Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 12 2 2005 Internacional 31 -Está claro que el dólar está devaluado frente al euro, pero todo indica que seguirá devaluándose porque los ajustes son sólo entre el dólar y el euro. A ello ha cooperado la bajada forzada de los tipos y el apoyo político de la Reserva Federal a los recortes fiscales, para alimentar artificialmente la economía y ayudar al gobierno. ¿No elude China su papel en la crisis del dólar? -Tengo la impresión de que internamente están llevando a cabo numerosas consultas, pueden estar valorando varias alternativas. Es una decisión fundamental y no desean equivocarse, así que están moviéndose pero muy lentamente. ¿La alternativa será la cesta de conversiones? -No creo que puedan ir hasta liberalizar la moneda en el mercado de divisas porque los mercados de capitales no están liberalizados. La alternativa podría ser ampliar la banda de fluctuación, que es un paso hacia una mayor flexibilidad y es más inocuo porque permite retroceder. Si pensamos en una banda de un 15 hay un potencial de devaluación de un 15 -La fascinación de Occidente por China ¿no podría eclipsar su totalitarismo? -China es demasiado importante para esas palabras. Yo lo tomo de otra manera: si se observa a China en la perspectiva de una sociedad abierta, realmente es un país que se está abriendo: Hay una mayor libertad de expresión, ESTADOS UNIDOS Es paradójico que el primer país fundado sobre una sociedad abierta haya olvidado ese concepto EUROPA Sería bueno que la UE se comprometiera más en la democratización del mundo, los europeos podrían sentirse orgullosos CHINA China es una dictadura cuya sociedad se está abriendo y libera un caudal enorme de energía creativa IRAK EE. UU. no puede hacer lo que le dé la gana y en Irak se ha demostrado libertad de actuación, es una sociedad en apertura con un caudal enorme de energías creativas que están siendo liberadas en el proceso. Pienso que cosas como el voto pueden llegar después, pero nosotros no podemos llegar tarde a estos cambios. ¿No asusta esa progresiva seguri- dad en sí misma? -Yo no condeno a China de una sentada diciendo que no es democrática: claro que no es una democracia pero su sociedad se está abriendo. Para mí lo importante es si el cambio va en este sentido o en el de un régimen nacionalista que mira sólo por afianzar su posición en el mundo. China se mueve hacia un mayor nacionalismo, a ello han colaborado las malas políticas de la Administración Bush. Nosotros jugamos a detentar el poder, así que los demás juegan al juego del poder. Paradójicamente China es la gran beneficiaria de esa autosuficiencia, que ha debilitado nuestra influencia en el mundo, incluso militarmente; y China ha ganado, económica y políticamente. ¿Corea del Norte es una válvula de presión china? -Lo que pasa es que nos hemos hecho dependientes de China para hablar con Corea del Norte; China puede terminar cediendo porque a ellos tampoco les gusta ese régimen, pero estamos entregados a ellos y es un desarrollo desgraciado porque China está alzándose y si se conviertiera en otra potencia nacionalista, entonces el mundo volvería a desintegrarse en esferas nacionales en competencia. ¿Puede permitirse el mundo nuevas tiranías? -Bush tiene razón al advertir que los regímenes represores no pueden seguir ocultándose tras los visillos de la soberanía, pues lo que sucede en un régimen totalitario afecta a todo el mun- do. Pero toda injerencia debe ser legítima y esto requiere estrictas reglas. -En Irak o en los Balcanes eso pareció lo difícil... -EE. UU. no puede hacer lo que le dé la gana y en Irak se ha demostrado. Pero al tiempo, todos deberían reconocer que nada se puede lograr en la comunidad internacional sin el liderazgo o al menos la participación de los EE. UU. -Si escuchó el mensaje de Bush, dijo que iba a cambiar... -Sólo grabándose a fuego la lección de Irak podrá Bush avanzar hacia esos bellos objetivos. Como única potencia global, EE. UU. tiene una enorme responsabilidad. Del discurso me pareció nueva su apelación a la diplomacia y el reconocimiento de que la libertad no se puede imponer. ¿Se sintió después algo más cerca de él? -Mire, yo también quiero ayudar a otros a experimentar su libertad, a ello he dedicado 15 años de mi vida y miles de millones de dólares de mi patrimonio. Pero creo que Bush no hace lo que dice e incluso, por ponerlo orwellianamente, contradice lo que dice. Por eso ahora las palabras democracia y liberación o guerra al terrorismo son miradas con sospecha en el mundo. Si ahora quiere ayudar a los oprimidos estudiantes iraníes, es fácil que les haga más mal que bien. Si queremos crear sociedades abiertas es necesaria una clara distinción entre promover la democracia y promover los valores e intereses americanos.