Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 13 2 2005 ABC Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA PRESIDENTE DE HONOR: DIRECTOR: Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Ignacio Sanz IGNACIO CAMACHO EL PROPÓSITO Y LA ENMIENDA N el tono más tajante que se le recuerda en un historial declarativo cuajado de maximalismos y frases abruptas (la última referente al reparto de tortas a discreción) Juan José Ibarretxe dio ayer un paso al frente para, sin más meandros argumentativos, pedir al Gobierno central que negocie a toda costa, con ETA incluso. Según él, es hora de que en la sociedad vasca se formalice ese clamor en favor de la negociación política Tras el fracaso en el Congreso de su plan, Ibarretxe y el nacionalismo vasco siguen anclados en los mismos parámetros soberanistas de estas vísperas, incluida la celebración del referéndum sobre la autodeterminación. Como sólo lo enfervescente del tono supone una novedad en su mensaje, y habida cuenta de que el contexto sigue siendo el mismo, la decisión del PSOE y del PSE de no gobernar con el PNV tras las elecciones autonómicas del 17 de abril- -de la que hoy informa ABC- -resulta, en principio, tranquilizadora. Y también lógica, pues desde el punto de vista de todo aquel que se considere valedor del Estado de Derecho parece difícil coaligarse con quien ya ha dado los primeros pasos para hacerlo fosfatina y persiste en el empeño. En este sentido, opera contra este mensaje socialista de no gobernar con los peneuvistas el que Pasqual Maragall lo esté haciendo con un partido independentista y republicano en Cataluña y que esa misma formación política sea la que sostenga a Rodríguez Zapatero y al PSOE en el Congreso de los Diputados. Partiendo de esa esperanzadora declaración de intenciones de la cúpula socialista, sí es necesario recalcar que lo más efectivo para eliminar las zozobras que llegan a la opinión pública es hacer creíble esa decisión y que ningún gesto invite a desconfiar del propósito declarado. A este respec- ARMAS POR HAMBRE A tecnología atómica ha sido uno de los grandes descubrimientos del Siglo XX. Ha permitido pasos de gigante en el desarrollo científico y a pesar de que todavía no se han logrado conjurar todos los riesgos que conlleva su funcionamiento, ha demostrado ser una fuente de energía para la que no existen todavía alternativas eficientes. Las circunstancias históricas en las que esa formidable fuerza fue convertida por el hombre en un arma devastadora son bien conocidas y es evidente que si solamente ha sido utilizada una vez es porque la memoria de aquellas dos explosiones del verano de 1945 ha bastado para prevenir a la conciencia de todo el planeta. Acabada la Guerra Fría con su frenético juego de equilibrios militares, la utilidad de este tipo de armas ha desaparecido por completo. Todos los arsenales de Estados Unidos y Rusia no tienen ya objetivos programados, y la ausencia de amenaza ha convertido en inútiles a miles de misiles creados para sostener aquel perverso juego de la destrucción mutua asegurada Las armas nucleares son inservibles si uno no tiene pensado de antemano adónde puede lanzarlas. Peor aún, un arma nuclear se convierte automáticamente en el objetivo prioritario de las de la potencia rival. Por ello resulta triste asistir a los forcejeos de ciertos países que usan el dinero que necesitarían para su desarrollo, en su intento de alcanzar la tecnología nuclear. Que los clérigos que gobiernan la República Islámica de Irán se sienten amenazados por la decidida presencia occidental en Irak y Afganistán es evidente, pero las armas nucleares que pudiesen lograr ya no cambiarán nada en este escenario, como no impidieron la caída de los talibanes las que tiene el vecino Paquistán. Más patético si cabe es el caso de Corea del Norte, que da la impresión de que está haciendo esfuerzos para comportarse lo bastante mal como para provocar una invasión caritativa que al menos traiga comida para la famélica población. El verdadero riesgo es que esas armas cayesen en manos de organizaciones terroristas y entonces ni estos países que las quieren fabricar podrían estar a salvo de tal amenaza y por ello Occidente debe hacer todo lo posible para impedirlo. Es un hecho que donde asoman intentos de lograr armas nucleares (además de los citados, Libia o Sudán son ejemplos igual que lo fue Irak en su día) hay siempre dictadores que creen que pueden protegerse tras ellas. Deberían consultar la historia reciente y se darían cuenta que ni siquiera a la dictadura soviética le sirvieron de nada cuando llegó el momento de la libertad. E to, parece pertinente terminar con las reuniones en la sombra celebradas en La Moncloa con aquellos que con más ahínco trabajan (PNV y ERC) por debilitar la estructura y fortaleza actuales del Estado. Alegar, como alegan las fuentes cercanas a Zapatero, que no se hará explícito el no a gobernar con el PNV porque nadie lo creería parece una excusa asaz vulnerable y, en todo caso, debería hacer reflexionar a la dirección socialista sobre la credibilidad que la opinión pública y los ciudadanos dan a los mensajes que el PSOE emite en este sentido. ¿Por qué no habrían de creerle? Esperemos que los socialistas mejoren su autoestima en este sentido, pues de lo contrario les resultará difícil convencer a los ciudadanos de lo que piensa realmente. El presidente del Gobierno está perfectamente legitimado para diseñar su estrategia y establecer los cálculos y proyecciones políticos del horizonte vasco más cercano. Pero ha de esforzarse en revertir la desconfianza que su partido intuye en la ciudadanía; y eso sólo se logra con hechos y con la reafirmación de la convicciones. Y con la memoria, claro. Cuando la duda ande al acecho, Zapatero no tiene más que acudir a la historia y comprobar el maltrato y la deslealtad que recibió del PNV después de gobernar ¡una década! en coalición con los nacionalistas. Tras romperse aquel acuerdo, los peneuvistas corrieron hacia Estella para fraguar su alianza con el mundo etarra y empezar a desbrozar el camino de la independencia. Conocido el propósito y el radicalismo doctrinal y político en el que ha devenido Ibarretxe (ayer mismo reafirmados) parece una temeridad volver a recorrer ese camino con el PNV después de las elecciones de abril. Seguramente ni el PSOE ni España andarían a gusto por esa senda. L LO PEOR DE LA SOCIEDAD A Policía detuvo ayer a una veintena de individuos que integraban una red de pederastia que, aprovechando las facilidades que concede el rumbo de los tiempos, se dedicaba después a distribuir a través de internet grabaciones de los abusos (consumados o en tentativa) a los que sometían a los menores. La trama estaba extendida por los cuatro puntos cardinales de España (de La Coruña a Córdoba y de Valencia a Badajoz, pasando por Madrid, Barcelona, Murcia o Santander) lo que da cuenta de las dimensiones de tan nocivo fenómeno y lo que otorga más relevancia, si cabe, a la desarticulación llevada a cabo por los agentes tras una larga y exhaustiva investigación. Recientemente, tanto la Policía como la Guardia Civil han llevado a cabo sendas operaciones similares contra la pornografía infantil, que se han saldado con la detención de un centenar de personas. Como ve- L mos, el problema presenta dimensiones muy preocupantes. A la buena noticia de que las Fuerzas de Seguridad cumplen de manera efectiva con su misión de proteger a los más débiles, le ha de seguir un análisis, ya más pesimista, de esa parte oscura que la sociedad esconde y del vasto elenco de elementos depravados que aún conserva en su interior. El abuso criminal que se hace de los menores es ya de por sí lamentable, pero casi más aún es la exhibición del mismo y su distribución en el principal medio de comunicación existente en la actualidad y al que cualquier persona, casi de cualquier edad, puede acceder. Sólo la represión policial de esta lacra y, ya más a largo plazo, la mejora de la educación y del respeto a los valores éticos y morales inculcados en la escuela y en el hogar pueden poner freno a este lado oscuro y siniestro que aún se oculta en la sociedad.