Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional INCENDIO EN EL CORAZÓN FINANCIERO DE MADRID LA INVESTIGACIÓN LUNES 14 2 2005 ABC Ason Prosegur Pool de Grandes Riesgos La empresa propietaria asegura que funcionaron las alarmas del edificio ABC. Florentino Reyzábal, presidente de la sociedad Ason, propietaria del edificio, aseguró ayer que las alarmas contra incendios funcionaron y que los empleados de Prosegur y de mantenimiento subieron a la zona donde se declaró el fuego y no pudieron hacer nada. La familia Reyzabal posee el 20 por ciento de Torre Picasso y fue propietaria del Cine Callao y el Palacio de la Música. Los vigilantes de seguridad actuaron según el procedimiento ABC. La empresa encargada del sistema de seguridad del edificio, Prosegur, afirmó ayer que sus trabajadores actuaron de acuerdo con el procedimiento establecido con el cliente cuando se iniciaron las llamas. Fuentes de la compañía privada explicaron a Ep que en el momento del inicio del incendio cuatro de sus trabajadores estaban repartidos en tres áreas distintas del edificio. Las aseguradoras valoraron el rascacielos en 84,2 millones ABC. El Pool de Grandes Riesgos había valorado el edificio Windsor en 84,2 millones de euros a finales de 2003. El valor del inmueble (el continente) ascendía, cuatro meses después de comenzar la remodelación, a 72,2 millones de euros. Además, los ingresos que dejaría de percibir su propietario en caso de siniestro en concepto de alquileres se habían cuantificado en 12 millones de euros. FERNANDO MUNILLA Inspector jefe del Servicio de Extinción de Incendios del Ayuntamiento de Madrid La amenaza de que todo se venga abajo continuará hasta mañana Sin comer ni dormir, el responsable de los Bomberos estuvo 24 horas luchando contra un fuego descomunal La altura de las llamas sobrepasó en 30 metros el enorme rascacielos. El máximo riesgo se produjo sobre la una de la madrugada. Persiste el riesgo de derrumbe TEXTO: M. J. ÁLVAREZ La demolición se hará pieza a pieza, como el scalextric de Cuatro Caminos ABC MADRID. Los expertos coinciden en que la demolición del edificio siniestrado sólo podrá hacerse de arriba hacia abajo y pieza a pieza con un método similar al que se empleó durante el desmontaje del scalextric de Cuatro Caminos. La operación sería muy compleja técnicamente, mediante grandes grúas que desplacen las enormes piezas. En este sentido, al igual que otros expertos, el decano del Colegio de Arquitectos, Ricardo Aroca, entiende que no es aconsejable la voladura, teniendo en cuenta el entramado de sótanos que forma parte de su estructura, sino el derrumbe por piezas, ayudado por martillos y compresores. Así, Aroca aconseja ir derrumbando el edificio por fragmentos a partir de la sexta planta, mientras que los pisos más bajos se podrían derribar con unas grúas trituradoras especiales. MADRID. Es el mayor siniestro en extensión- -20.000 metros cuadrados- y por la altura de las llamas que se ha registrado en la capital. Así lo afirman los bomberos más veteranos del Cuerpo. Ni siquiera el fuego que dejó reducido a cenizas el Palacio de los Deportes el 28 de junio de 2001 ni el que devastó los Almacenes Arias el 4 de septiembre de 1997, en el que perdió la vida una decena de efectivos, se puede comparar al de la Torre Windsor, aunque aquel tuviera un final más trágico. De esta manera fue cómo lo explicó anoche el inspector jefe del Servicio de Extinción de Incendios, Fernado Munilla, que afrontaba, extenuado, pero satisfecho porque no ha habido víctimas las 24 horas de una batalla desigual contra enormes bocas de fuego. ¿Cuál fue el origen del siniestro? -Es pronto para aventurar hipótesis alguna. Por la singularidad de esta catástrofe de enormes dimensiones, sería prematuro por mi parte. Eso será objeto de investigación, una vez que el riesgo haya desaparecido. -Sin embargo, se ha hablado de fallos en los sistemas de extinción automática e incluso de negligencia... -Reitero lo que le acabo de decir. No puedo ser imprudente. No he podido hablar con las primeras personas que intervinieron en el edificio; los esfuerzos los hemos concentrado en controlar el incendio. -No obstante, Gallardón ha aludido a posibles causas fortuitas o negligencia e incluso a que las deficiencias en el edificio facilitaron la propagación del fuego... -Desconozco esos extremos, el alcalde tendrá datos técnicos más fiables en ese sentido. El edificio se estaba reformando para reforzar las medidas de protección contra incendios. Tenía tres escaleras, una principal y dos laterales. Fallo de seguridad Por lo demás, Aroca cree que las consecuencias del incendio se han debido a un fallo en los sistemas de seguridad probablemente debido a que se encontraba en obras. Por ejemplo, advierte de que al menos no funcionaron los rociadores automáticos de agua. Además, especula con la posibilidad de que hubiera un exceso de material inflamable que empeorara la situación. Aroca afirmó que es muy poco probable que se derrumbe la Torre Windsor de la capital, a pesar de los destrozos sufridos durante el incendio. A su juicio, aunque nunca se puede decir que existe el riesgo cero es muy poco probable que se derrumbe dado el estado de los soportes de hormigón y el núcleo central de ascensores. Desde el punto de vista de la seguridad, es lógico que las autoridades tomen las cautelas pertinentes, puesto que no existe el riesgo cero, pero, si tuviera que apostar, diría que es muy poco probable que se derrumbe insistió. En cualquier caso, el sistema de demolición dependerá finalmente del estado de la estructura. El responsable de Bomberos dice que la amenaza de derrumbe continúa ¿Se puede hablar de una cadena de acontecimientos desafortunados? -Siempre en una catástrofe de estas características hay una cadena de infortunios. Aunque en este caso todavía es pronto para decir si fueron los anteriores. -Pero el incendio era desproporcionado para el poco tiempo que transcurrió entre el primer aviso y la llegada de los efectivos. -Sí, evidentemente, el fuego no se había producido hacía diez minutos, sino mucho antes. Lo importante en estos casos es acudir inmediatamente después de detectar el foco. De lo contrario, la carga de fuego se convierte en un calvario. ¿Cuál fue el momento de mayor riesgo? -Entre la una menos cuarto y una de la madrugada. Ya se habían desploma- ABC do falsos techos, que habían atrapado a tres bomberos. El momento fue límite, como la angustia. Una vez que fueron rescatados, todos los efectivos abandonaron el edificio por el peligro que representaba para su integridad física. Entonces decidimos cambiar la estrategia y nos centramos en defender las cubiertas de los edificios colindantes para que no se extendieran las llamas. ¿Cuál es la situación actual? -El fuego está controlado, pero no extinguido. Hay dos o tres focos de fuego entre las plantas 16 y 17. Todavía hay riesgo de que el siniestro evolucione de forma adversa debido a los daños estructurales. De igual manera sucede con el derrumbe. La amenaza de que el edificio se venga abajo continuará durante las próximas veinticuatro horas (el martes) hasta que se enfríe el armazón.