Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13 2 2005 La Entrevista 11 ni peores. -Parece que Alemania no está en sus mejores momentos culturales. ¿Tiene que ver con la aniquilación de los judíos? -Efectivamente, falta el elemento judío en la cultura alemana. Era un elemento de inspiración. Los judíos inspiraban a los alemanes y viceversa. Era una simbiosis muy fructífera. Ahora falta ese elemento. Aunque hay ya muchos judíos que emigraron y han regresado, están sus hijos... Ya no son pocos, pero, en fin, son muchos menos que en 1933. La falta se nota. -En España hay un fuerte enfrentamiento ahora entre la Iglesia y el Gobierno. ¿No cree que es razonable tener Religión en los planes de estudio, y no marginarla, como intenta hacer el Partido Socialista? -Estoy completamente de acuerdo con usted. No se trata de que los chicos sean cristianos o de que tengan fe. Se trata de que han de saber que el cristianismo es una de las grandes herencias de las que surge Europa. Mire, una vez iba con un asiático por los Uffizi de Florencia, era un estudiante, y veía los cuadros y no entendía nada. Lo único que decía era: ¡Ah, qué bien pintado! pero del nacimiento de Cristo o de San Ignacio de Loyola, por citar a un español, ni idea. Lo mismo puede ocurrirles pronto a los europeos si seguimos por el camino que vamos. La descristianización es también una desculturización. No se entenderá ni la literatura, ni la pintura, ni la escultura, ni tantas otras cosas. Me parece que fue Plutarco el que dijo: Un hombre sin historia es como un hombre sin ojos Pienso que realmente es así. Al menos los alemanes, vamos camino de convertirnos en un pueblo sin ojos. ¿Qué opina de los planes separatistas vascos? -Puedo entender la tendencia de los vascos, de los corsos, etc. a pensar en sus intereses, pero no se debieran convertir en unos provincianos, porque la provincia no es la solución. La solución es Europa, aunque una Europa con una fuerte conciencia de sus raíces regionales. -No sé si usted conoce a su compatriota el cardenal Ratzinger... -Sí, le conozco. -Le pregunto porque pasa por ser un ultraconservador, cuando le considero, por la lectura de sus obras, un intelectual agudísimo, un certero observador. ¿Está usted de acuerdo? -Sin duda, es muy agudo. Completamente correcto. Y a la vez es muy conservador. Se puede ser a la vez agudo y conservador. Ser conservador no es lo mismo que ser tonto. Se puede ser muy inteligente y conservador. -Para muchos en España no ser progresista es casi vergonzoso. -Desde el Renacimiento, la tarea de los intelectuales era estar a favor del progreso, de acelerar el desarrollo. Hoy en día me parece que su tarea ha de consistir más bien en frenar, en ralentizar las cosas. El mundo va a peor, y todo lo hacemos más rápido. Lo nuevo no es siempre lo mejor. A veces es lo peor, lo menos pensado. Lo viejo es lo que ha crecido armónicamente. Lo Fest, rodeado de libros en la sala de estar de su villa de Kronberg, una encantadora ciudad de montaña cerca de Fráncfort (Pasa a la página siguiente)