Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13 2 2005 Los domingos 69 la labor de divulgación de este texto no debería terminar con su aprobación, ya que constituye una regulación mucho más extensa que los puros principios generales. Nicolás Redondo Terreros Presidente de la Fundación para la Libertad y ex secretario general del PSE 1. -Sí, como he votado siempre desde el 15 de junio del 77. Yo creo que el derecho a votar es un derecho que debemos practicar continuamente y que podemos expresar todas nuestras opiniones con el voto. En esta ocasión, se puede votar sí, no, abstención y hasta se puede votar en blanco pero, por encima de todo, la gente tiene que ir a votar, porque con el voto se construye la democracia. Muchas veces hablamos con grandes palabras del voto, pero es cierto que el voto es la forma de hablar que tiene la ciudadanía, por lo tanto yo si iré a votar el próximo día 20. 2. -Sí, porque Europa es una extraordinaria aventura, no por muchos de los argumentos que se barajan en el debate político español, que es muy pobre. Se está hablando de Europa como nuestro gran benefactor o como quien va a solucionar todos nuestros problemas, ambos argumentos poco razonables a mi juicio. Yo voy a votar que sí porque creo que la construcción europea es la construcción desde la razón, desde los individuos, alejándonos de las pasiones, de los sentimientos y de lo identitario. Creo que ese es el futuro y, además, es producto de la razón, en el sentido de que defiende al ciudadano como sujeto de derechos y obligaciones. Voy a votar que sí, además, porque creo que es imprescindible que Europa se haga oír, y se haga oír de la mano de Estados Unidos. Creo que tenemos un papel muy importante a la hora de exponer nuestros criterios en el mundo y, desde luego, tenemos que hacerlo con esa otra gran potencia y para eso, para tener una voz los europeos tenemos que votar que sí. Es verdad que, en ocasiones, hasta la propaganda que se hace a favor del sí se convierte en un verdadero obstáculo para votar afirmativamente, pero, a pesar de eso, yo voy a hacerlo. Jesús del Pozo Diseñador 1. -Sí. Votar es una responsabilidad de todos. 2. -Sí. mundial, y que se compone de muchos procesos. Este es probablemente uno de los pasos fundamentales, tanto por lo que respecta a los derechos ciudadanos como por la asimilación de todos a la unidad. Por eso, cuando encontramos un olvido en el texto tenemos que trabajar para que el próximo paso lo tenga en cuenta. Miguel Roca i Junyent Ex secretario general de CDC 1. -Sí 2. -Sí, porque siempre he querido que Europa sea una auténtica Unión política. Juan Manuel de Prada Escritor 1. -Sí. 2. -No, por muy diversas razones, pero fundamentalmente por la naturaleza misma del texto legal que se va a votar, que es una carta otorgada más que una constitución, en la que no ha existido proceso constituyente propiamente dicho. Por el texto en si, me parece inmovilista del campo de los derechos sociales; y cuando incorpora novedades sociales son verdaderas aberraciones jurídicas, como la discriminación positiva en el ámbito laboral. En su defensa de la vida es un texto tibio y ambiguo. Y, por si fuera poco, autoriza expresamente la guerra preventiva en su artículo 41. En definitiva, una carta otorgada por unos jefes de Estado y de Gobierno que conciben la política como un trapicheo, inspirada por un pensamiento ultraliberal y anticristiano. Enrique Rojas Catedrático de Psiquiatría 1 y 2. -Estoy dudando entre no ir a votar o votar en blanco. No lo tengo todavía decidido. Las razones: creo en Europa firmemente, pero no veo esta Constitución tal y como se plantean algunos temas. No comparto algunas de sus premisas básicas, entre las cuales quiero destacar: no hay una declaración rotunda en favor del derecho a la vida; no se recogen con claridad las raíces cristianas de Europa (que son una obviedad) y poca claridad en el tema del matrimonio. Quiero una Europa fuerte, sólida, coherente, moderna y liberal, y no lo veo fácil con este texto constitucional. ta estar acompañado. Y Europa es muy buena compañía. En segundo lugar, porque seguramente esta Constitución se puede mejorar, pero será más fácil mejorarla si estamos dentro. Raquel Revuelta Empresaria de Moda 1. -Sí, porque a lo que aspiramos es a una Europa unida y deben existir unas normas comunes. 2. -Sí a la Constitución Europea. No la he leído en profundidad, pero he recabado información. De todas formas, para eso están los políticos que, afortunadamente, en esta ocasión PP y PSOE coinciden en que hay que acudir a las urnas, y yo, como ciudadana europea, voy a votar sí a la Constitución. Benito Rabal Director de cine 1. -Sí. 2. -No a esta Constitución por varias razones: porque se institucionaliza el libre mercado, el capitalismo puro y duro, una sociedad en la que no creo; porque se siguen manteniendo las fronteras, y porque se defiende una herencia cultural- religiosa que sólo nos ha traído crímenes y desastres. Me parece que hay que construir Europa, pero una Europa de personas y no de mercados. Por supuesto que he leído la Constitución y eso es algo que debería hacer todo el mundo para darse cuenta de que no estamos ante un sí o no a Europa, sino ante un sí o no a un tratado concreto. Benjamín Prado Escritor y periodista 1. -Sí. 2. -Sí por dos razones. En primer lugar, creo que es mejor estar dentro que fuera de Europa, sobre todo si recordamos que el nuestro es un país que estuvo mucho tiempo fuera de todas partes y que necesi- Joan Rigol (UDC) Ex presidente del Parlamento de Cataluña 1. -Sí, evidentemente. 2. -Sí a la Constitución Europea, porque Europa es un proceso largo y complicado que empezó tras la primera guerra Carlos Romeo Casabona. Cátedra de Derecho y Genoma Humano en Deusto y País Vasco 1. -Sí, por correo. 2. -Sí. Primero, porque supone un paso muy importante para la cohesión de todos los europeos y, en segundo lugar, en lo que se refiere a España, porque es un paso irreversible de integración a la Europa del progreso, la cultura y los ciudadanos. La futura Constitución organizará el caos y dará, por fin, relevancia a instituciones como el Parlamento Europeo. La percepción de la Unión cambiará radicalmente miembros, obtiene una destacada dimensión con la figura de nueva creación del presidente elegido por un periodo de dos años y medio, es decir, media legislatura. El representante de Europa ante el mundo será designado, no por los eurodiputados o por la Comisión, sino por los dirigentes de los países miembros. Como no podrá ser, como hasta ahora, un político que esté al mismo tiempo al frente del ejecutivo de su país, caben todas las especulaciones a la hora de intentar adivinar de dónde va a venir el primer presidente del Consejo Europeo. Pero de lo que no cabe duda es de que esa figura va a cambiar de manera sustancial la imagen institucional de la Unión. Tras la unión monetaria, la Europa de los veinticinco aspira a su unidad política Pasa a la página siguiente