -del cine de Hollywood nos hace sentirnos disminuidos a los que trabajamos en cinematografías que son simplemente nacionales. Como si al faltarnos la globalización nos considerásemos incompletos Así empezaba el discurso con el que la actriz catalana Emma Vilarasau agradecía, en nombre de Fernando Fernan- Gómez, el Oso de Oro a toda su carrera que el festival de Berlín le entregó ayer. El actor, que no estuvo presente en la ceremonia, acude a la Berlinale con su último trabajo, Para que no me olvides La película está dirigida por Patricia Ferreira, que pocas horas antes de la entrega del galardón confesó su ilusión por representar aquí a Fernando y poder llevarle el Oso de Oro el miércoles Por su parte, Emma Vilarasau calificó a Fernán- Gómez de presencia constante en la vida de cualquier actor y alabó su talento y humanidad. Para que no me olvides fue proyectada ayer en la sección Panorama y la directora destacó su compromiso con la memoria en una película cuyo último propósito es hablar sobre el dolor, las emociones y los duelos, sean del tipo que sean según declaró Ferreira en un encuentro con la prensa española. La película, que también cuenta con Marta Etura y Roger Coma, se estrenará el viernes. Ken Loach, Ermanno Olmi y Abbas Kiarostami, ayer en la presentación de su película REUTERS La Berlinale le da otro Oso a Fernán- Gómez, para que no la olvide Una película palestina y otra de Guediguian abren la puerta al cine político b Fernando Fernán- Gómez recibió ayer su homenaje de la Berlinale, aunque lo hizo en las manos de Emma Vilarasau, tambien protagonista de Para que no me olvides E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL BERLÍN. Anoche se proyectó en sesión especial Para que no me olvides película dirigida por Patricia Ferreira y protagonizada por Fernando Fernán- Gómez, Emma Vilarasau y Marta Etura. Este estreno servía de marco para el homenaje del Festival a Fernando Fernán- Gómez, quien, hombre esquivo, lo recibió de buena gana pero en las manos de sus compañeros de reparto, y Emma Vilarasau leyó un mensaje escrito por el actor agradeciendo el homenaje y haciendo un poco de patria cinematográfica Este es el segundo premio que recibe este actor con forma de oso (el premio, no el actor, se entiende) pues ganó ya dos Osos de Plata por sus interpretaciones en Stico de Jaime de Armiñán, y El anacoreta de Juan Estelrich. Hasta ese momento, que fue a última hora de la noche, la competición del Festival se había puesto algo mas seria y política con dos películas de peso ideológico, la palestina (aunque su pasaporte es holandés, alemán y francés) Paradise now de Hany Abu- Assad, y la francesa Le promeneur du Champ de Mars de Robert Guediguian, un muy cercano retrato de Mitterrand en sus últimos días de poder y de vida. Y se completó la jornada con la película fuera de concurso Tickets que firman al limón Ermanno Olmi, El actor español fue galardonado en la Berlinale en dos ocasiones, por su trabajo en Stico y El anacoreta La película francesa realiza un retrato de Mitterrand en sus últimos días de poder y de vida Abbas Kiarostami y Ken Loach, que sacan de un viaje en tren a Roma tres historietas muy dignas y entretenidas. En el cine político es fundamental tener un punto de vista, y el de la película palestina es claro y fijo, aunque se permite una sutil ojeada al otro terreno. Se centra en dos jóvenes palestinos que han sido seleccionados para ir a Tel Aviv y estallarse entre la gente, en sus últimas horas y en las circunstancias que les rodean. A pesar del sesgo con el que se trata la historia, el drama funciona en varios aspectos, aunque más en el personal que en el político, pues uno de esos jóvenes es hijo de lo que ellos llaman un colaboracionista al que asesinaron por ello. Virtudes y defectos Paradise now tiene tan a la vista sus virtudes como sus defectos. La película del marsellés Guediguian es peculiar dentro de su inamovible filmografía: cambia de lugares y de caras, y apoyándose precisamente en la del actor Michel Bouquet, que encarna a un profundo, inquietante y fascinante Francois Mitterrand, consigue un interesante fresco de la ultima Francia y de lo francés. También se apoya en la novela de Georges- Marc Benamou, que refleja una imagen irisada del expresidente y que pasa de puntillas por las zonas oscuras de Vichy ¡esos ecos eternos de colaboracionismo con los nazis! y de otras aguas menores. Guediguian deja en la pantalla un Mitterrand magnífico, culto, inspirado, que se sabe el centro del mundo y que se dirige a una muerte a la que espera con grandeza envidiable. Si Mitterrand hubiera necesitado alguna vez un buen maquillador, ahí estaba Guediguian para bordar ese trabajo. Y si alguien preguntara ahora por los premios, no seria tanto para el maquillador, como para el actor: Michel Bouquet tiene al menos una pata del Oso en la mano. Y se nos ha escapado viva la película de Olmi, Kiarostami y Loach, ¿en que nos estamos convirtiendo?