Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Madrid INCENDIO EN EL CORAZÓN FINANCIERO DE MADRID EL TRANSPORTE MARTES 15 2 2005 ABC Los cortes de tráfico en la zona cero provocan colapsos en el Metro y un caos de circulación Dos de las tres líneas suspendidas quedaron reabiertas por la tarde Chamberí desde Moncloa, el paseo de la Castellana y la estación del suburbano de Tribunal fueron las zonas más afectadas por la saturación CARLOS HIDALGO MADRID. Caos circulatorio y colapsos en algunas líneas de Metro fue lo que se vivió a primera hora de la mañana en el centro de la capital a causa de las importantes restricciones al tráfico privado y público que tuvieron que imponerse en el perímetro de seguridad establecido en torno a la zona cero Los accesos al área afectada por el impresionante incendio de la Torre Windsor, que por fin fue técnicamente extinguido a la una de la madrugada de ayer, quedaron taponados en plena hora punta. Algo más que previsible teniendo en cuenta que se trata del distrito financiero de la capital, que, además, está atravesado por una de las vías neurálgicas y más largas de la ciudad, el paseo de la Castellana. Las llamadas, necesarias, a la colaboración realizadas desde el Ayuntamiento para que se evitara el paso por la zona afectada y se utilizara el transporte público- -pese a que 3 líneas de Metro, 4 de Cercanías y 5 de autobuses quedaron parcialmente suspendidas- -tuvieron dos efectos: por un lado, que muchos conductores dejaran por un día sus vehículos en casa, aunque esto no evitó el caos en el centro; y, por otro, que estas personas decidieran desplazarse a sus lugares de trabajo mediante el transporte público, lo que trajo serias complicaciones en puntos muy concretos. b Los accesos a El intenso tráfico de La Castellana, a última hora de la tarde de ayer emplear casi una hora en recorrer 1 kilómetro de distancia por esta área, que continuaba por la calle de José Abascal, que engarza con La Castellana. Algunos conductores relataron a Efe sus quejas por la escasa presencia de agentes de movilidad controlando el tráfico en la zona. DANIEL G. LÓPEZ Zona cero La presencia de estos efectivos sí era más que palpable a lo largo del paseo de la Castellana, sobre todo, entre la plaza de Cuzco y la de Gregorio Marañón, eje en el que se concentran las calles cortadas por el dispositivo especial de seguridad en torno a la Torre Windsor. De cualquier manera, las previsiones municipales contaban con este caos, habida cuenta de que se trataba de un lunes por la mañana, en el que la ciudad recupera su vertiginoso ritmo después del fin de semana. Aún así, hubo algunos trabajadores del área acordonada que intentaron pasar a su puesto, algo que fue vetado por los agentes de seguridad que vigilan el recinto. También hubo numerosos madrileños que optaron por evitar esa zona y, para acceder al centro desde el norte, utilizaron la calle de Serrano, que, ya entrado el mediodía, continuaba presentando atascos en el tramo entre Concha Espina y la plaza de la República Argentina. En similar situación se encontraba la zona de Los Bulevares o M- 20 -eje Goya- Alonso Martínez- Bilbao- San Bernardo- Argüelles- pero la peor coyuntura es la que sufrió la M- 30, que vio incrementado su ya de por sí espantoso tráfico desde el Puente de los Franceses, al noroeste, hasta Chamartín, pa- sando por el nudo sur; y, en el sentido opuesto, desde el Puente de Vallecas al de los Franceses. En esos puntos, las retenciones se incrementaron conforme se acercaba el mediodía. En el paseo de la Castellana, quizá la vía que más temores iniciales despertó, se vivió una curiosa paradoja. Por un lado, el acceso desde la calle de Joaquín Costa, pasadas las once de la mañana, presentaba importantes retenciones justo en medio del túnel que sale al elevado de Raimundo Fernández Villaverde, que se encontraba cortado al tráfico. En ese punto se habilitó un carril especial que desviaba el tráfico a las calzadas laterales del paseo de la Castellana. Allí, la concentración de coches era importante, aunque los carriles centrales en sentido norte presentaban menor intensidad de tráfico que cualquier día laborable. Todo lo contrario a lo que ocurría en sentido opuesto, desde la plaza de Castilla, muy especialmente entre Cuzco y Gregorio Marañón. Orense Raimundo Fernández Villaverde Los accesos a Orense- -parcialmente cortada- -por la avenida del General Perón eran casi imposibles a primera hora de la mañana, aunque a mediodía el tráfico era bastante fluido. Lo mismo ocurrió en Comandante Zorita y el tramo libre de Basílica, hasta su esquina con Orense, donde comenzaba la prohibición. En esta última calle se produjo una situación parecida a la del paseo de la Castellana. El tramo no afectado por las restricciones, aunque estaba totalmente flanqueados por coches estacionados a izquierda y derecha, sí apareció a mediodía prácticamente huérfano de tráfico. Algún conductor definió la estampa que presentaba como la imagen de la Gran Vía vacía en la película Abre los ojos de Alejandro Amenábar Raimundo Fernández Villaverde estaba cortada al tráfico, lo que no impidió que centenares de personas se agolparan tanto en esta vía como en Agustín de Betancourt, también sin tráfico, para tomar imágenes con el móvil o la cámara de la imagen desvencijada de lo que quedaba de la Torre Windsor. Finalmente, en el casco viejo se produjeron durante toda la mañana retenciones más importantes aún que lo normal Accesos Hay que destacar el taponamiento que se generó en los accesos a la almendra central por la zona oeste, incluidas las entradas a la capital por la carretera de La Coruña, la A- 6. Muy especialmente, la situación fue crítica en la plaza de Cristo Rey. De hecho, a las siete y media de la mañana, una gran fila de vehículos se encontraba prácticamente parada en el interior del túnel de la mencionada plaza, a la altura de la calle de Cea Bermúdez, entrada por la zona oeste al distrito de Chamberí, uno de los principales afectados por las restricciones. La razón principal fue, indicaron fuentes municipales, que los ciudadanos, con buen criterio evitaron entrar por Reina Victoria, pues ésta conduce a la glorieta de Cuatro Caminos, donde se están ultimando las obras del nuevo túnel y que, además, engancha Raimundo Fernández Villaverde, cortada al tráfico. Se llegó a Vista aérea de la calle de DANIEL G. LÓPEZ Agustín de Betancourt, cortada al tráfico