Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 2 2005 Deportes 97 LIGA DE CAMPEONES ANTE EL REAL MADRID- JUVENTUS Envidiado y criticado, pero rey del mercado A sus 67 años es el personaje más controvertido del fútbol italiano. Polémico, criticado y envidiado... pero el indiscutible rey del mercado. Ahora mismo una nueva denuncia del ex patrón del Ancona sobre su persona y sus gestiones ha llegado al Parlamento. Moggi anuncia querellas para defender su honor, pero realmente está acostumbrado porque ni es la primera vez ni será la última. Comenzó su carrera como técnico en las divisiones inferiores del Juventus. Y a finales de los setenta fue fichado como director deportivo por el Roma. Luego pasó por el Lazio y el Torino para, del 87 al 91, recalar en Nápoles, donde fabricó aquel equipo de Maradona que ganó dos Ligas, una UEFA y una Copa de Italia. Vuelta al Torino en el 91, etapa en la que según él realizó su gestión más exitosa porque, sin dinero y con una plantilla limitada, los granas quedaron segundos en el scudetto y ganaron la Copa. Aquello fue casi un milagro. Una cosa importante, como decimos en Italia Nuevo salto al Roma (93- 94) y regreso a sus orígenes en el verano del 94, para ir ascendiendo escalones en el club juventino. De mánager al Consejo de Administración pasando por la dirección general. LUCIANO MOGGI Director deportivo del Juventus En mi club no se dice quiero a éste; si acaso, necesito a éste Siempre en primer plano de la actualidad, es el cerebro gris del Juventus. Intocable para los suyos, desde el resto de los clubes se dispara contra su figura por cómo maneja los hilos de los despachos, pero también es verdad que cuando necesitan jugadores o técnicos recurren a él TEXTO ENRIQUE ORTEGO FOTO IGNACIO GIL TURÍN. Es el direttore por excelencia del calcio El hombre más poderoso a nivel técnico. Nadie tiene su agenda, sus contactos ni, por supuesto, su experiencia. ¿Qué supone ser el hombre con más peso en el fútbol italiano? -Si fuera verdad lo que usted dice sería una responsabilidad y un orgullo. Llevo muchos años haciendo mi trabajo lo mejor que sé y, si se me reconoce como tal, bien. Pero también se me critica mucho. Estamos hablando del Juventus y aquí vas primero y parece que vas quinto. Puede que sea un problema de envidia. Aquí pasa como en el Real Madrid, hay que ganar y jugar bien, porque de lo contrario estás en crisis. Otros ganan y juegan mal y se dice que tienen más personalidad que nosotros. La moda es meterse con los vencedores. ¿Y cuál es su secreto para haber llegado a acaparar tanto poder? -Saber escuchar antes de hablar. Fue un consejo que me dio Liedholm en el Roma. El fútbol es un mundo de locos y hay que presentarse como una perso- na seria, que sabe escuchar. No digo lo del mundo de locos desde el lado negativo, todo lo contrario. Es un mundo de personas muy inteligentes y preparadas y hay que vencerlas. ¿Un jugador que no haya podido fichar? -Ninguno, todos los que he buscado han querido venir conmigo. Hay uno, Stankovic, que ahora está en el Inter. No ha querido venir al Juventus, pero se llama Stankovic, no se olvide. En Italia no hay ningún equipo con la mentalidad que tiene el Real Madrid, ni en los despachos ni en el campo; como club puede fichar lo que quiere y como equipo busca siempre marcar un gol más que el rival ¿Y su gran fichaje? -Si tengo que elegir uno, éste es Zola. Le fiché del Torrese (C 1) para que jugara en el puesto de Maradona, ahí es nada, y ha llegado a lo más alto. No olvido a Alemao, Careca, Francini, Crippa... -Y para un veterano como usted, ¿qué representa la llegada al fútbol de Florentino, Abramovich. -Muy buena noticia para los clubes que quieren vender. Rompen el mercado, pero también lo mueven. De hecho lo han resucitado porque estaba muerto. Yo en el Juventus no puedo hacer lo que ellos. Aquí uno más uno son dos. Para comprar uno tengo que vender otro. Ahora tenemos que ir a buscar jugadores que queden libres, de coste cero y jóvenes. Con calidad, pero jóvenes. Para nosotros ahora es imposible fichar a un Adriano o a un Van Nistelrooy. -Su forma de trabajar es muy distinta, por ejemplo, a la del Madrid. -Por supuesto. Nosotros estamos en Bolsa. En el Juventus el yo quiero a tal no existe, como mucho decimos yo necesito. Por eso siempre tenemos un en- trenador de club que piensa en el club, no en él. Capello es así, por eso está aquí. Nosotros escuchamos sus consejos. Si se puede, se hace, pero si no hay dinero no gastamos lo que no tenemos. Aquí en Italia no hay ningún equipo con la mentalidad del Madrid. El Real es un equipo- espectáculo, todos atacantes. Nosotros no pensamos que marcamos tres si nos meten dos. Lo importante para nosotros es no recibir un gol, porque entonces estaremos más cerca de la victoria si hacemos uno. -Florentino quiere ahora precisamente a Adriano. -Con su carácter estoy seguro de que hará todo lo posible por tenerlo. Le conozco bien, ataca, ataca y siempre llega hasta el final, nunca se rinde. Sé cual es su táctica. Siempre llega a un acuerdo con el jugador. El club dice no. pero el jugador dice sí. Y al final, lo hace. -Así lo hizo con Zidane. ¿Sabe que ahora dice que hubiera pagado lo que le hubiera pedido por él? -Lástima que no lo dijera entonces... Pero Zidane tenía 29 años y Adriano, 24. Y fue récord de traspaso. Fue una gran operación para nosotros. A Florentino le quiero mucho. Amaba Nápoles, le gustaba la pizza napolitana. Por Zidane estuvimos hablando dos meses. En Nápoles, en Turín, en Suiza... A mi amigo Florentino le deseo que lo gane todo, después de perder con el Juventus en la Champions