Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 2 2005 Nacional 29 REGULARIZACIÓN MASIVA DE EXTRANJEROS LOS EMPRESARIOS 8.500 peticiones en toda España, según ATIME Las únicas cifras oficiales en torno a la regularización las facilitó el Ministerio de Trabajo el día que comenzó el proceso. Después de las primeras horas, sólo se habían cursado 1.500 peticiones, un dato muy por debajo de las previsiones. El viernes el presidente de ATIME (Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes) en Andalucía, Kamal Rahmouni, indicó que, según sus datos, hasta el jueves se habían producido 8.414 solicitudes, de ellas 1.500 en Andalucía. Esta ONG y casi todas las que trabajan con extranjeros han vuelto a pedir al Gobierno que se acepten otros documentos- -distintos al certificado de empadronamiento- -como prueba de que el inmigrante residía en España antes del 8 de agosto. Trabajo se ha mostrado inflexible en este requisito porque estima que es un documento más difícil de falsificar. Tres inmigrantes trabajan en la campaña de recolección de la fresa ABC El sector agrícola advierte que no podrá cumplir las condiciones del Reglamento La estacionalidad de los trabajos dificultará los contratos de tres meses selección y captación en origen de los trabajadores porque la regularización no puede ser el modelo de gestión de la inmigración CRUZ MORCILLO MADRID. Los empresarios agrícolas, entre los más afectados- -en teoría beneficiados- -por la regularización extraordinaria de inmigrantes empiezan a dar marcha atrás en cuanto a sus intenciones de contratación. Sólo en este sector unos 250.000 trabajadores son susceptibles de conseguir papeles, según datos de la organización ASAJA. El Gobierno no ha tenido en cuenta las particularidades del campo a la hora de elaborar el Reglamento de Extranjería. Se olvidan de la estacionalidad de los trabajos y se olvidan de que el 75 por ciento de los trabajadores del campo son eventuales aclara el director de relaciones laborales de ASAJA, Juan José Álvarez. Los patronos agrícolas se sienten la cenicienta de la regularización, que fija para el campo que los trabajadores deberán ser contratados por un mínimo de tres meses. En la construcción y la hostelería, en cambio, la prestación laboral requerida es de 6 meses pero podrá realizarse a lo largo de un año. A la mayoría se les contrata por un mes porque casi nunca se puede garantizar una ocupación continuada durante tres meses insiste Álvarez. b Los hosteleros piden la ¿Qué va a pasar después del 7 de mayo cuando muchos pequeños empresarios no hayan podido contratar gente y tengan que recoger sus cosechas? A ver quién trabaja este año en la vendimia, por ejemplo 30.000 parados y no hay jornaleros ASAJA pide al Gobierno que recapacite y echa mano de las cifras. En Huelva hay inscritos 30.000 parados españoles, pero el año pasado hubo que contratar a 9.000 polacos para la recogida de la fresa. Esto demuestra que algo no funciona en el sistema laboral español y el campo no es una fábrica de tornillos recalcan desde la organización agraria. Una de las propuestas que van a exponer es que se permita a varios empresarios de la misma zona contratar a una persona durante un periodo superior, como va a ocurrir en el servicio doméstico, y que se favorezcan las contrataciones en origen con menos burocracia que en la actualidad. En este argumento coinciden el sector agrícola y el hostelero. El modelo de contratación y de legalización debe Según ASAJA, sólo en el sector agrario hay 275.000 inmigrantes susceptibles de legalizar su situación ser la selección y captación en origen de los empleados con procedimientos ágiles que lo faciliten. Un proceso como el iniciado ahora debe ser excepcional y no el modelo de gestión de los flujos migratorios porque es malo para los trabajadores, pero también para nuestro mercado laboral apunta Emilio Gallego, secretario general de la Federación Española de Hostelería (FEHR) Nos podemos encontrar con trabjadores sin perfiles que se adapten al mercado español y cómo van a integrarse entonces La FEHR aglutina al 30 por ciento de los 300.000 empresarios que en España se dedican al negocio de los bares, restaurantes, cafeterías y hoteles. El 95 por ciento son pequeñas y medianas empresas y es en este tipo de establecimientos donde se concentra el mayor porcentaje de irregulares. Hasta ahora era imposible contratarlos de forma legal. Nos llamaban dueños de negocios desesperados porque no había modo de hacerlo y con la regularización se abre una oportunidad excelente argumenta Gallego. A la pregunta de cuántos posibles beneficiarios habría en la hostelería, Gallego se muestra tajante: Es imposible de determinar, de ahí que llevemos tiempo reclamando observatorios sectoriales para tener una idea global de nuestro mercado laboral. No obstante, a la vista de lo que está ocurriendo se ha producido un error en la interpretación de datos La confusión, según la FEHR, es la siguiente. Se ha barajado que en España viven entre 800.000 y un millón de extranjeros en situación ilegal y, por tanto, buena parte podrían acogerse a la legalización, pero no se ha tenido en cuenta que un porcentaje de esas personas trabajan en la economía sumergida por imposición del empleador y ese subsuelo laboral no va a emerger. De hecho, el propio ministro de Trabajo y Asuntos Sociales admitió el viernes que existe constancia de casos de empresarios- -minoritarios, según sus palabras- -que han tenido trabajando a inmigrantes ilegales y ahora que existe la posibilidad de normalizarlos les han despedido. En Madrid, Andalucía y País Vasco los sindicatos han denunciado que estos casos se están dando con más frecuencia de lo que se preveía, pero aún no existe una cifra ni siquiera aproximada. Caldera ha reiterado que estos empresarios piratas se enfrentan a multas de más de 60.000 euros. Cautela de los constructores El sector de la construcción, otro de los ejes de la normalización dada la cantidad de trabajadores extranjeros que están empleados en él, también se muestra cauteloso ante la regularización. Desde la Confederación Nacional de la Construcción, resaltan que afecta sobre todo a empresas pequeñas y observan el desarrollo de los primeros días con cierta cautela. Una cuestión es la bondad del proceso y otra cómo se están haciendo las cosas. Lo que está claro es que se planteó una previsión muy al alza señala un portavoz. Mientras patronos y empleados siguen recabando los documentos requeridos, los clientes de las oficinas de la Seguridad Social son mayoritariamente empleadas de hogar, que piden información para sus jefas y abogados y gestores, provistos de un poder notarial para representar a los empresarios.