Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 2 2005 Sociedad 57 Salud CUIDADOS PALIATIVOS Expertos y enfermos de cáncer piden más estudios clínicos sobre el cannabis Un pequeño estudio cifra su eficacia en un 63 b El Instituto Catalán de Farmaco- logía desvela que más de la mitad de los pacientes mejoraron en al menos uno de los síntomas, sin efectos secundarios graves N. R. C. MADRID. El proyecto catalán de dispensar de forma controlada cannabis para aliviar los síntomas de enfermedades graves como el sida, la esclerosis múltiple o el cáncer ha vuelto a reabrir el debate del uso de la marihuana. Sin embargo, poco se conoce de su utilización terapéutica en España. Un estudio del Instituto Catalán de Farmacología recoge la experiencia de 50 enfermos que recurrieron al cannabis para mejorar su calidad de vida. El trabajo, publicado en la revista Medicina Clínica pone sobre el papel los miedos y las inseguridades de los enfermos que recurren a una sus- tancia ilegal. El estudio confirma, además, que existe una proporción desconocida de pacientes que recurre al cannabis sin conocer la dosis ni la pauta de administración adecuada Los expertos del Instituto Catalán de Farmacología, que dirige Joan Ramón Laporte, reclaman ensayos clínicos que evalúen la eficacia de extractos estandarizados de cannabis. Y, entre tanto, más información, tanto para los pacientes como para el personal sanitario que los atiende Ayer también la Federación Española de Cáncer de Mama reclamó estudios clínicos que definan la eficacia del cannabis como tratamiento paliativo. Las conclusiones de este pequeño estudio se basan en entrevistas telefónicas realizadas a 50 pacientes de cáncer y enfermedades neurológicas de entre 30 y 74 años que consultaron al Instituto Catalán de Farmacología sobre la utilización del cannabis para combatir sus síntomas. De todos los pacien- Envases de cannabis comercializados en las farmacias de Holanda tes, el 70 por ciento empleó marihuana aunque sólo el 17 por ciento había utilizado cannabis con anterioridad. Una de las razones más argumentadas entre quienes no la usan es la dificultad para obtenerla. ABC Prefieren la administración oral Los resultados también muestran que más de la mitad de los enfermos (63 mejoraron al menos de uno de sus síntomas: náuseas, vómitos, dolor y espasticidad. Una tercera parte de los enfermos con cáncer también mejoraron su estado de decaimiento, apetito y problemas para conciliar el sueño. La vía de administración utilizada con mayor frecuencia fue la oral, salvo en los pacientes más jóvenes que optaron por el cannabis fumado. En el estudio también se vieron dosis muy variables. Un 70 por ciento presentaron al menos un efecto secundario (somnolencia, euforia... pero todos los pacientes lo consideraron beneficioso. Sin embargo, la mitad abandonó el tratamiento porque no podían soportar el olor o el humo de la marihuana, por problemas para encontrar la dosis eficaz, por bajadas de tensión o por ingresos en el hospital debido a su enfermedad. No hubo efectos indeseados graves y sorprendentemente sólo un 13 por ciento de los pacientes tratados no informó a su médico que tomaba cannabis por miedo al qué pensará