Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional DOMINGO 13 2 2005 ABC Arabia Saudí afirma haber emprendido el camino de la reforma con las primeras elecciones municipales democráticas. Pero todo indica que la operación ha concluido en una parodia que sólo podría dar munición a los radicales de Al Qaida Urnas en la jaima de la Casa de Saúd TEXTO. FRANCISCO DE ANDRÉS. ENVIADO ESPECIAL RIAD. Arabia Saudí, guardiana de los lugares santos de la Meca y Medina, primera potencia mundial de petróleo y patria chica de Osama bin Laden, concluyó ayer la fase inicial de las primeras elecciones democráticas de su Historia con el anuncio de la victoria de la lista islamista en los comicios municipales de Riad. El resultado fue recibido con críticas por la minoría liberal del país, que lleva años reclamando reformas democráticas en el más intransigente de los regímenes islámicos. Al parecer, y contraviniendo las normas electorales, los candidatos religiosos crearon una lista que obtuvo en el último momento la bendición de los ulemas wahabíes, las máximas autoridades de la secta musulmana dominante en el Reino. Las elecciones se repetirán en marzo y en abril en las municipalidades de otras regiones del país, en el marco de un esfuerzo progresivo de democratización según la versión del régimen, pese a que están en juego sólo la mitad de los puestos en las alcaldías porque la otra mitad seguirá siendo nombrada por el Gobierno. Electores saudíes ejercen su derecho al voto en las recientes elecciones celebradas en Arabia Saudí rroristas suicidas del 11- S eran saudíes, y que en realidad lo que busca Osama bin Laden es decapitar la Monarquía Saúd para establecer un régimen talibán en el país de la Meca y Medina, patria espiritual de 1.300 millones de musulmanes. Hace dos años, Al Qaida pasó de la amenaza a la acción con los primeros atentados salvajes en Riad y en otras ciudades saudíes. Desde entonces los choques entre policías e islamistas son casi rutinarios. EPA Inmovilismo institucional A tenor del precedente de Riad, las expectativas de que Arabia Saudí esté en vías de una reforma de su sistema de Gobierno son mínimas. Los comicios municipales sólo contaron con 12 días de campaña, los electores desconocían la identidad o el programa de los candidatos, y sólo acudieron al registro electoral menos de un tercio de los varones de la capital con capacidad de votar. El sufragio está prohibido para las mujeres, que en este país no pueden conducir, salir solas de sus casas o viajar sin permiso de sus maridos. Ante las protestas por el veto a la mitad de la población, el régimen alegó razones de saldo, entre otras que las mujeres saudíes no cuentan con documento nacional de identidad. El simulacro electoral fue convocado hace meses por el régimen saudí para dar una respuesta a la presión de sus socios comerciales occidentales, pero cobró mucho más interés tras la reciente y última versión de la Casa Blanca sobre el planetario eje del mal En su discurso del estado de la Nación, el presidente Bush definió a Corea del Norte e Irán como regímenes canallas, y advirtió a Egipto y a Arabia Saudí del peligro que corren si no avanzan por el camino de la reforma política y social. La Casa Real saudí sólo parece aceptar la primera parte del silogismo: el régimen fundado por el Rey Saud hace 70 años ha terminado por admitir que está sufriendo el peor aprieto de su historia. Hasta el 2003, la petromonarquía no quiso reconocer que 15 de las 19 te- Las expectativas de que Arabia Saudí esté en vías de una reforma de su sistema de Gobierno son mínimas Conclusiones opuestas El planteamiento del problema es en realidad el mismo. Pero en lo que Washington y Riad difieren es en la conclusión a la que llegan. Para la Administración Bush, tan sólo la reforma demo- crática de la opaca Monarquía de los 7.000 Príncipes podrá desbaratar los proyectos de Bin Laden para la península arábiga. Los Saúd, por su parte, creen en cambio que el desafío islamista exige más autoridad y más astucia, ora pactando con el estamento clerical wahabí (uno de sus más prominentes representantes ha sido nombrado ministro de Educación tan solo dos días antes de las elecciones) ora aceptando cambios meramente cosméticos en el sistema de gobierno para tranquilizar a Estados Unidos. Moratinos tratará de consolidar el acuerdo de Sharm el Sheij F. de A. RIAD. El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, comienza hoy en Arabia Saudí una gira por Oriente Próximo dirigida, según sus palabras, a consolidar los acuerdos de alto el fuego de la reciente cumbre palestino- israelí de Sharm el Sheij. El ministro abrirá su ronda de entrevistas en Riad, y visitará Siria, Egipto y Jordania. La gira servirá, según fuentes diplomáticas españolas, para preparar la conferencia de paz que de marzo en Londres, dirigida a aprovechar el momentum para encarrilar el proceso de paz. Moratinos se siente en esta región como pez en el agua tras su experien- cia diplomática en calidad de representante de la UE. El ministro español ha elegido Egipto y Jordania por su papel directo en las negociaciones de Sharm el- Sheij; y Siria y Arabia Saudí, porque son dos países clave en lo que será una nueva dinámica de paz Un adagio diplomático atribuido a Kissinger afirma que ninguna guerra contra Israel puede tener éxito sin la presencia de Egipto; y ninguna paz sin la cooperación de Siria. España es el único país no miembro del G- 8 invitado a la cumbre de Londres, en la que se abordará la reconstrucción y rehabilitación de los palestinos después de varios años de intifada y depauperación sistemática de Gaza y Cisjordania. Miguel Ángel Moratinos EFE