Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional DOMINGO 13 2 2005 ABC El Centro de Internamiento El Matorral uno de los más grandes de Europa La comprensión con el drama humano de las pateras es máxima El envío de subsaharianos a la Península se ve de otra forma desde Fuerteventura. El contrabando de seres humanos llevó hasta sus costas el pasado año a 7.543 inmigrantes, y la isla recuerda que también es España: que el suyo es un problema a compartir Fuerteventura no aguanta más TEXTO: LAURA L. CARO FOTOS: JAIME GARCÍA FUERTEVENTURA. Y si ahora dijeran, venga, vamos a poner vallas para cerrar Tarifa... o Motril, y que todos los inmigrantes que llegan se queden dentro, ¿qué pasaría? ¿cómo reaccionaría la gente? Pues eso ya lo tenemos aquí: el mar es nuestra valla, atrapa la isla y nosotros no podemos aguantar más inmigración. De ninguna manera, porque si no nos ahogan... En Fuerteventura el traslado a la Península de los subsaharianos que arriban a las costas en un goteo constante y dramático de pateras- -7.543 el pasado año- -es una cuestión de necesidad extrema imprescindible y de sentido común que de no acabarse, dicen, desembocaría más pronto que tarde en un conflicto seguro. La mecha sólo falta encenderla advierten en el Cabildo insular, donde la consejera de Asuntos Sociales, Natividad Cano, subraya que si en Fuerteventura no hay un Ejido es porque, con muy pocos recursos, abandonados por los gobiernos del PSOE y del PP, que nos dio el peor de los tratos, esta institución ha tenido mucha imaginación y mucha habilidad para evitar brotes de xenofobia Al menos hasta hoy, cuando el dis- Una familia subsahariana descansa en dependencias de la Cruz Roja de la isla gusto de los destinos receptores- -Madrid, Valencia, Málaga y Murcia fundamentalmente- el compás de espera abierto por el Ejecutivo en torno a los vuelos o la literatura sobre el coste en millones de euros de las deportaciones han suscitado en la isla un sentimiento de contrariedad. De que Fuerteventura ya ha sido suficientemente paciente con la situación, de que su capacidad solidaria y de acogimiento ya está más que demostrada y no cabe ponerla en entredicho. Y de que- -coinciden el Cabildo y la Cruz Roja- España es una y este es un problema a compartir. Estamos en una Europa en la que no hay fronteras, se supone entonces que tampoco entre las Comunidades Autónomas ¿no? entonces qué conflicto hay se asegura desde Cruz Roja. Para el coordinador de esta institución en la capital majorera, los traslados son perfectamente legítimos El debate y la preocupación por lo que pueda pasar están sobre todo en los despachos, y más cuando en el Centro de Internamiento de Inmigrantes de la isla, el inmenso recinto de El Matorral hay cuatrocientas noventa y nueve personas con el decreto de expulsión en regla a punto de cumplir el máximo de 40 días de reclusión, a las que la Ley de Extranjería ordena poner en libertad entre hoy y el próximo día 30. Y siguen llegando más: la última patera, el pasado lunes, con 37 indios y un natural de Guinea Conakry a bordo- -países sin convenio de readmisión- No queremos alarmar, pero Fuerteventura no puede permitir bajo ningún concepto que esa gente se nos quede aquí dice una de las autoridades consultadas por ABC, temerosa de que el Estado pueda sucumbir a las presiones de otras Comunidades y decida ir abriendo poco a poco las puertas de El Matorral con sueltas difuminadas