Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad LUNES 14 2 2005 ABC GERARDO DELGADO Presidente de la Real Sociedad Española de Física España dedica a enseñar Física la mitad de horas que los países de nuestro entorno Es un enamorado de la Física y se afana por fomentar un mayor interés y amor por la ciencia en general y por la Física en particular. Gerardo Delgado, presidente de la Real Sociedad Española de Física, confía en que el Año Internacional de la Física en España, inaugurado el viernes último en el Congreso de los Diputados, sirva para reivindicar la importancia de esta ciencia y su trascendencia para el progreso de nuestro país ¿Cuál es el objetivo de esta celebración? -Es, por un lado, un homenaje a Einstein, que hace cien años escribió cinco artículos esenciales en los que desarrolla especialmente la relatividad y parte de la mecánica cuántica. Pero su finalidad esencial es acercar la Física a la sociedad, y sobre todo motivar a la gente joven para que haga carreras científicas. Muchos de nosotros pensamos que la Física es apasionante y nos enamoramos de ella cuando éramos muy jóvenes, pero el sistema actual de enseñanza aleja a la gente de la Física y de la ciencia en general. ¿Por qué? -Porque no se enseña bien y los estudiantes piensan que es aburrida, que es un rollo y que, además, es difícil. Tenemos un verdadero problema y es que, en pocos años, el número de estudiantes de Física en las universidades ha descendido de 18.000 a 13.000. ¿A qué atribuye este descenso? -En primer lugar, el sistema español dedica a la enseñanza de la Física la mitad de horas que los países de nuestro entorno. Es imposible, con esa carga lectiva, conseguir que los alumnos que estudian esta materia en Secundaria y en Bachillerato la encuentren apasionante y, por tanto, en lugar de acercarse a ella se alejan. Con este sistema, la Física se explica mal, sin contenidos, en una pizarra con cuatro fórmulas, buscando unos resultados. Además y curiosamente, los alumnos que se matriculan en Física o en Ingenierías no saben Física. Y esto no puede ser. No debería haber ningún estudiante de ciencias o de ingenierías que no supiera Física. ¿Cómo es posible esto? -La Física se ha convertido en un ogro y, como es optativa, nadie quiere cursarla para no estropear el expediente con una mala nota que dificulte el acceso a la Universidad. Esta circunstancia obliga a implantar cursos cero para que los nuevos universitarios conozcan lo esencial de la Física y puedan seguir sus estudios. ¿Qué solución aporta? -Hay que reorganizar la enseñanza de manera sensata. No se trata de que los alumnos tengan 50 horas de clase, sino que cuenten con algunas más y se Se ha eliminado prácticamente la enseñanza de la Física en Secundaria y Bachillerato y es sorpendente que los alumnos comiencen carreras científicas y técnicas sin conocerla TEXTO: MILAGROS ASENJO FOTO: DANIEL G. LÓPEZ El profesor Delgado, en un momento de la entrevista combine la enseñanza en el aula y en el laboratorio, porque es en el laboratorio donde se descubre la belleza de la Física y nace la pasión por ella. Los profesores necesitan el laboratorio para explicar sus experimentos y transmitir su pasión por la ciencia. Detrás de nuestro amor por la Física siempre hay un profesor. -Usted habla de que lo que se enseña no es adecuado, ¿cómo define esta carrera? -Es una carrera que responde a las grandes preguntas y es una maravilla intelectual relacionada con la Filosofía. En este sentido hay un dato evidente: en la Universidad de Columbia todos los estudiantes jóvenes de cualquier carrera cursan Física durante un semestre y su profesor es el Nobel Störmer. -En definitiva, ¿qué es la Física? -Es simplemente mirar a la naturaleza y encontrar una descripción lógica de ella. Es abrir los ojos a lo que nos rodea. Y así, como decía Ortega, la Física es apasionante y útil a la vez. ¿Dónde se encuentra esa utilidad? -Tiene múltiples aplicaciones. Es la base esencial para la Medicina. Si entramos en un hospital, sentimos cons- tantemente su presencia, ya que es un componente esencial de la tecnología médica. Es esencial para el medio ambiente o para la energía. La Física es, en definitiva, esencial para la tecnología y para todos los problemas que tiene abiertos la humanidad, para el bienestar de la humanidad. Cuando hablamos de un móvil, de un ordenador, de internet, de los transportes o de los satélites que nos permiten predecir el clima con varios días de antelación, la física está detrás. La física ha revolucionado la agricultura, la seguridad... Por ejemplo, en un país desarrollado se hubieran evitado casi todas las muertes provocadas por el tsunami. La ciencia está para protegernos. -Luego, la Física no es algo aislado... -No, no. Como he dicho, se relaciona con la Química, con la Medicina, con la Biología. Se dice que el siglo XIX ha sido el de la Química, el XX el de la Física y el XXI será el de la multidisciplinaridad. -Es decir, que en nuestro futuro la Física juega un papel decisivo... -En efecto. Nos estamos jugando mucho. España ha logrado un gran nivel económico, pero si queremos mantenernos en lugares importantes del mundo debemos desarrollar la ciencia y la tecnología. Y esto pasa por la Física. -Hablemos de investigación. ¿Dónde está España dentro del contexto internacional? -En investigación estamos muy bien. Tenemos una gran generación de jóvenes científicos en general y, en particular, de buenos físicos, que generan el 3 por ciento de la investigación mundial en este campo. ¿Y el futuro? -Confío en que el Gobierno cumpla las promesas que hizo el presidente Rodríguez Zapatero cuando era candidato y aporte más recursos, porque nuestro futuro está en juego. Con todo, es preocupante la falta de perspectivas para los jóvenes y, en el caso de los becarios de programas Ramón y Cajal, hay que facilitarles una auténtica carrera científica. -El próximo mes de julio, España organizará en Salamanca la 36 Olimpiada Internacional de Física, ¿qué espera de ella? -De acuerdo con los pobres resultados de olimpiadas anteriores, donde quedamos entre los cinco últimos países del mundo, estoy convencido de que pese a jugar en casa los resultados serán modestos, en la misma línea de los últimos años. No obstante, la organización será perfecta y me gustaría que este acontecimiento fuera un revulsivo para tomarse en serio la mejora de esta enseñanza.