Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes LIGA DE CAMPEONES ANTE EL REAL MADRID- JUVENTUS DOMINGO 13 2 2005 ABC FABIO CAPELLO Entrenador del Juventus Madrid- Juventus, un duelo que se juega en ABC Con esta entrevista ABC, que viajó a Turín para descubrir los secretos del rival del Madrid, comienza un serial en el que desmenuzará los aspectos más interesantes de uno de los grandes duelos de la Champions tra en la sangre. Que cuando no lo tienes, te falta. En el año sabático que pasé la presión me subió. Estaba más excitado. Echaba de menos sufrir. Es como si fuéramos un poco masoquistas, sí, pero bien pagados. Ja, ja, ja... Laura, mi mujer, me dice que es mejor que trabaje porque si no estoy insoportable, aunque le gustaría que parara. ¿Ha cambiado mucho el Capello entrenador, por ejemplo desde que estuvo en el Real Madrid? -Yo cambio dependiendo de los jugadores. Que tengo dos extremos rápidos, pues juego con ellos y un delantero; si tengo dos delanteros que juegan en el centro, juego de otra forma. Un buen entrenador no puede utilizar el mismo sistema en todos los equipos. ¿Qué significa para el fútbol que Grecia gane la Eurocopa, el Oporto la Copa de Europa. ¡Ojo, el Oporto era un buen equipo! El fútbol portugués siempre ha tenido tradición y ha estado en la elite. Grecia ganó el Europeo porque tenía a los jugadores muy fresquitos, habían jugado poco. Tal y como está el fútbol, el Mundial o la Eurocopa la ganará el equipo que más fresco llegue. Ya es casi más importante el estado físico que el técnico. El descanso es muy importante. Habría que parar como hacen en Alemania en invierno, un mes. Veo al Ganar es imprescindible; si juegas bien y pierdes, no te diviertes Los últimos resultados negativos de su equipo- -dos derrotas consecutivas- -le tienen preocupado, pero su experiencia le permite llevar la situación con una tranquilidad que se antoja hasta extraña. Cuando habla de fútbol no entiende de medias tintas. Su filosofía está clara TEXTO ENRIQUE ORTEGO FOTOS IGNACIO GIL TURÍN. No aparenta sus 58 años. Se cuida. Llega vestido de sport a nuestra cita en el restaurante Urbani, que viene a ser para los juventinos como el Txistu o el Asador para los madridistas. Todo el mundo le respeta. Se aposenta en una mesa desde la que divisa el horizonte. Controla toda la sala. Se siente cómodo hablando de fútbol. Es de lo que se trata. -Después de tantos años, ¿cómo lleva el ajetreo diario de un club de elite como el Juventus? -El fútbol va demasiado deprisa, no podemos seguir así. Y me refiero al ritmo dentro del campo y de partidos jugados. Cada vez se corre más y se juega más y así los cracks no pueden desarrollar todo lo que llevan dentro. Los jugadores no pueden seguir con este ritmo sin bajar la calidad ni perjudicar su integridad física. El espectáculo lo hacen los cracks y hay que protegerlos. Son los que llevan a la gente al campo. Hay que jugar menos. No hay equipo que pueda tener 25 cracks Los entrenadores siempre pensamos en ganar y siempre queremos poner a los mejores. No puede ser. No aguantan y estropeamos el espectáculo. -A esta velocidad le da tiempo a pensar qué cambia en el fútbol, hacia dónde se dirige, qué diferencia hay con el de hace una década... -Yo creo que el Milán hizo escuela. Primero con el sistema de Sacchi y después conmigo. Era un fútbol de presión, de ayudas, el equipo cerrado, en pocos metros. Ese fútbol lo veo ahora en todo el mundo. Ahora no hay secretos. Con la televisión vemos todo de todos. Hay más cámaras, se ve todo mejor. Antes era más difícil, había que viajar, moverse. Antes el delantero era delantero y el defensa era defensa y nada más. Ahora todos tienen que hacer de todo. Un defensa tiene que saber parar el balón y pasar y un delantero bajar a defender y cerrar espacios. El fútbol nace en la defensa, pero el delan- tero tiene unas obligaciones que antes no tenía. Ahora se trabaja más que antes porque se juega a más velocidad y entonces ha crecido la organización de juego. El fútbol cambia cada cinco años. Son ciclos. Dependemos de los talentos que salgan. Un equipo que tenga cuatro o cinco talentos hace historia. Lo hizo el Milán, lo ha hecho el Madrid. Los jugadores están por encima de todo. Incluidos los sistemas. Lo que hay que hacer es organizarles en un sistema que permita que exploten sus condiciones. -Y después de tantos años usted. en un banquillo, ¿disfruta o sufre? -Es difícil disfrutar. Sólo cuando pita el árbitro y has ganado. O cuando ganas 3- 0 y quedan diez minutos. Antes disfrutaba más. Ahora no hay un partido tranquilo. Pero no en Italia. En toda Europa. Los entrenadores te estudian los puntos débiles y te complican la vida. Pero a pesar de todo el fútbol me tiene agarrado. Es un trabajo que te en-