Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 LUNES 14 2 2005 ABC Deportes Salvado a zapatazo limpio En tres minutos el Real Madrid dio la vuelta a un partido en el que fue vapuleado por un Osasuna muy superior en todas las líneas JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Se ve y no se cree, por mucho que uno se frote los ojos. Zarandeado por aquí y por allá, vapuleado en todas las líneas, salvado por Casillas ora sí ora también, y con dos palos que evitaron el fin de la historia. Así estaba el Madrid en Pamplona. Le vio el Osasuna arrinconado, tembloroso y pidiendo la hora para evitar la goleada y se dio un respiro. Dio un paso atrás y ¡zas! Dos zapatazos blancos y los navarros estaban en el suelo, hechos añicos. Y es que la flor de Luxemburgo es grande y olorosa, porque pocos partidos habrá ganado el Madrid como éste, sin ver el balón durante muchos minutos y metiendo el dedo en el ojo del rival por el único y pequeño resquicio que quedaba. Lo cierto es que esta clase de partidos norteños al Madrid le hacen llorar, y si es en Pamplona, lo que le caen son lágrimas de sangre. Llega el Osasuna y se cree que enfrente está el Sevilla (eterno rival de porra y mazo) así que cogen el sable entre los dientes y empiezan a lanzar mandobles a diestro y siniestro. Con el Madrid, además, a los pamplonicas los ojos siempre se les ponen en ebullición, sacan cuatro piernas, crecen diez centímetros y afloran tres pulmones en cada jugador. Ayer hubo de todo eso que sucede cada año, pero multiplicado por tres, tanto que el Madrid estuvo quince minutos sin salir de su área y veinticinco sin pasar al campo rival, tal era la garra de acero que el Osasuna puso sobre su garganta. Ni respirar podían los blancos, atenazados sobre Casillas, que no paraba de meter brazos, manos y cuerpo para atajar la avalancha. Cierto es que el ejercicio defensivo de los blancos fue loable en estos minutos de acoso y derribo, con orden, firmeza y muchas dosis de Casillas, que nunca falla. Eso sí, salir con el balón OSASUNA REAL MADRID 1 2 Osasuna (4- 2- 3- 1) Sanzol; Izquierdo, Cruchaga, Josetxo, Clavero; Puñal, Pablo García; Valdo, Webó (Aloisi, m. 53) Moha (Delporte, m. 82) y Morales (Milosevic, m. 77) Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Míchel Salgado, Helguera, Samuel, Roberto Carlos; Beckham, Gravesen (Solari, m. 60) Zidane, Guti (Owen, m. 72) Raúl y Ronaldo (Borja, m. 89) Árbitro Pérez Burrull, del Comité Cántabro. Tarjeta amarilla a Josetxo, Puñal, Míchel Salgado, Pablo García, Roberto Carlos, Delporte y Clavero. Goles 1- 0, m. 35: Webó. 1- 1, m. 76: Owen. 1- 2, m. 79: Helguera. jugado fue imposible; bueno, ni jugado ni no jugado, porque el Madrid nunca tuvo el balón, que fue rojo rojísimo. Nadie apareció entre los blancos en esos minutos de terror, de continua marea roja. Guti (tan adorado estos últimos meses) fue superado por los acontecimientos, a Zidane se le veía agobiado por todos lados y los delanteros desaparecieron entre los lobos locales. De Beckham no se tuvo noticias, no se suelen tener cuando el rival es más sencillo, mucho menos cuando le pasa por encima un tanque de este tonelaje. Insólito desenlace Curiosamente, el Madrid, con ciertas dosis de suerte, pasó indemne del martillo pilón que le puso delante Aguirre pero, lo que son las cosas, cuando empezaba a sacar la cabeza con cierta timidez, le llegó el gol en contra. Fue un doble error de los centrales, pues Samuel no apretó a Morales en el salto. Éste dejó el balón con comodidad a We- bó, que se vio favorecido por la indecisión de Helguera, que ni salió ni llegó al corte. Luego, gol, y menos mal que el balón no le dio a Casillas porque, como mínimo, le habría partido la cara pues el cañonazo era puro peligro físico para quien osara ponerse en medio. Si el Madrid no la vio en la primera parte, tampoco se crean que la olió mucho en la segunda mitad. Por contra, el Osasuna dispuso de tantas ocasiones de gol que la cosa empezó a oler mal para los navarros. Quien más quien menos comenzó a ver que si no habían rematado el partido en los dos palos que metieron y con las ocasiones de Morales, Pablo García y Valdo, algo extraño pasaba. Los blancos habían disparado dos veces en una hora de partido y el primer remate, de Ronaldo, no merece ni ser llamado tiro. Pero había tufillo. Tufillo a perdón, tufillo a que me estás dejando vivir y soy un tipo muy peligroso. Tufillo raro... Y tanto. En tres minutos el Madrid dio la vuelta al partido. Lo hizo a zapatazo limpio, con dos faltas que no pudo retener Sanzol (tremenda cantada en el segundo) y que remataron Owen y Helguera. El Sadar no daba crédito a lo que veían sus ojos. Le habían puesto la cara roja al odiado contrario, corriendo cinco veces más, creando multitud de ocasiones, arrinconándole de continuo y, de pronto, estaban abajo en el partido, con los pulmones partidos en dos y sin posibilidad alguna de volver a nivelar el encuentro. La vida es dura para los jornaleros del fútbol pero ayer, además de injusta, fue para que los navarros llorasen. El Madrid, eso sí, había jugado sus bazas de siempre. Fútbol no hizo, pero puso en el tapete sus individualidades y su tremenda pegada, que es demoledora. Sigue la caza, pero de pura chiripa. Luxemburgo: Ya sea justo el resultado o no, esto es fútbol ABC PAMPLONA. El entrenador del Real Madrid, Vanderlei Luxemburgo, prefirió ver el lado positivo de lo ocurrido y declaró que estoy satisfecho de cómo hemos reaccionado y del espíritu campeón que hemos demostrado. Hemos aguantado ante un rival muy aguerrido y para ganar el campeonato hay que pelear siempre. Justicia o no, esto es fútbol El técnico blanco destacó el hecho de haber conseguido los dos goles en jugadas a balón parado porque entrenamos mucho estas jugadas y el balón parado es parte del fútbol. Jugar aquí ASÍ JUGARON OSASUNA Sanzol: mal. Izquierdo: regular. Cruchaga: regular. Josetxo: bien. Clavero: regular. Puñal: bien. Pablo García: notable. Valdo: bien. Webó: bien. Moha: bien. Morales: bien. Aloisi: mal. Milosevic: mal. Delporte: sin calificar. El técnico: Javier Aguirre. Notable. Impecable planteamiento. Tremendo derroche físico que dejó al rival en nada. La pega: cinco minutos de relajación que fueron mortales. Lo mejor: La presión, tremenda, del equipo durante casi todo el partido. La clase de Pablo García que, aunque es cierto que pega mucho, también juega un quintal. Los extremos, muy incisivos. Lo peor: Sanzol, que no estuvo afortunado. Perdió excesivas ocasiones de gol. REAL MADRID Casillas: muy bien. Salgado: regular. Helguera: regular. Samuel: regular. Roberto Carlos: bien. Beckham: mal. Gravesen: regular. Zidane: mal. Guti: mal. Raúl: regular. Ronaldo: mal. Solari: bien. Owen: bien. Borja: sin calificar. El técnico: Vanderlei Luxemburgo. Regular. Aunque se vio superado por el planteamiento local, al menos tuvo la virtud de acertar en los cambios y en la nueva estructura del equipo. Lo mejor: Aguantó a pie firme la avalancha de la primera mitad, aunque lo basó todo en un Casillas formidable que salvó los muebles una vez más. La entrada de Solari y Owen fue muy oportuna. Lo peor: Sin juego para salvar la barrera rojilla. Superados en todas las líneas. es muy difícil y he de reconocer que el Osasuna creó muchas oportunidades Respecto a su récord de siete victorias consecutivas en Liga como entrenador debutante, el brasileño comentó: No pasa nada, lo importante es que mantenemos el segundo puesto y estamos cerca. Los récords no representan nada si no ganamos la Liga El que estaba realmente apesadumbrado era el entrenador de Osasuna, Javier Aguirre: El vestuario está muy fastidiado porque mereció ganar y fue mejor que el rival. Ya me parecía injusto el empate y lo último está fuera de toda lógica y normalidad