Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 La Entrevista DOMINGO 13 2 2005 ABC Viene de la página anterior JOACHIM FEST Un hombre frente al mal nuevo no es razón de nada, sin más, sólo por ser nuevo. Al menos no lo es para mí. ¿Cómo ve el enfrentamiento de Europa con Estados Unidos? ¿Hizo bien Zapatero retirando las tropas españoles de Irak? -En España hubo un cambio de Gobierno y siempre queda bien diferenciarse del anterior. Pero estimo que los países actúan muy mal si toman una decisión y al cabo de poco tiempo la contraria. Por otra parte, encuentro lamentable la forma en que el Gobierno alemán hizo saber a los Estados Unidos su decisión de no apoyarles en Irak. Europa entera está en deuda con los norteamericanos. Los alemanes, desde luego, les debemos la reunificación. Si hubiera sido por Thatcher o por Chirac, no lo hubiéramos conseguido nunca: los dos estaban en contra, y el resto de los europeos también, empezando por Giulio Andreotti. A los amigos no se les habla como ha hecho Alemania, como hicieron Schröder y alguno de sus ministros. ¿Ve usted a Turquía dentro de la Unión Europea? -La veo dentro, pero creo que no debería ser miembro. Los turcos no han tenido Ilustración, no tienen raíces cristianas. No han tenido el desarrollo cultural de los europeos. Es realmente otro mundo. Me parece que Bulgaria tampoco pertenece a Europa. Son otras culturas. Georgia y Ucrania están más cerca de Europa que Bulgaria. Turquía está fuera de la tradición europea, de todas las tradiciones europeas. Los líderes de Europa, el nefasto e hinchado Chirac, y el simpático pero ignorante Blair, y por supuesto el canciller Schröder, son hombres sin formación histórica, que no son conscientes del peso y de los deberes que conlleva la historia. No es sólo un problema técnico. Es un problema humano, cultural. No hace mucho, un turco mató a su hija, de 19 años, en Colonia, porque había ido con un joven alemán a un concierto, sin más. El padre tenía miedo de que se desarrollara una verdadera relación, y por eso la mató. Mejor muerta que tuviera un amigo alemán. Fue condenado a cadena perpetua. Pero sigue creyendo que actuó bien, según su religión, según sus mandamientos. No es sólo un problema técnico el llegar a tener a esa gente en la UE. Intentar responder a cómo fue posible la inmensa tragedia alemana lleva más lejos de lo que uno cree Culto y trabajador JOSÉ GRAU Hitler es otro libro de Fest, de 1973, una monumental biografía aún no superada Místicos, pintores y filósofos -España, se dice, aporta al mundo místicos y pintores ¿Y Alemania? ¿Cuál es en su opinión su mejor aportación al mundo? ¡Uf! Eso es demasiado... El protestantismo, que a su vez fue un gran logro cultural. La música. La filosofía. Bueno, una determinada manera de hacer filosofía, al contrario que la inglesa y la francesa, más pragmáticas. Pero ese nuevo tono alemán filosófico es también muy importante. La forma romántica de la pintura alemana. La ciencia. Por supuesto mentes como Schopenhauer y Nietzsche, también Hegel, tal vez el alemán más influyente de todos, sin el que no se puede entender a Marx. Sólo los ingleses son declarados enemigos de Hegel. Luego científicos. Se habla siempre de Einstein, pero también está Max Planck y muchos otros. En fin, yo creo que el mundo sería muy diferente si no hubiera habido alemanes como éstos. Creo que eso se puede decir sin falsa humildad. El Lied por ejemplo, un género típicamente alemán. Pero también el desarrollo de la sinfonía. La música de cámara... -Supóngase que me interesa mucho la cultura alemana. Dígame, por favor, tres obras que en su opinión tendría ineludiblemente que leer. -La poesía de Goethe. Humano, demasiado humano de Nietzsche. En tercer lugar... voy a la actualidad los míos no los nombro (se ríe) Un libro bueno, bueno, contemporáneo, no hay. Rilke, Gottfried Benn, son mis poetas preferidos. Pero eso ya es mucha lírica. -Quizá Thomas Mann. -Sí. Los Buddenbrook es un libro excelente. O su novela sobre Goethe, Lotte en Weimar Joachim Fest (Berlín, 1926) es un claro representante de esa alta burguesía alemana ilustrada, culta y trabajadora. Su casa de Kronberg, cerca de Fráncfort del Meno, donde nos recibe, está situada al final de un camino ahora surcado de nieve, en la llamada Gartenstrasse la calle del Jardín. Todo allí invita al silencio y a la reflexión. Una inmensa librería hasta el techo preside la sala de estar. Fest es uno de los mejores historiadores alemanes. Pero no de los que se encierran en su despacho universitario, sino de los que se inmiscuyen en la vida política y cultural contemporáneas. Durante mucho tiempo ha sido también director del prestigioso Frankfurter Allgemeine Zeitung el periódico germano de referencia. Hace unos años lo dejó para terminar de publicar lo mucho que aún puede legar. Dentro de poco aparecerán en Alemania sus conversaciones con Albert Speer. (Sus relaciones con el arquitecto de Hitler han sido, según Fest, manipuladas por un famoso crítico literario, Marcel Reich- Ranicki, al que Fest califica de vengativo, mentiroso y desleal Su autobiografía, la de Fest, ya se la rifan las editoriales y no ha hecho más que empezar a redactarla. En 2002 publicó El hundimiento un ensayo sobre los últimos días de Hitler del que ha surgido el guión de una película con el mismo título. El film ha tenido un gran éxito en Alemania, igual que lo tuvo el libro, editado entre nosotros por Círculo de Lectores Galaxia Gutenberg. El largometraje, que en breve se estrenará en España, es uno de los candidatos al Oscar. Habría que convenir en que la obra cumbre de Fest, con todo, es su monumental biografía titulada simplemente Hitler de 1973. Es difícil sumergirse en la lectura de esas páginas y que no haya un antes y un después en la propia vida. Intentar responder a la pregunta de cómo fue posible la inmensa tragedia del pueblo alemán lleva más lejos de lo que uno piensa al principio. Lo que se ha editado desde 1973 hasta ahora sobre el ignominioso dictador no ha conseguido desbancar el texto cimero de Fest.