Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 2 2005 Nacional 19 INCENDIO EN EL CORAZÓN FINANCIERO DE MADRID UN DÍA DE TENSIÓN Y ANGUSTIA Pasadas las once de la noche del sábado dio comienzo una jornada de trabajos frenéticos para sofocar el incendio Veinticuatro horas de caos e incertidumbre TEXTO: AIDA FERNÁNDEZ FOTO: MIGUEL BERROCAL MADRID. La capital vivió desde la noche del sábado 24 horas ininterrumpidas de caos, a causa del incendio que destruyó el edificio Windsor, e incertidumbre, por la posibilidad de que las estructuras del inmueble no aguantasen el calor y terminaran por derrumbarse. Al final de la jornada, la situación continuaba siendo crítica y aún se temía que el suceso evolucionara de forma adversa. Bomberos, Samur, responsables políticos y ciudadanos de a pie han desfilado por el lugar de los hechos constantemente durante las horas en que el edificio ardía en llamas. 23.19 h. La central de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid recibe un aviso de incendio en el edificio de oficinas Windsor de la zona Azca de Madrid, junto al paseo de la Castellana. 23.25 h. Las dos primeras dotaciones de Bomberos acuden al lugar del siniestro (la de Santa Engracia y la de la calle Imperial) y comprueban que el fuego afecta ya desde la planta 21- -donde supuestamente se originó- -hacia arriba. En esos primeros minutos de caos, los servicios de limpieza de El Corte Inglés son desalojados debido a la proximidad de la catástrofe. Los bomberos se dan cuenta de la magnitud del incendio y ven seriamente comprometido el edificio. 23.45 h. Llegan al incendio el resto de dotaciones de bomberos y comprueban que el incendio se propaga hacia abajo avanzando a gran velocidad, más rápido de lo habitual. 00.00 h. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y el concejal de Seguridad, Pedro Calvo, llegan a la zona de los hechos para comprobar in situ el desarrollo y la magnitud de los acontecimientos. Asimismo acuden a las inmediaciones del siniestro el ministro del Interior, José Antonio Alonso, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. 00.15 h. Aunque no se registran víctimas de gravedad, tres bomberos tienen que ser atendidos leves por inhalación de humo y agotamiento. Las líneas 6, 8 y 10 de metro que pasan por la estación de Nuevos Ministerios son interrumpidas y la Policía ordena su desalojo. 00.45 h. Se produce el primer desprendimiento de importancia- -la parte superior del edificio- -y los Bomberos sacan a todos sus efectivos y deciden cambiar definitivamente de estrategia, vista la imposibilidad de controlar el fuego. A partir de ese momento, las labores serán defensivas e irán enfocadas a impedir que el incendio afecte a otros edificios próximos. A partir de ese momento se suceden los derrumbes constantemente. 01.30 h. El alcalde de Madrid afirma que el fuego es inapagable y que su origen es desconocido y no está determinado El primer edil asegura que en esos momentos el trabajo de los bomberos consiste en confiar que las llamas se extingan sin dañar los edificios de las cercanías. 3.30 h. El fuego continúa devastando el inmueble y el temor a que se derrumbe empieza a cobrar forma. Se viven los peores momentos y se cae la parte trasera del edificio. 5.30 h. Otro derrumbe de la fachada A partir de la una menos cuarto de la noche se sucedieron los desprendimientos provoca una pequeña explosión debido al choque con hierros y materiales de convulsión contra el suelo. 8.00 h. Comienza a amanecer y se pueden comprobar los daños de la catástrofe, al verse claramente las estructuras que permanecen en pie sin derrumbarse. 12.30 h. El alcalde de la capital acude de nuevo al lugar de los acontecimientos tras presidir un gabinete de crisis del Ayuntamiento. 15.00 h. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acude al lugar del incendio acompañado por el ministro de Interior, José Antonio Alonso, y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. 17.00 h. El fuego en el edificio Windsor está apagado al 99 por ciento aunque la situación continúa sin estar bajo control. Los bomberos han dejado de echar agua a través de las mangueras y en estos momentos su trabajo continúa centrado en enfriar el edificio con lanzas de agua motorizadas con el objetivo de evitar el calentamiento y desplome del inmueble incendiado. 17.30 h. Se restituye el tráfico rodado en la zona del paseo de la Castellana más próximo a la zona de Azca. El concejal de Seguridad, Pedro Calvo, comparece para ofrecer los últimos datos del suceso. 21.00 h. El fuego se encuentra controlado aunque entre la planta 16 y la 17 del edificio todavía existen dos o tres focos de fuego y el siniestro todavía puede evolucionar de forma adversa. Perdura la amenaza de derrumbe, y durante las siguientes 48 horas continuará el riesgo de colapso y la zona permanecerá restringida. ESTHER COCERO Vecina del piso 17 de Torres Blancas No tiene por qué pasarnos esto a nosotros TEXTO: SERGIO J. VALERA FOTO: JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Los 21 años de su vida los ha vivido en las alturas del edificio Torres Blancas, en concreto en el piso 17. A pesar de eso, no tiene miedo a un posible incendio. Las medidas de seguridad son las idóneas; desde el atentado de las Torres Gemelas de Nueva York han aumentado de forma considerable, no tie- ne por qué pasarnos esto a nosotros asegura Esther Cocero. Es consciente de que no es imposible que lo que ha acaecido en el Edificio Windsor suceda en el suyo, pero no está en absoluto obsesionada con esta circunstancia, lo contrario sería caer en una estúpida superstición o un pesimismo excesivo Construido en el año 72, el Edificio Torres Blancas- -donde residen varios arquitectos- -no posee la misma estructura que el Windsor. Está levantado esencialmente sobre hor- migón, los cerramientos no son de cristal y hierro y sus plantas no son diáfanas. No obstante, siempre sientes más peligro de incendio en un rascacielos estima Hugo Espuny, vecino en las alturas de Esther. El que compra un piso alto es consciente de esa posibilidad, pero esta circunstancia no te disuade en ningún momento de hacerlo añade tajante. Vivir en un piso a esta altura te compensa, a pesar de esa remota posibilidad. Maravillosas vistas, sensación de alejamiento, estás aislado por completo de la vida de ahí abajo y del ajetreo normal de la ciudad