Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional SIGUE EL ACOSO POLICIAL A ETA LUNES 14 2 2005 ABC El etarra de Basauri tenía información sobre políticos y miembros de las FSE El detenido también escondía en su casa un rifle con mira telescópica b En la casa que el terrorista tenía en Basauri, la Guardia Civil halló además una pistola, detonadores, temporizadores e información sobre edificios ABC MADRID. El presunto miembro liberado de ETA Javier Pérez Aldunate, de 31 años, detenido por la Guardia Civil en la noche del viernes en Basauri, tenía en su vivienda de esta localidad vizcaina un rifle de precisión con mira telescópica y una pistola. Los agentes también hallaron información sobre posibles objetivos de la banda terrorista- -políticos y miembros de las Fuerzas de Seguridad- además de diversa documentación falsa. Además, los agentes del Instituto Armado hallaron dos temporizadores, dos detonadores, diversos planos, horarios de medios de transporte, información sobre la situación de algunos edificios, tres mil euros y documentos de identidad falsos con su fotografía. El terrorista también tenía en su poder otros documentos falsos como carnés de biblioteca. Los etarras de Denia avisaron desde La Rioja Con teléfono móvil de tarjeta prepago y desde la localidad riojana de Cenicero, los autores del atentado cometido el pasado 30 enero en un hotel de Denia (Alicante) avisaron de la colocación de la bomba al diario Gara Este hecho hace sospechar a los investigadores que los terroristas constituían un comando itinerante que se trasladó desde el País Vasco a Denia para cometer el atentado. Creen, por tanto, que la llamada a Gara avisando de la colocacion del artefacto fue hecha por los terroristas cuando regresaban al País Vasco. En concreto, sospechan que los criminales tienen su base en la provincia de Vizcaya. Los etarras habían colocado la bomba en el interior de una maleta, que dejaron debajo de una escalera del hotel. que fue detenido por poner una pancarta de apoyo a la banda terrorista. Javier Pérez Aldunate estaba relacionado con el presunto colaborador de ETA Ieltxu Pérez de Aberasturi Rodríguez, cuyo nombre aparecía en la relación de nombres encontrada en poder de Ibón Fernández Iradi, Susper quien era jefe del aparato militar de la banda cuando fue detenido en diciembre de 2002. Según fuentes de la lucha antiterrorista, Pérez de Aberaturi estaría realizando labores de información para la banda. De hecho, la Guardia Civil está investigando si este individuo prestó apoyo a los terroristas que colocaron una bomba en un hotel de Denia (Alicante) el pasado 30 de enero. El miembro liberado Javier Pérez Aldunate fue detenido por agentes de paisano de la Guardia Civil sobre las diez de la noche del viernes en una calle de Basauri. El terrorista, que no iba armado, llevaba documentación falsa, por que sus huellas dactilares tuvieron que ser cotejas en los registros policiales para poder determinar su identidad. Con posterioridad, sobre las doce de esa misma noche fue detenido en Campello Ieltxu Pérez de Aberasturi Rodríguez, de 25 años, en una casa de unos familiares suyos a la que se había traslado recientemente desde Vitoria, ciudad en la que tenía fijada su residencia en la calle Beato Tomás de Zumárraga. Esta vivienda, al igual que la de Javier Pérez Aldunate, también fue registrada por la Guardia Civil. Organizar un comando La Guardia Civil mantiene abierta la operación que el pasado viernes permitió la detención en Basauri de Javier Pérez Aldunate, de 31 años, y la de Ieltxu Pérez de Aberasturi Rodríguez, de 25 años, en la localidad alicantina de Campello. Al primero de ellos, los investigadores le consideran un miembro liberado es decir, a sueldo de la banda que, al parecer, habría recibido la orden de organizar un comando para llevar a cabo atentados en las provincias de Vizcaya y Álava. Este individuo, natural de Pamplona, huyó de su domicilio en la capital navarra para pasar a la clandestinidad. Sus antecedentes se remontan a 1997, año en Javier Pérez Aldunate, etarra detenido por la Guardia Civil en la localidad vizcaína de Basauri EFE El aparato de captación recabó datos sobre Teófila Martínez, del PP ABC MADRID. Diez de los catorce miembros del aparato de captación de ETA están ya en prisión. El juez Baltasar Garzón les imputa los delitos de integración y cooperación con organización terrorista relacionados con el reclutamiento de activistas y recogida de información sobre objetivos. En el auto, el juez acusa a Eneko Pérez Milagro, Arkaitz Hormaeche, Anitz Eskisabel Barandiaran e Ixone Fernández Bustillo de haber recogido datos sobre políticos del PP y del PSOE, entre ellos la alcaldesa de Cádiz, la popular Teófila Martínez. En libertad bajo fianza de 25.000 euros ha quedado Xabier Flores Bengoechea, arrestado en Pamplona. En su resolución, el juez dicta una orden de detención europea contra Kizkitza Gil de San Vicente Gurrutxaga, a quien acusa de captar a nuevos militantes para ETA desde 2002. Mientras, Estíbaliz Goitia, Mario Corral y Koldo Rosado quedaron en libertad, aunque deberán comparecer quincenalmente ante la Policía. Ingresaron en prisión incondicional Arkaitz Hormaeche Bilbao, Asier Burgaleta, Ana Itxaso Güemes, Eneko Pérez, Alaitz Arteche, Anitz Eskisabel Barandiarán, María Anunciación Alo- nso, Pagoa Zulueta, Mikeldi Diez, Ixone Fernández Bustillo. Garzón destaca que Anta Itxaso Güemes Oyarbide, arrestada en Navarra, mantuvo varias citas con Susper y otros responsables de ETA en el sur de Francia, donde le fueron entregadas cartas de captación. La misma acusación recae sobre Asier Burgaleta, detenido en Valencia. En el caso de Eneko Pérez Milagro, arrestado en Navarra, el juez le acusa de suministrar a ETA datos sobre determinadas personas, en concreto sobre el consejero de Sanidad del Gobierno Navarro, el jefe de la Policía Municipal y la alcaldesa de Pamplona, concejales del PSOE de Navarra y sobre edificios inteligentes de la citada capital. A Arktaitz Hormaeche, arrestado en Zamudio (Vizcaya) el juez le imputa haber facilitado a Iñaki Bilbao datos sobre el concejal del PP en el citado municipio José Luis Morcaida. Estas informaciones fueron encontradas en poder de los comandos Buruntza y Anuk ya desarticulados. Anitz Eskisabel Barandian, detenida en Lazcano, aparece en los papeles de Susper como responsable de repartir cartas de captación y de recoger datos sobre el concejal socialista de su pueblo Juan Serna Portugal. Ixone Fernández Bustillo, arrestada en Cádiz, tenía en su casa informaciones manuscritas sobre la alcaldesa de esta ciudad Teófila Martínez y sobre concejales del PSOE, del PP, del Partido Andalucista y cargos de la dirección del PP en esta provincia. Por su parte, Mikeldi Díaz (detenido en Alsasua) y María Anunciación Alonso (en Santurce) están acusados de dar cobijo a etarras.