Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 SÁBADO 12 2 2005 ABC Sociedad Aula de escolares en un colegio religioso de Barcelona YOLANDA CARDO Gobierno e Iglesia advierten a la Generalitat que sería ilegal suprimir la clase de Religión católica El Ejecutivo catalán quiere sustituirla por una asignatura de culturas religiosas b La Conferencia Episcopal Tarra- conense apela a la Constitución para recordar la obligatoriedad de una enseñanza religiosa confesional en las escuelas JESÚS BASTANTE MADRID. El Gobierno tripartito de Cataluña planea eliminar la clase de Religión católica y colocar en su lugar una asignatura de religiones, cuyo currículo sería definido por la Generalitat y no por las distintas confesiones. La medida ha sido inmediatamente contestada tanto por los obispos catalanes, al considerarla contraria a los Acuerdos Iglesia- Estado de 1979, como por el propio Ministerio de Educación, quien instó al Gobierno catalán a cumplir con la estricta legalidad en esta materia, uno de los principales puntos de conflicto en la reforma educativa a nivel nacional. La polémica medida fue acordada en una reciente reunión del Consejo Ejecutivo del Gobierno catalán- -cuya celebración fue negada ayer por la Oficina de Comunicación del Gobierno catalán- y ha sido promovida por el consejero jefe de la Generalitat, Josep Bargalló, y la directora general de Asuntos Religiosos, Montserrat Coll. En un artículo publicado en la revista eclesial El Pregó Coll señaló la intención del tripartito de suprimir la clase de Religión confesional en todos los centros educativos de Cataluña, ya fueran públicos o concertados, implantando en su lugar una única materia de cultura religiosa. Cultura, no adoctrinamiento En declaraciones a Ep, Montserrat Coll confirmó ayer que está negociando con las distintas religiones- -católicos, musulmanes, judíos y evangélicos- con el fin de eliminar la religión confesional como asignatura obligatoria, aunque matizó que el proceso todavía no ha finalizado En concreto, la directora general de Asuntos Religiosos de la Generalitat explicó que el contenido de la nueva asignatura no sería fijado por ninguna confesión. La materia impulsada por el tripartito consistiría en presentar las grandes tradiciones religiosas y el hecho religioso plural con respeto, sus valores e influencia en el arte y la cultura. En suma, cultura religiosa, no adoctrinamiento según Coll. La respuesta de la Iglesia catalana no se hizo esperar. Así, la Secretaría La medida fue propuesta por el consejero jefe de la Generalitat, Josep Bargalló (ERC) Relegada a horarios extremos y sin alternativa La propuesta de la Generalitat para eliminar la Religión católica y sustituirla por una clase de cultura religiosa aconfesional se produce en mitad de la polémica sobre el futuro estatus de esta asignatura en la reforma educativa promovida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. La idea de Educación gira en torno a suprimir la alternativa obligatoria a la Religión, que podría quedar relegada a horarios extremos de la jornada escolar, aunque dicha decisión correspondería, en última instancia, a los centros. El Ministerio elevará una consulta al Consejo de Estado para comprobar si la desaparición de la alternativa choca con los Acuerdos IglesiaEstado, como defienden el Episcopado y las asociaciones católicas. En declaraciones a ABC, Alejandro Tiana apuntó que, en el futuro, la clase de Religión seguirá siendo evaluable, aunque no computable. de la Conferencia Episcopal Tarraconense emitió ayer un comunicado donde subraya que el derecho a recibir enseñanza de la religión católica es un derecho fundamental de los padres y de los alumnos, recogido en la Constitución Española, en su artículo 27, la cual garantiza a todos los ciudadanos que lo deseen que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones Los prelados catalanes esperan que el Gobierno de la Generalitat sea sensible a la demanda de las familias que quieren que sus hijos reciban en la escuela enseñanza de la religión y moral católicas, la cual es diferente de la catequesis Fuentes episcopales reconocieron a ABC que han mantenido encuentros privados con los responsables de la Generalitat, pero que en ningún caso se ha llegado a un acuerdo. Por su parte, el secretario general del Ministerio de Educación, Alejandro Tiana, pidió a los responsables educativos de la Generalitat que cumplan con la estricta legalidad en materia de enseñanza religiosa. Tras conocer la noticia, Tiana se puso ayer en contacto con las autoridades educativas de Cataluña, quienes negaron haber adoptado una decisión definitiva en esos términos. No esperaría otra cosa que el Gobierno catalán cumpliera con la legalidad manifestó el secretario general de Educación.