Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes LUNES 14 2 2005 ABC El domingo 6, manteado por sus jugadores después de ganar el Mundial Hasta hace ocho días seleccionador nacional de balonmano, ayer Juan Carlos Pastor perdía con el BM Valladolid en el Palau ante el Barcelona cuando siete días antes festejaba la consecución, en Túnez, del Mundial. Su ilusión es que el balonmano siga estando en el punto de mira, aunque intuye que lo de salir en las portadas es algo temporal Se acabó la semana de gloria TEXTO: ENRIQUE YUNTA FOTOS: EFE Y ELENA CARRERAS BARCELONA. Hace una semana, Juan Carlos Pastor se proclamaba en Túnez campeón del mundo al frente del combinado nacional de balonmano. Ayer, el técnico volvía a dirigir al BM Valladolid después de vivir siete días atípicos y con una agenda cargada de citas y compromisos. Es un hombre serio y sencillo. Habla del triunfo en Túnez con normalidad, sin querer que el éxito le cambie. Su mujer le define como un extraterrestre por ser tan comedido a la hora de expresar sus sentimientos. Mantiene los pies en el suelo y asegura que está de nuevo centrado en su club. Pese a todo, es consciente de que ha logrado una hazaña histórica y entiende toda la repercusión mediática que se ha generado: No he tenido mucho tiempo para asimilar las cosas. No hemos parado: cada día un acto, de entrevista en entrevista, el teléfono que no deja de sonar... Vuelves a la realidad cuando te ves con tu equipo. Pero sigue siendo una vorágine bén Garabaya, además del propio Pastor, en el equipo castellano y leonés- En Rades, en el pabellón 7 de noviembre, había 12.000 personas. En el Palau, 4.000. También estaban los Duques de Palma, pero ayer no vibraron tanto como en tierras africanas. Era la vuelta a la realidad, como explicaba Juan Carlos Pastor. Para llegar a la Ciudad Condal, el BM Valladolid tuvo que viajar el sábado durante más de diez horas por carretera (salió a las 10.30 y llegó pasadas las 21 horas) hasta la turística localidad de Lloret de Mar (Gerona) donde estará concentrado hasta el jueves, ya que el miércoles se enfrenta al Granollers. Una paliza de viaje a escasas horas de un duelo ante uno de los punteros de la competición. No se me caen los anillos porque sé de dónde vengo. Llevo diez años entrenando al BM Valladolid. ¿Que nos pasamos diez horas y media de viaje para llegar a Barcelona? Pues vale. Sé que estoy en un club modesto afirma. Pescado para cenar Terminada la cena en el Hotel Guitart, el entrenador vallisoletano recuerda cómo vivió la noche previa a la final del Mundial. Hace una semana, a estas horas (22.30) ya habíamos montado los vídeos de Croacia. Cenamos a las 21.30 y terminamos a las 22.10. Esa noche cené lo de siempre. Por la noche me gusta comer pescado. También me comí una ensalada. Luego, tomé un café tranquilamente y a las 00.00 me fui a la cama. Por las noches suelo hablar Hasta 64 llamadas perdidas Dice Juan Carlos Pastor que en siete días ha hecho más entrevistas que en los 36 años que lleva de vida. El domingo pasado no dejó de hablar con los medios de comunicación. Después de la final estuve hablando con un compañero y cuando colgué, al cuarto de hora, tenía 64 llamadas perdidas, de locura Sabe que es una situación temporal, aunque confía en que el balonmano siga siendo noticia. Creo que ya no saldremos únicamente en los breves de los diarios. La gente ahora está muy enganchada. Durante unos días hemos ilusionado a muchos y eso ya nos hace felices. España necesita alegría Siete campeones en pista El BM Valladolid jugaba ayer en el Palau ante el Barcelona. Siete de los héroes de Túnez sobre la pista- -David Barrufet, Fernando Hernández e Íker Romero por parte del conjunto catalán y David Davis, Chema Martínez y Ru- con el chófer, con Mateo (delegado del BM Valladolid) Ahí en Túnez siempre estaba con Alex Bulligan o con los delegados y los médicos. Los últimos días estuve con mi esposa, que estaba en otro hotel relata. Esta vez, la situación era diferente. El cansancio del viaje era más que evidente y el partido ante el Barcelona no tenía la misma trascendencia que el de Croacia. Aun así, Juan Carlos Pastor afirma que no tuvo problemas para conciliar el sueño la noche antes de la final. Dormí bien. Lo que pasa es que ahí se levantaba el día con un sol impresionante. Encima, las cortinas de mi habitación no se podían plegar del todo Una habitación desde la que veía el mar y en la que pasó horas de reflexión y análisis. No salí mucho del hotel. Túnez me daba un poco de respeto matiza. Ayer, Juan Carlos Pastor se levantó antes de las 8.30. Tomó un café, desayunó con el grupo y se montó en el autocar. Fue ovacionado a su llegada y aclamado por el público cuando en la megafonía del Palau se oyó su nombre. Parecía que se iba a consumar una semana redonda cuando en la primera mitad su equipo adquirió una renta de ocho goles. Pero acabó sucumbiendo ante los azulgrana (34- 32) A buen seguro, la vuelta a Lloret de Mar la pasó dormi-