Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 15 2 2005 Madrid 35 INCENDIO EN EL CORAZÓN FINANCIERO DE MADRID ENTREVISTA El regidor no cree que sea peligroso construir nuevos rascacielos, siempre que se cumplan las medidas de seguridad ALBERTO RUIZ- GALLARDÓN Alcalde de Madrid Mi obsesión era que el fuego no se extendiera a todo Azca Ha vivido treinta horas de actividad frenética para superar la auténtica prueba de fuego del incendio de la torre Windsor. El alcalde asegura que todos los rascacielos de la capital que no cumplen la normativa de incendios están en proceso de adaptación: absolutamente todos TEXTO: SARA MEDIALDEA FOTOGRAFÍA: ERNESTO AGUDO ¿Cómo se entera del incendio y cuáles son sus siguientes pasos? -Por una llamada de Pedro Calvo, concejal de Seguridad. Estaba en casa, viendo una película de miedo, era poco antes de medianoche. Calvo me dijo que tenía un aviso de un incendio en una planta alta de la torre Windsor. Yo no suelo ir cuando se produce un incendio, salvo que haya circunstancias excepcionales como daños personales. Pero cualquier fuego en altura en Madrid siempre, siempre es una situación de riesgo. Y antes de las doce estaba allí. -Y allí permaneció toda la noche. -Si, por muchas razones. Hasta la una no se tomó la decisión de pasar de la estrategia ofensiva a la defensiva, cuando se ve que no había posibilidad de controlar el incendio desde dentro. Hubo que coordinar, establecer restricciones que afectaban a sistemas generales... Existía además el riesgo permanente de que el edificio se desmoronase. Por eso montamos allí el seguimiento. No se levantó hasta la una de la madrugada del lunes. -En estas 30 horas, ¿cuánto ha dormido el alcalde? -Después de que se declarase extinguido el incendio, algo más, pero poco. Pero no me gusta ponerlo encima de la mesa como si fuera un esfuerzo personal, porque no lo es. Cuando ves cómo están trabajando los funcionarios, la intensidad y eficacia de los bomberos, ver aparecer a los voluntarios que estaban fuera de servicio el alcalde tenía que estar con ellos. -Apenas dos horas después de iniciarse el fuego ya sabían que el edificio no tenía salvación. El incendio no tiene por qué afectar al proyecto olímpico para el año 2012 El Ayuntamiento no hubiera autorizado la construcción de un edificio como Windsor. No hubiese pasado las normas antiincendios -A la una ya sabíamos que el incendio no podía ser atacado desde dentro. Desde la 1: 30 pensamos que solamente se iba a apagar por consumición. No sabíamos cómo iba a evolucionar la torre: desde la planta 17 a la última, se desmoronó todo el muro cortina, y teníamos la duda de si eso mismo iba a ocurrir en el resto del edificio. Pero la planta técnica sirvió de soporte y freno. No actuó como cortafuegos, que era nuestra esperanza, pero sí evitó el derrumbamiento. Aparte de sus cualidades arquitectónicas, que sin duda las tiene, y de la resistencia de la estructura que se ha demostrado, el edificio se hizo en los años 70, con unos parámetros de seguridad muy inferiores a los que en estos momentos existen. -En esa larga madrugada ante aquel coloso en llamas. ¿qué es lo que pensaba el alcalde? -Había que trasladarles confianza y seguridad a las personas que estaban con los equipos: que el jefe de bomberos supiese que contaba con todo nuestro apoyo, que lo supiera el SAMUR, y la CAM y el Gobierno de la nación, que nos ayudaron desde el principio. ¿Y en qué pensaba? -Una vez que sabemos que el incendio era inapagable, tenía dos obsesiones: una, que no se extendiese, que todos los edificios de alrededor no entrasen en crisis, porque dada la configuración de la zona, hubiera afectado a todo Azca. Y segundo: era mi obligación ponerme en la peor de las situaciones, que el edificio se hubiera venido abajo, y adoptar medidas para que no hubiera víctimas personales. -En una misma semana, ha habido un atentado con coche bomba y este incendio. ¿Cómo afecta esto a las pretensiones de Madrid para 2012? -Son cosas diferentes. Creo que el incendio de Windsor no tiene por qué afectar. Un incendio sabemos que ocurre en todas las ciudades del mundo. Lo importante, de cara a la celebración del acontecimiento, es acreditar que cuando una catástrofe de esta naturaleza se produce, existe un mecanismo de respuesta rápido y eficaz. Por lo tanto, no afecta en absoluto desde mi punto de vista al proyecto olímpico. Cosa distinta es el tema de ETA, donde siempre se acredita la respuesta de serenidad de la ciudadanía. Ahí no es un accidente por un caso fortuito o una negligencia, sino una voluntad de perjudicar y de hacer daño. ¿Cómo ha reaccionado la ciudad ante el incendio? -Muy bien. Ha habido muchos miles de ciudadanos que no han podido utilizar su sistema habitual de transportes, lo que ha provocado molestias y una saturación de otros medios. Ha habido algunas personas que hasta mediodía del lunes no han podido ni siquiera retirar los coches que tenían estacionados en los aparcamientos de Azca. En todo caso, ha habido una conciencia cívica muy acusada y un espíritu colaborador por parte de los madrileños que quiero agradecer. -Tras el problema del incendio, ahora viene el de la demolición. -Si, y la va a hacer el Ayuntamiento, por ejecución sustitutoria, con cargo naturalmente a la propiedad. Eso nos permitirá hacerlo con la rapidez que exige que no exista situación de riesgo, y con la garantía de que no causará la mínima perturbación a los edificios colindantes. ¿No es peligroso, visto lo visto, construir más rascacielos? Hay previstos varios, y mucho más altos. -Lo que es peligroso es que no funcionen los sistemas de seguridad, que están perfectamente estudiados por los técnicos. La construcción en altura es una opción que todas las ciudades del mundo han adoptado. Cualquier edificio de distinta altura que se construye en estos momentos de acuerdo con los sistemas de seguridad no estaría sujeto a ninguno de los riesgos que ha tenido el Windsor. El rascacielos incendiado, en la actualidad no hubiese pasado de ninguna manera los controles de la normativa contra incendios. Hoy el Ayuntamiento no hubiese autorizado la construcción de un edificio como Windsor. Esa es la razón por la que se estaban realizando unas reformas muy importantes. ¿Todos los demás rascacielos de Madrid cumplen la normativa? -Todos los que no la cumplen están en proceso de adaptación: absolutamente todos.