Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional SÁBADO 12 2 2005 ABC RATIFICACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN EUROPEA UN TEXTO ABIERTO A REFORMAS San Segundo, la ministra a la que cada vez conocen menos españoles b Más del 50 de los encuestados por el CIS no identifica a 11 de los 16 miembros del Gobierno socialista y 5 de ellos son más desconocidos ahora que en octubre A. M. -F. MADRID. Aunque ya llevan diez meses ejerciendo como ministros, la mayoría de los españoles sigue sin conocer al equipo de Zapatero. De los 16 ministros que integran el Gabinete socialista, sólo cinco (Bono, Caldera, Fernández de la Vega, Moratinos y Solbes) son conocidos por más del 50 de la población, según revela la última encuesta del CIS. A los once restantes, son más los españoles que no saben quiénes son que los que les reconocen. Pero la más desconocida de todos es la ministra de Educación, María Jesús San Segundo, a la que sólo identifica uno de cada tres encuestados. La siguen otras dos mujeres, las titulares de Agricultura, Elena Espinosa (la conocen el 36,2 y de Sanidad, Elena Salgado (el 36,5) Lo peor es que hay cinco ministros que cada vez son más desconocidos. Es decir, en las encuestas realizadas en octubre daban un índice de conocimiento superior que en las del pasado mes de enero. Y la que más popularidad ha perdido es también San Segundo. Si en octubre afirmaban no conocerla el 66,8 ahora no la identifican el 69,4. A un 2,6 de españoles se les ha borrado esta ministra de la memoria. De este efecto ni siquiera se libra el ministro más popular de todos, José Bono, al que ahora dicen que no le conocen el 13,3 de los encuestados, frente al 12 de octubre. El titular de Economía, Pedro Solbes, es otro de ellos, al pasar del 29,9 al 32,1 el porcentaje de españoles que no le conocen. También el ministro de Interior, José Antonio Alonso, parece diluirse en la memoria de los ciudadanos, al pasar del 61,2 al 61,9 Incluso, a Caldera le conocen ahora menos españoles que hace cuatro meses (36,8 al 37,1) Este efecto amnésico podría deberse en parte al margen de error de las encuestas del CIS, que ronda el 2 Pero, a pesar de ello, los barómetros del CIS ponen de manifiesto que los españoles siguen sin conocer a los ministros y que éstos parecen no hacer nada por remediarlo. El nivel de conocimiento no siempre va acompañado de una buena puntuación, aunque en el caso de Bono coincidan ambos resultados. El ministro de Exteriores, Moratinos, es el segundo más conocido (sólo el 30,6 no lo conocen) Sin embargo, es uno de los peor puntuados (4,5) igual que San Segundo, y sólo superado por la ministra de Vivienda, Antonia Trujillo, con un 4,4. En busca del nuevo presidente para la Unión Europea Tendrá que ser una personalidad de probada experiencia, pero no puede ser un primer ministro en activo, porque la carga de trabajo no le permitiría simultanear los dos cargos ENRIQUE SERBETO, CORRESPONSAL BRUSELAS. Cuando los electores españoles voten el próximo día 20 de febrero para decidir si ratifican o no el Tratado por el que se instituye una Constitución para Europa, decidirán, entre otras cosas, el destino político de Joaquín Almunia, quien si el texto entra en vigor deberá abandonar su puesto en la Comisión Europea. La Constitución convertirá automáticamente a Javier Solana en el primer ministro de Asuntos Exteriores de Europa y en vicepresidente de la Comisión, por lo que ocupará el puesto que le corresponde a España en esta institución. Los ajustes en la Comisión incluirán también la recolocación de Benita Ferrero- Wandler, actual comisaria de Asuntos Exteriores, que seguirá en la Comisión con el puesto que le corresponde a Austria, pero en otra cartera. También habrá que buscar un presidente del Consejo para que durante un mandato de dos años y medio desempeñe el papel que en la actualidad ejerce cada seis meses el jefe del Ejecutivo del país que tiene la presidencia de turno. Tendrá que ser una personalidad de probada experiencia, pero no puede ser un primer ministro en activo, porque se calcula que la carga de trabajo correspon- diente a una UE a 27, 28 o más países, no le permitiría simultanear los dos trabajos. En su momento, cuando se redactaba la Constitución y ya se sabía que José María Aznar no pensaba presentarse a la reelección, su nombre se mencionó como uno de los candidatos más probables. Ahora, con el puesto de Solana garantizado y con Borrell en la presidencia del Parlamento, es prácticamente imposible pensar en un español como presidente del Consejo. Tampoco es probable por la misma razón que sea un alemán, porque se ha pactado que en la segunda parte de esta legislatura sea el jefe del grupo del Partido Popular Europeo, Hans Gert Poettering, quien sustituya al socialista catalán. Francia puso al redactor de la Constitución, de modo que todo parece indicar que el primer presidente del Consejo Europeo será muy proba- La Constitución obligará a hacer un nuevo reparto de los principales cargos de la UE blemente un nórdico. Los constituyentes dejaron abierta la posibilidad de que si no se encuentra a nadie para ocupar el puesto, que los jefes de Gobierno puedan optar por nombrar por ejemplo al Presidente de la Comisión, aunque por ahora no parece que exista un ambiente favorable a la fusión de las dos instituciones bajo un mismo presidente. En el Parlamento se tendrá que completar el reparto de escaños, porque el retraso del proceso de adhesión de Rumanía y Bulgaria ha incluido este año los diputados que se le atribuyeron a estos países repartidos proporcionalmente de manera provisional. El máximo de escaños serán 750. De estos, ningún país puede tener menos de seis ni más de 96, es decir que se prima a los pequeños, pero se pone un techo a los países grandes, porque de otro modo no habría escaños para todos. Con esta fórmula, cuando se tengan que repartir, es muy difícil que España recupere el nivel de representación que cedió en el tratado de Niza. Entonces el Gobierno popular prefirió ganar influencia en las decisiones del Consejo, después el actual Ejecutivo renunció a estas ventajas, pero de los diputados perdidos, santa Rita rita...