Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MARTES 15 2 2005 ABC Nacional Ex militares tunecinos, instructores en bases de Al Qaida, controlan mezquitas de Valencia Informes policiales advierten de la creciente influencia de los fundamentalistas en la comunidad musulmana b Miembros del Movimiento AnNahda, que estuvieron en contacto con Lamari, emir del 11- M, pugnan con otros sectores para expandir la doctrina integrista J. PAGOLA D. MARTÍNEZ MADRID. Informes de las Fuerzas de Seguridad advierten de la creciente influencia y control que en la comunidad musulmana de Valencia está ejerciendo el movimiento fundamentalista An- Nahda, cuyos máximos responsables, ex militares tunecinos, han sido instructores en campos de adiestramiento de Al Qaida en Sudán. De sus contactos con elementos terroristas son botones de muestra Allekema Lamari, emir de la célula del 11- M, y Driss al Atellah, detenido en Bélgica por delitos de terrorismo, quienes junto con miembros de An- Nahda fundaron una asociación islámica llamada Assalam (paz) La sede se abrió en el número 10 de la calle Periodista Lorente, en Valencia, y fue conocida como la mezquita de los tunecinos o de los integristas Según recogen los informes a los que ha tenido acceso ABC, el movimiento fundamentalista An- Nahda, inspirado en la doctrina de los Hermanos Musulmanes y de origen tunecino, tiene en España una estrategia muy definida: controlar a los musulmanes que viven en la Comunidad valenciana. Para ello, cuenta con dos motores: apoyo financiero y ayuda internacional. El primero lo recibe de un país del Golfo Pérsico y la segunda del Reino Unido. Desde Londres, donde tiene su sede la dirección de An- Nahda, los responsables en España de este movimiento han recibido la consigna de iniciar un proceso de infiltración en las mezquitas más importantes de la Comunidad valenciana: Mednia Manowara en Onteniente, Al Fath en Valencia, Noor en Castellón de la Plana y Burriana y en la de Gandía, así como en el Centro Cultural Islámico de Valencia. El poder de los fundamentalistas 1. -En los 90, 4. -Reciben ayuda económica de un país del Golfo Pérsico y apoyo ideológico de la cúpula de este grupo, instalada en Londres El movimiento An- Nahda pugna por hacerse con el poder en la comunidad musulmana Castellón de la Plana Burriana Valencia Lugares donde intentan hacerse con el control Mezquita de Noor Mezquita de Burriana Centro Cultural Islámico y mezquita de Al Fath. Miembros de An- Nahda, junto a los terroristas de Allekema Lamari y Driss el Atellah, crearon en 1992 la asociación islámica Assalam, situada en la calle Periodista Llorente n 10 de Valencia Mezquita de Gandía Mezquita de Mednia Monawara Infografía ABC miembros de An- Nahda se infiltran en el Ejército y se Allekema Lamari exilian. Una Detenido en Valencia en 1997 parte viene a por formar parte de una célula España de apoyo al grupo terrorista GIA. Driss el Atellah fue detenido en Bélgica por delitos de terrorismo Fue emir de la célula del 11- M 1 3 2 Onteniente Gandía 2. -Durante el trámite de asilo político, la mayoría se traslada a Sudán. Allí los radicales fueron instructores en campos de Al Qaida Alicante 3. -Regresan a España, asentándose en la Comunidad Valenciana Se suicidó el 3 de abril de 2004 en el piso de Leganés junto con otros seis autores materiales de la matanza Activistas de An- Nahda se exiliaron a España Los orígenes del movimiento que en 1989 pasó a denominarse An- Nahda se sitúan en la década de los 70 y 80. Durante esos años, islamistas tunecinos se agruparon en torno al Movimiento de Tendencia Islámica (MTI) Sus integrantes, desde la clandestinidad, realizaron labores de adoctrinamiento, captación y muchos de ellos se infiltraron en la administración, las Fuerzas Armadas y la Policía. Paralelamente, activistas de este movimiento participaron en actos de alteración del orden público y en dos atentados cometidos contra hoteles de Sousse y Monastir, en los que resultaron heridos varios empleados y turistas. Ben Ali, al llegar a la presidencia de Túnez, quiso normalizar la situación política. Por ello, permitió la participación del Movimiento de Tendencia Islámica en el Consejo Superior Islámico y autorizó la publicación de su periódico El- Fajr. Estas medidas liberalizadoras no satisficieron al movimiento An- Nahda, que prosiguió con su actividad terrorista, paralela a su labor de infiltración en las Fuerzas Armadas con el objetivo de dar un golpe de Estado. Ante ello, las actividades de este grupo fueron neutralizadas y muchos de sus militantes, antes de caer presos, se exiliaron a distintos países europeos, entre ellos España. Un campo de entrenamiento de Al Qaida Esta posibilidad es considerada en los informes de las Fuerzas de Seguridad como un riesgo, por cuanto supondría que el islam en Valencia estaría bajo la órbita fundamentalista y dirigido por personas que han impartido cursillos en campos de adiestramiento de Al Qaida. Éste es el caso del máximo responsable del grupo An- Nadha, quien estuvo en Sudán durante el tiempo en que residió en este país Osama Bin Laden. Según recogen los informes policiales, la mayoría de los nahdauis -nombre que reciben los miembros de An- Nahda- -que ahora viven en España pidieron asilo político a principios de los años 90. Durante el tiempo que duró esta tramitación, muchos de ellos se trasladaron a Sudán, donde fueron instructores por su condición de haber sido militares en Túnez, en campos de entrenamiento de muyaidines ABC que la organización Al Qaida tenía en dicho país. Asociación Assalam Ante estos hechos, los informes destacan también el riesgo que supondría que personas con estos antecedentes estuvieran dirigiendo y controlando la comunidad musulmana en Valencia. A ello suman que a finales de 1992 un grupo de nahdauis junto a otro de jóvenes marroquíes y argelinos, entre ellos los terroristas Allekema Lamari y Driss el Atellah, fundaran en 1992 una asociación islámica denominada Assalam y que fue conocida como la mezquita de los tunecinos o de los integristas Lamari fue detenido en España en 1997 por constituir en Valencia una célula del grupo terrorista argelino GIA. Tras permanecer unos años en prisión, fue excarcelado por un error de Cuotas de poder Las estrategias para controlar a la comunidad musulmana están dirigidas por el máximo responsable del grupo fundamentalista An- Nahda en España. Esta persona, a través de sus contactos institucionales, su posición dentro del Centro Cultural Islámico de Valencia y gracias a la financiación que recibe, está acaparando- -según los documentos conocidos por ABC- -cuotas de poder con el fin de convertirse en el líder de la comunidad musulmana en Valencia.