Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 SÁBADO 12 2 2005 ABC Cultura y espectáculos Muere Arthur Miller, el dramaturgo que rompió los espejismos del sueño americano Su obra Muerte de un viajante instaló al escritor, premio Príncipe de Asturias, en los anales del teatro b Miller murió en la noche del jueves, a los 89 años, de neumonía y cáncer, en la granja de Roxbury, Connecticut, que compró en 1956 tras casarse con Marilyn Monroe ALFONSO ARMADA CORRESPONSAL NUEVA YORK. El autor entró en los anales del teatro gracias a Willy Loman, el protagonista de su mejor pieza, Muerte de un viajante que se estrella contra los espejismos del sueño americano. En uno de sus últimos escritos se refirió con melancolía y perplejidad a los árboles y los ciervos que le contemplaban desde la noche y la espesura que rodeaba la finca de Roxbury, donde expiró rodeado de su familia y de su última compañera, la pintora Agnes Barley, a la que se unió tras la muerte en 2002 de la fotógrafa Inge Morath, con quien tuvo una hija (la cineasta Rebecca Miller) Poco antes de la inesperada muerte de Morath, Miller, que ya atesoraba dos premios Pulitzer- -por Muerte de un viajante y Panorama desde el puente -recibió el Príncipe de Asturias de las Letras por su condición de maestro indiscutible del drama contemporáneo Mientras el ensayista teatral Mel Gussow dijo que en sus obras Miller hacía al hombre responsable de sus acciones y de las de sus vecinos, el también dramaturgo Edward Albee declaró: Dijo de mis piezas que eran necesarias. Yo iré un paso mas allá y diré que las suyas eran esenciales Telegrama de los Príncipes Los Príncipes de Asturias hicieron llegar a su hija las condolencias de toda la Familia Real por medio de un telegrama, nada más conocerse su muerte. Nacido en el barrio neoyorquino de Harlem el 17 de octubre de 1917, su visión de la existencia quedó marcada por la Gran Depresión, que significó la ruina para su padre. Quien habría de convertirse en uno de los dramaturgos más influyentes de su país, había ido al teatro en dos ocasiones cuando niño y hasta que terminó el instituto, a trancas y barrancas, prefería los deportes a los libros. Una lesión jugando al rugby le libró de combatir en la II Guerra Mundial. Tras trabajar en un almacén y como lavaplatos en la Universidad de Michigan- -en la que acabó matriculándose gracias a los consejos de su madre, maestra de escuela- escribió su primera obra de teatro, Un hombre con mucha suerte (1944) que fue vapuleada por la crítica, y una novela, Focus (1945) centrada en el antisemitismo, que tuvo mejor acogida. Cosechó Arthur Miller, en una fotografía tomada por su tercera mujer, Inge Morath ABC