Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 2 2005 Cultura 65 José Manuel Ballester, ayer en el Palacio de Velázquez del Retiro, junto a su obra Habitación 498 (1998) CHEMA BARROSO Ballester atrapa en la Habitación 523 el tránsito del ser humano por la vida Setenta arquitecturas desnudas conquistan el Palacio de Velázquez de su generación (nació en 1960) pueden presumir de haber inaugurado en la misma semana sendas exposiciones en el IVAM y el Museo Reina Sofía NATIVIDAD PULIDO MADRID. Más que de su gran año en España podríamos hablar de los Cinco días de Oro (aunque parezca la cuña publicitaria de unos grandes almacenes) de José Manuel Ballester en su país. El lunes presentó la donación que ha hecho al IVAM de trece fotografías de gran tamaño, todas ellas arquitecturas desnudas de espacios museísticos. Ayer, el Palacio dVelázquez del Retiro acogía una muestra organizada por el Reina Sofía y comisariada por Pedro Azara, en la que se dan cita setenta fotografías, lienzos y dibujos. Además, ha tenido la suerte de que muchos coleccionistas internacionales, presentes en Madrid por ARCO, visitaran ayer la muestra. Por cierto, quedaron encantados con su trabajo. Habitación 523 -una de las obras expuestas, que además da título a la muestra- -es una alegoría del tránsito del ser humano por la vida Lo explica el artista, miembro del Jurado del premio ABC de Pintura y Fotografía de este año: Son espacios, principalmente públicos; lugares de paso b Pocos artistas interesado mucho este artista; fue el primer pintor moderno americano. Yo parto de donde él se quedó. Sus últimas pinturas son fragmentos de habitaciones donde sólo se ve un haz de luz. es una visión positiva de la vida Espacios tiránicos Ballester fotografía otros espacios con una concepción arquitectónica muy potente, tiránicos, que ha logrado atrapar en lonas de gran tamaño. Como el Aeropuerto de Barajas, que plasma en la espectacular imagen que recibe al visitante, de 2004 y 3 por 5,48 metros. Siempre me ha interesado experimentar con procedimientos nuevos- -comenta- Desde hace poco es posible acceder a esta tecnología en España. Son lonas ignífugas, muy elásticas El Reina Sofía se quedará con una de ellas: Lo hablamos durante el proceso. Ellos abordaron los gastos de producción de algunas piezas y yo haré una donación. Pero aún está por cerrar Le apasiona descontextualizar los espacios: Un estadio de fútbol se supone que tiene sentido cuando está lleno. Pues a mí me interesa cuando está vacío. Se trata de invitar al espectador a que dé la vuelta a las cosas, no verlas con los patrones que habitualmente se asignan. En esos espacios de soledad trato de buscar mi propio sentido de la vida Son, dice, lugares desnudados, sin equipar, sin acondicionar Aunque hay obra suya en ARCO, no ha pisado la feria. Dice que ARCO es necesario. Habrá que ver qué se le pide. Cada uno lo hará en función de sus intereses y expectativas. Todo se puede mejorar, pero bastante estamos haciendo. Aquí no ha habido una tradición de coleccionismo importante donde se desarrolla nuestra vida, lugares de consumo a los que no les concedemos una importancia trascendente, como las estaciones. Están relacionados con el viaje, la búsqueda de un destino. En el fondo es la búsqueda de un sentido de la vida Es el caso de su espléndida serie de hoteles, de 1998. Le interesó cómo partiendo de un espacio público, destinado al uso temporal del viajante que ocasionalmente lo ocupa, se apropia de él y lo asume como suyo Ballester sugiere las vidas de los que se han ido, pero también las de los que están por llegar: Dejo el terre- no muy abierto para que sea el espectador el que vea la historia que quiera ver ¿Da pistas en sus obras? Me interesan las huellas de la acción que acaba de pasar para poder seguir el rastro. Podemos percibir esas historias a través de las huellas que han quedado. A veces son muy sutiles; otras, más evidentes Una cama deshecha. El primer rayo de la mañana la ilumina... En este guión cabe cualquier historia. Sus hoteles recuerdan en cierta medida a los de Edward Hopper, aunque los de éste tuvieran color y en ellos apareciesen solitarios huéspedes. Me ha José Manuel Ballester. Habitación 523 Palacio de Velázquez. Hasta el 8 de mayo